Salvajes Vengadores #4

Salvajes Vengadores #4: Se cierra el mercado

Salvajes Vengadores #4«Tus burdos métodos no pueden matarme«

 

¡Menuda juerga se trae Gerry Duggan con los Salvajes Vengadores! La serie sigue transcurriendo por los lugares que todos esperamos que vaya, dejando tras de sí un reguero de cadáveres y momentos épicos para sus personajes. ¿Que el villano es inmortal? Pues se le acuchilla el doble de veces para demostrarlo y otras cuantas más sólo por el placer de ver cómo encaja las puñaladas. ¿Que el monstruo es tan grande que no nota los ataques? Pues se le acuchilla aún más veces para que seamos conscientes de su inmensidad y se le busca un rival de su tamaño para que en esta historia también pueda haber batallas de kaijus.

 

Y es que todo vale en una serie creada por y para la diversión de sus lectores. Si no fuera por el tono oscuro y porque se están jugando cosas verdaderamente complicadas, se diría que personajes como Lobezno o Conan están disfrutando de esta carnicería. Porque, en parte, fueron creados para momentos como los que leemos en este Salvajes Vengadores #4, para repartir leña y para derrotar a adversarios que los doblan o triplican en tamaño y potencia de fuego. A su lado gente como Punisher casi queda fuera de lugar (y con lo que se nos cuenta aquí puede que hasta fuera de onda) si no fuera porque también tienen lo suyo a la hora de derribar torres cuanto más altas mejor. El plantel completo de los Salvajes Vengadores se compone de algunos dignos aspirantes al Valhalla y Duggan ha decidido dar rienda suelta a sus más violentos instintos en esta colección.

 

«Salid de esos cuerpos… no os pertenecen«

 

Y digo plantel completo porque en este número, tras verle en la portada del primero y vacilarnos en guionista con su ‘aparición’ en los siguientes, entra en el equipo Venom. El simbionte, con un papel importante en el futuro gran crossover de la editorial (¿será de verdad Matanza Absoluta el último durante mucho tiempo?), llega justo a tiempo de revelarse como otro de los pesos pesados del grupo (junto a los dos amantes de las armas afiladas) y para aportar algo de humor (aunque sea sarcástico) al más bien taciturno semblante del resto de componentes de este grupo. Viene también, si no me equivoco mucho, para funcionar (al igual que Logan) como sparring de los malos, capaz como es de recibir golpes, navajazos y disparos sin apenas inmutarse pero, eso sí, salpicándolo todo, para que esto no deje de ser en ningún momento la fiesta de la hemoglobina.

 

Salvajes Vengadores #4

Salvajes Vengadores #4

 

A esta trama no le quedan apenas capítulos (tampoco conviene extenderla demasiado) y ya veremos qué es lo que ocurre a continuación con esta colección. Pero lo cierto es que Duggan parece haber dado con la tecla para crear un producto de puro entretenimiento en una industria en la que parece que siempre tienes que tener algo que decir para disponer de más o menos páginas. El guionista nos está regalando una serie que sirve perfectamente para desengrasar de la habitual profundidad de las tramas de otras grandes colecciones actuales y que recupera con acierto a unos personajes que se encuentran muy a gusto con lo que aquí nos encontramos. Por Crom y por Odín, que Salvajes Vengadores es de las lecturas más agradables que nos proporciona actualmente la Casa de las Ideas.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados