Iron Man #4 (#123)

Iron Man #4 (#123): Uno más uno

Iron Man #4 (#123)«Crees que tienes que hacerlo solo«

 

Nueva etapa en el proceso de construcción de un nuevo Tony Stark que se ha propuesto Christopher Cantwell. Tras el revolcón por el barro que supuso el número del mes pasado, en esta penúltima entrega del primer arco argumental de esta etapa toca hacer reflexionar a nuestro protagonista de la manera que más veces y mejor le ha funcionado siempre. Así, cuando los sudores se acaban y los actores recatadamente se tapan con una sábana para que no les veamos las vergüenzas, Tony toma consciencia de que todo se disfruta más en compañía. Incluso, por qué no, el tema del superheroísmo.

 

Me pregunto a qué héroes irán a llamar Tony y Patsy. Tiene pinta de que, sean quienes sean, la idea es mostrarle al protagonista de este cómic que existe un mundo ahí fuera, más allá de los Vengadores y de los grandes personajes de la Casa de las Ideas, con multitud de ‘pequeños’ personajes anónimos que tratan de hacer el bien sin preocuparse por qué dicen de ellos las redes sociales, las noticias o las personas cuyas vidas han salvado. Frente al grupo que estos dos héroes reúnan tendremos a un Korvac un par de niveles por debajo de aquel que se cargó a los Vengadores y les devolvió la vida a capricho, no lo suficientemente poderoso como para eclipsar a ninguna de las grandes amenazas que penden actualmente sobre el multiverso marvelita, pero lo bastante como para poner a nuestro protagonista y a su enorme ego a prueba, de cara a que Cantwell pueda hacerlo evolucionar del modo en que se propone.

 

«No soy un criminal. Estudio matemáticas en Columbia«

 

No parece finalmente que esta etapa vaya a ser larga, pero si sirve para ponerle las pilas a Tony y para que algunos personajes, como el propio Korvac, encuentren su puerta de entrada a las historias del universo Marvel de esta época, pues a mí me vale. Por el camino, como decía el mes pasado, el guionista nos está dejando con algunas interesantes reflexiones acerca del heroísmo, la importancia relativa de cómo nos ven los demás y los riesgos de un ego desmedido en un mundo en el que cada uno de nuestros actos es susceptible de ser analizado con lupa por nuestros semejantes. También, gracias al trabajo de Cafu, tenemos a unos personajes que sufren y sangran y cuyas heridas permanecen más allá de lo que les dura la contienda. Tenemos cada vez menos a seres descendidos del mismo monte Olimpo y más a personas que son capaces de hacer grandes sacrificios por aquello en lo que creen. Cada nueva bofetada que se lleva Tony hace que se le caiga un poco más el disfraz de dios mecanizado y se vea un poco más a la clase de hombre que hay debajo.

 

Iron Man #4 (#123)

Iron Man #4 (#123)

 

Queda por ver, claro, si todo esto es recogido por quien sea que venga después de Cantwell y Cafu. Marvel está invirtiendo en una renovación que quien ha sido, hasta ahora, uno de los tres pilares del heroísmo marvelita, pero esto se quedará en nada si no hay alguien después que esté a la altura de las historias que este héroe ha de protagonizar. Máxime ahora que no tiene una contrapartida cinematográfica que sustente sus aventuras en el mundo de las viñetas.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados