Pecado Original #0-1: El cajón de los secretos

Pecado Original #1
Arranca el nuevo evento Marvel que explora los secretos más oscuros de los superhéroes.

 

Pecado Original #0«A veces juraría que quiere decir algo«

 

Ya está aquí el nuevo evento del universo marvelita llamado a destapar los secretos más oscuros de los superhéroes en una suerte de Wikileaks-Snowden que, en principio, busca alterar aún más el precario statu-quo que nos ofrece una Tierra que ahora mismo comparte su espacio con humanos, mutantes, inhumanos y (si me apuras y a tenor de la reciente Vengadores I.A.) inteligencias artificiales. No sólo eso, nuestro planeta es ahora el centro de todas las miradas interestelares merced a una siniestra alianza entre los dirigentes de los imperios intergalácticos más poderosos. Con un panorama como este es normal que últimamente hayamos visto a Uatu, el Vigilante, cada dos por tres en las páginas de nuestros cómics, pero, ¿quién demonios es el Vigilante?

 

Uatu apareció por primera vez en 1963 en las páginas de Los 4 Fantásticos y desde entonces lo hemos contemplado con un ritmo más o menos estable cada vez que Marvel se sacaba de la manga un evento de cierta importancia. Este ser, perteneciente a una raza más antigua que la mayor parte de las estrellas, siempre ha ejercido el papel de testigo silencioso de las grandes batallas marvelitas, enfrascado en una eterna misión de observación y registro de los eventos con el potencial de cambiar los equilibrios establecidos dentro del universo de esta editorial. Últimamente lo hemos podido ver, sin ir más lejos en el segundo número de los Poderosos Vengadores (por aquello de Infinito y tal) y en una visita de cortesía a Hank McCoy en La Nueva Patrulla-X #15, de la cual hablaremos dentro de poco, para alertar a Bestia acerca de las consecuencias de su idea de traer al presente a la Patrulla-X original.

 

«Quizá sólo esté buscando excusas para no hacer los deberes«

 

Pero quien más tiempo ha pasado últimamente con este ser ha sido una de las más recientes incorporaciones al plantel superheroico de la Casa de las Ideas. La nueva encarnación de Nova, Sam Alexander, ha encontrado en Uatu a alguien que le escucha sin plantear incómodos interrogantes y a un amigo que, a su manera, lo ha empujado a convertirse en el héroe que pretende llegar a ser. No es raro, por lo tanto, que Mark Waid lo haya elegido a él para mostrarnos al Vigilante de cerca. Bajo la premisa de que nadie, en el fondo, se ha molestado de verdad en tratar de comprender a este enigmático personaje Waid lanza a Alex a la zona azul de la Luna en pos de una serie de respuestas que no está muy seguro de poder obtener.

 

Pecado Original #0

 

Parte de lo que se nos muestra en este cómic es de sobra conocido por los fans de toda la vida. Para el resto viene muy bien que se cuente en pocas páginas como los Vigilantes salieron de su planeta con el ideal de llevar la civilización a los confines del universo y cómo esta esperanza se vio truncada cuando la primera especie a la que prestaron su apoyo y sus conocimientos (los Prosilicanos) usó sus nuevos conocimientos para autodestruirse en una guerra nuclear. No sabíamos, sin embargo, quién tomó esta decisión en particular ni el motivo real de que Uatu explore no sólo nuestra realidad, sino la miríada de realidades alternativas de la cual hemos tenido una pequeña muestra cada vez que Marvel saca a la venta un What If… En definitiva, Waid utiliza el prólogo de Pecado Original para humanizar la figura del Vigilante y para mostrarnos la gran verdad en torno a la que gira el crossover: Uatu, como si de una deidad se tratase, lo ha visto todo y lo conoce todo. Cualquier secreto y cualquier mentira que hayamos escondido con todo nuestro celo, él la vio mientras estaba ocurriendo, en tiempo real, y se apresuró a registrarla. El acceso a esta información sería algo por lo que muchos matarían… ¿no?

 

«Han asesinado al Vigilante«

 

Confieso que la salida de Jason Aaron de la franquicia mutante ha sido todo un palo para mí («lo dejaste bastante claro«, diréis algunos). Su versatilidad a la hora de contar historias, la manera en que va saltando de la acción al humor, de éste al drama, al noir… O la manera en que los mezcla en una misma publicación le han valido convertirse en uno de los pesos pesados de la Casa de las Ideas desde que en 2002 comenzase a colaborar en la serie de Lobezno. Ahora Aaron nos ofrece una historia que arranca con un homicidio misterioso y que rápidamente da un giro para convertirse en una afilada reflexión acerca de la Era de la Información y del inmenso poder que esgrimen quienes la controlan.

 

Pecado Original #1

 

El primer número de Pecado Original hace poco más que mostrarnos el escenario y presentarnos a los personajes que lo irán poblando, pero ya va dando pinceladas de lo que nos puede deparar el crossover. Los Vengadores, tras los sucesos previos a Infinito y tras las mentiras que los Illuminati se han visto obligados a contar, ya no confían entre sí y la revelación de algunos de sus últimos secretos puede remover algunas aguas que muchos desearíamos ver de una vez calmadas… y que otros estaban deseando contemplar en movimiento. Porque de eso también va a ir Pecado Original. Tras las ingentes filtraciones de datos sensibles que supusieron Wikileaks, primero, y el caso Snowden, después, las posturas a lo largo y ancho del globo no han podido ser más dispares, a Julian Assange y a Edward Snowden tan pronto se los ha tachado de traidores como se los ha encumbrado al Olimpo de los héroes del populacho. Al menos en primera instancia, Pecado Original no se posiciona, dejando que cada uno de nosotros nos enfrentemos a la serie de revelaciones que está por venir de la manera que creamos más conveniente e invitándonos a contemplar esta historia desde el mayor número de puntos de vista distintos posible.

 

Para ayudarnos a disfrutar del viaje que nos propone, Aaron se hace acompañar de un impresionante Mike Deodato que, al igual que hicieran Jim Cheung y Jerome Opeña para Jonathan Hickman en Infinito, dota a los guiones del de Alabama de un sentido cinematográfico innegable y de una espectacularidad gráfica que nos hace releer el cómic una, otra y otra vez. La serie principal apenas durará cuatro meses en España (ocho números a razón de dos mensuales), pero se anuncian consecuencias importantes en un universo que está a punto de ver como Lobezno cuelga la toalla, como el Halcón toma el relevo del Capitán América y como Thor pierde el honor y se ve abocado a dejar su martillo en manos de unas manos más competentes… y femeninas.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados