La Patrulla-X de Brian M. Bendis. Contra S.H.I.E.L.D.: Vida mutante

La Patrulla-X de Brian Michael BendisLos tiempos se alargan en este nuevo volumen de la Patrulla-X de Brian Michael Bendis. Y es que los acontecimientos narrados en estas páginas tienen lugar en paralelo a los hechos de El juicio de Jean Grey, la aventura que compartía la Patrulla-X original y los Guardianes de la Galaxia y que les llevó a mundos de distancia de La Tierra. Es decir, en Contra S.H.I.E.L.D. el veterano guionista centra su atención en la incansable lucha de Cíclope por cumplir el sueño mutante mientras sigue granjeándose odios por todas partes.

 

Con dos tomos dedicados tanto a la excusión espacial de la Nueva Patrulla-X, como al evento homenaje La Batalla del Átomo, los precedentes más inmediatos de Contra S.H.I.E.L.D. los encontramos en el volumen Revolución (que Panini Cómics publicó hace ya un año), pero por situarnos, Scott, junto a Emma Frost y Magik, está empeñado en seguir con la misión de Charles Xavier, aunque empleando métodos más propios de Magneto, que también anda por ahí. Tiene su propia escuela en una antigua base de Arma-X donde entrena a una nueva generación de mutantes, y no cesa en su particular guerra contra la S.H.I.E.L.D. encabezada por María Hill.

 

Y en esas seguimos en este ya quinto tomo de la colección. Ahora bien, lejos de enquistarse en las mismas ideas y teniendo presente la ausencia obligada de un importante grupo de mutantes, Bendis reduce la marcha, aprovechando la circunstancia para conocer mejor a los jóvenes reclutas de Scott Summers y su Imposible Patrulla-X.

 

David Bond, las hermanas Stepford, Benjamin Deeds, Fabio Medina… todos ellos gozan de su cuota bajo los focos, aunque es Eva Bell quien toma una mayor relevancia, teniendo incluso dos capítulos para ella sola. Bendis nos coloca al mismo nivel que los estudiantes-X, para que vivamos con ellos el caos y la sinrazón que se ha apoderado del mundo. Este movimiento le da también la oportunidad de reivindicar la importancia de Emma Frost y colocarla en el rol que más disfruta el personaje, el de profesora.

 

Entre tanta destrucción y lucha por la supervivencia, Bendis encuentra momentos en los que centrarse en los personajes y en esas pequeñas situaciones que les ayudan a seguir adelante y que los conectan con nosotros. Cosas tan sencillas como tener un día de compras puede marcar una enorme diferencia en el contexto en el que viven los protagonistas, siempre en tensión ante peligros que pueden llegar desde cualquier parte.

 

El presente volumen le sirve también al guionista para cerrar algunos flecos a cuestiones lanzadas en sagas como La batalla del átomo y otras que se remontan incluso al principio de su etapa como patriarca mutante. Tampoco pierde de vista escenarios como Madripur y personajes como Mística o Dazzler, dando así una imagen global del entorno mutante.

 

El tomo se completa además con una extensa galería con portadas alternativas y el proceso creativo de algunas de las cubiertas originales y de un episodio ilustrado por Kris Anka.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados