Murciélago #14

Murciélago #14: Dosis extra de tinieblas

Murciélago #14«¿A todas os han traído hasta aquí…?«

 

Kana Yoshimura sabe bien como sorprendernos de un número a otro. A veces tira de humor, otras de aventura… otras, sencillamente, saca la artillería de escenas picantes e innecesarias y, de cuando en cuando, se desmelena con secuencias verdaderamente perturbadoras. Me acuerdo todavía del mal cuerpo que nos dejó una escena de Murciélago #6 y, sin embargo, el tomo que nos ocupa hoy deja a aquél como un simpático día en el colegio con las niñas. La trama de Hasta que la Muerte nos Separe, que comenzó en el número anterior, se desarrolla casi en su totalidad en esta entrega y recupera a unos personajes del pasado de la serie que creíamos (y creíamos bien) ya ‘terminados’, pero que vuelven a por los bises y nos dejan con los pelos como escarpias.

 

Comentaba en casa, tras la lectura de esta entrega, el mal cuerpo que me había dejado y me respondía mi pareja que ‘cuantas más series de anime veía, más convencida estaba de que los japoneses tenían muchos problemas‘. Y es que es cierto: con matices y excepciones, el cómic europeo tira de lo oscuro para reflejar el realismo sucio y triste del día a día, el norteamericano recurre a la violencia extrema  para denunciar y parodiar, pero no hay otro cómic como el asiático para retratar lo sórdido, terrorífico e irreal. Quizás haya mejores expertos en el tema (como Junji Ito), pero al final el autor detrás de Murciélago se ha criado leyendo las historias de esta gente y, cuando decide apostar por lo tenebroso, no le cuesta nada dar con la tecla y plasmar imágenes verdaderamente espeluznantes.

 

«Nos quedaremos más tranquilas si me lo cargo aquí y ahora«

 

Y mira que Murciélago #14 sigue el esquema clásico de la serie de asesinato(s), investigación y enfrentamiento final, pero Yoshimura se lleva toda la acción a las alcantarillas y allí lo resuelve todo en pasillos estrechos y oscuros en los que la única luz proviene de las linternas de los móviles de unas aterradas víctimas de un monstruo que las ha estado cazando para beberse su sangre. Por detrás sigue danzando el argumento sobre la secta que apareció en los primeros tomos de la colección y la droga que nos ha traído de cabeza una y otra vez en este manga, pero la historia de miedo que se nos cuenta eclipsa todo el resto de detalles que contiene este cómic.

 

Murciélago #14

Murciélago #14

 

Tal es el nivel de tensión que al autor no se le ocurre otra cosa que ir intercalándolo con un día la mar de divertido para el resto de féminas que habitualmente rodean a Kuroko. Una panzada de sushi se ve acompañada de una excursión a la piscina que no es más que una excusa para que Yoshimura se dedique a dibujar a los personajes de siempre en bikinis de lo más sugerente e innecesario. Todo sea por desviar momentáneamente la mirada de los ojos inyectados en sangre que nos persiguen en las sombras fluctuantes de las hediondas alcantarillas de la ciudad.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados