Guardianes de la Galaxia #4 (#79)

Guardianes de la Galaxia #4 (#79): Guardianes de la discordia

Guardianes de la Galaxia #4 (#79)

«No es paranoia cuando lo peor ha pasado… varias veces«

 

Ha llegado al hora de las tortas. La primera saga le ha valido a Al Ewing no sólo para asustar al personal con la entidad de los enemigos que pretende desplegar en esta colección, sino también para plantear un dilema que parte de la aparente muerte de Peter Quill para caer como una bomba sobre el resto de los integrantes del grupo, que ahora no sólo se han reunido bajo dos formaciones diferentes, sino que además se encuentran en esta entrega como partes enfrentadas en un mismo conflicto. Si esto es real o si forma parte de un astuto plan para acabar con un castor sin escrúpulos es algo que veremos más adelante, pero por el momento nos está dejando con algunos cruces de lo más interesante.

 

Ya lo hablábamos el mes pasado, pero al guionista le ha hecho gracia lo de juntar a diferentes versiones de los mismos personajes bajo el mismo techo para que salgan a relucir las miserias de cada uno de ellos. En esta entrega conocemos al Príncipe del Poder (cuyo principal ídem es el de dar un poquito de vergüenza ajena) y cerramos con el principio de una pelea que se las trae entre dos personajes condenados a odiarse/envidiarse. En el fondo, lo que busca el autor es que cada héroe se mire al espejo (por más distorsionado que éste esté) y logre aprender algo sobre sí mismo para crecer y evolucionar. Esto es muy obvio en aquellos caracteres que son directamente versiones de sí mismos de una u otra realidad, pero también lo vemos a través de las equivalencias. Porque Gamora y Cohete se nos presentan aquí como dos caras de la misma relación estrecha e íntima con el difunto líder de los Guardianes, y con dos maneras bien diferentes (¿o quizás no?) de afrontar el luto.

 

«Este desierto solía ser suelo fértil«

 

Entre medias, y con la enorme ayuda del dibujo de Juann Cabal (ojo a toda la parte centrada en Marvel Boy, que nos lleva de la admiración a la carcajada y viceversa en tan rápida sucesión que da hasta vértigo), tenemos un cómic enormemente atractivo en el que las peleas son una gozada visual, pero también en el que nos encontramos con mil y una referencias a la cultura pop (¿habéis pillado la de Los Simpson?) que son tan típicas de este autor y que sirven para redondear una historia que ya en cuatro entregas nos tiene hipnotizados.

 

Guardianes de la Galaxia #4 (#79)

Guardianes de la Galaxia #4 (#79)

 

La misión que vemos de fondo (y que tiene tantas connotaciones ecologistas de clara referencia al mundo actual) queda eclipsada por el enfrentamiento más que previsible entre los antiguos camaradas, pero conociendo a Ewing, no deberíamos perder de vista lo que han venido a hacer cada uno de los equipos al planeta donde se están enfrentando. Porque si algo nos ha dejado claro El Inmortal Hulk es que para este guionista todo suma y lo que está pasando aquí bien podría ser parte de algo mucho más grande (que fue la misma impresión que me dejó la primera saga de esta colección). Por el momento, quedémonos con las tortas que se van a dar unos y otros personajes, que los grandes giros no tardarán en llegar.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados