Guerreros Secretos

Guerreros Secretos #3. Despierta a la bestia: Lento despertar

Guerreros Secretos: Despierta a la bestiaImportante tomo  al que nos enfrentamos en este artículo, pues Despierta a la bestia marca ya el ecuador de la aventura de Jonathan Hickman como guionista de los Guerreros Secretos de Nick Furia en la recopilación (de seis volúmenres) que está llevando a cabo Panini Cómics dentro de su línea Marvel Saga. Más intrascendente de lo que pudiera parecer, el volumen deja algunas dudas respecto al porvenir de la serie.

 

«Parece doloroso, ¿cuánto tiempo tardará?»

 

Este Despertar a la bestia supone un pequeño parón respecto a lo que veníamos leyendo en los tomos anteriores. Hickman decide hacer un alto para que las diferentes facciones que hay enfrentadas (HYDRA, SHIELD y Leviathan) puedan reagruparse de cara a la guerra que presumiblemente se avecina. En general hay pocos avances (importantes) en la trama principal, pero sí algunas revelaciones respecto al pasado o identidad de ciertos personajes y de las alianzas actuales de los mismos. Es decir, mucho contexto y poca acción que, viniendo de donde venimos, puede saber a poco.

 

Evidentemente aquí entra en juego el conocimiento previo del lector respecto a los personajes implicados. A más sapiencia, mayor disfrute; pero quien llegue a esta obra atraido por la figura de Hickman y no tenga un gran bagaje de la época, puede llegar a sentir cierto tedio con lo que cuentan estas páginas. Ahora bien, el tono y el ritmo son coherentes con lo leído hasta ahora. El guionista nos prometió un thriller de espionaje y eso es lo que nos da. Si disfrutáis del género en su vertiente más pulp de superespías y planes imposibles, con organizaciones secretas malvadísimas y villanos de opereta que llevan trazando su plan definitivo desde hace años y ese punto justo de ciencia ficción que lo envuelve todo, es lo que tenéis en Guerreros Secretos.

 

Guerreros Secretos

 

La pausa de estos capítulos se entiende como posible preparación para un gran choque posterior entre los diferentes actores. Es una forma de conocer las intenciones de unos y de otros, así como de empatizar o comprender las motivaciones de los personajes; quién sabe cuántos sobrevivirán a la experiencia. Personajes como Daisy Johnson y sus chicos son vistos de manera algo más íntima para crear ese lazo emocional con el lector, al tiempo que la distancia con Nick Furia se sigue acrecentando. Hickman quiere mantener el halo de misterio sobre el veterano espía, generando sensaciones que van desde el temor a la antipatía de un personaje que se esfuerza precisamente en no caer bien.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados