Sue Storm y Reed Richards

Los 4 Fantásticos #15-16: Cuestión de perspectiva

Los 4 FantásticosEn el último episodio dejábamos a la Primera Familia reemprendiendo aquella primera misión de exploración espacial que se fue al traste después de que los rayos cósmicos se cruzaran en sus vidas y les convirtieran en Los 4 Fantásticos. Han pasado años desde la citada expedición: Sue y Reed han tenido hijos, Ben se ha casado y Johnny… bueno, mantiene su espíritu rebelde. Con sus vidas asentadas y después de mil y una aventuras, los cuatro decidieron culminar aquel infructoso viaje que lo cambió todo. Lo que nadie esperaba y solo Dan Slott podía imaginar, es que las cosas se torcieran de la forma en que lo hacen en este par de capítulos que nos ocupan.

 

«Vale, ¿así que te convertiste en una Incomparable para poder conocerme… y ser la primera en arrearme?«

 

Es en historias como esta donde se percibe con más nitidez el profundo cariño con el que Slott está afrontando su etapa al frente de la colección. El autor apuesta por un tono que evoca las aventuras clásicas de los personajes, con un importante componente de exploración y situaciones fuera de lo común. Hasta los malentendidos que dan lugar a no pocos conflictos siguen esa tónica de emular a las tramas primigenias de la colección. Los Cuatro Fantásticos #15, además, hace un interesante ejercicio de cambio de punto de vista, presentando el viaje desde La Tierra de nuestros héroes desde la perspectiva del planeta al que se dirigen y como siempre ocurre, la verdad de una historia depende del narrador. Los Cuatro Fantásticos #16, por su parte, toma un rumbo más convencional, sin tanta chispa, pero aún así se saca un par de ideas de la manga que mantienen en cierta medida el interés de la aventura y dan otro enfoque a cuestiones que dabamos por sabidas al dedillo.

 

La edición de Panini Cómics incluye también la tercera y cuarta parte de La mujer invisible, escrita por Mark Waid e ilustrada por Mattia De Iulis (con espléndidas portadas de Adam Hughes), que echa la vista atrás a los tiempos en los que Sue era una espía con unas aptitudes y una resolución que nada tenía que envidiar a las de Nick Furia o Viuda Negra. La miniserie tiene un corte de noir clásico muy estimulante en el que los engaños y las manipulaciones son la nota dominante, como buen thriller de espías. Esta característica la tiene muy presente Waid, que limita el uso de los poderes de la protagonista para momentos puntuales o para darles usos más sutiles a los que acostumbramos a ver en las tramas superheroicas al uso. Aquí lo que prima es el ingenio de Sue Storm.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados