¡Asadora! #3

¡Asadora! #3: A medio terminar

¡Asadora! #3«Ni siquiera sé por qué me estás arrastrando contigo«

 

La adolescencia, los años de instituto… Esa edad a la que aún estamos a medio terminar y en la que nuestra fe en el futuro y en nuestros congéneres es más fuerte y poderosa (no es que luego la perdamos, pero queda diluida entre un mar de otras preocupaciones). El tercer volumen de ¡Asadora! se mantiene en el año de 1964 para proseguir con la historia de Asa en sus años de instituto justo donde la dejamos en el número anterior. Así, en esta tercera entrega del manga de Naoki Urasawa que publica Planeta en España, nos encontramos con que la historia comienza por fin a desarrollarse más allá de los eventos o las aventuras de un momento en el tiempo. Si el primer tomo nos contó los terroríficos eventos que marcaron el pasado de la protagonista y el segundo nos trasladó a un momento cinco años más adelante en el que la vital Asa comienza a mostrar sus grandes dotes como piloto, este tercero, por fin, trata de explicar por dónde va a ir la historia de la heroína de este manga. Su investigación y hacia dónde ha de conducirla.

 

Ya lo vimos en la segunda entrega de la colección: Asa y Haruo no fueron los únicos en ver algo inexplicable entre los escombros que dejó a su paso el tifón Vera (o Isewan). El gobierno japonés también es consciente de una ominosa presencia que podría convertirse en una amenaza para un país que quería demostrar su crecimiento y su orgullo casi veinte años después del fin de la II Guerra Mundial en los Juegos Olímpicos que se celebraron en Tokio del diez al veinticuatro de octubre de 1964. En este tomo comenzamos a comprender por qué el gobierno contacta con Haruo y con nadie más para este encargo y comprobamos como al misterio acerca de la criatura deberíamos sumarle un par de interrogantes más acerca de sus orígenes y del secretismo que le rodea.

 

«No puedes decir ni una palabra a nadie«

 

Éste es un número quizás un poco menos ‘buenrrollero’ que el anterior. A Asa la rodea gente, como su compañera de clase o el joven científico, que se aprovecha de su buena fe o que no la toma en serio y da la impresión de que sólo el anciano piloto que compartió con ella la traumática experiencia del tifón. Es por ello que vemos como la gente que la rodea la mantiene a oscuras acerca de sus intenciones la mayor parte del tiempo. Porque poca gente se toma en serio del todo a un adolescente… ni tan siquiera otros adolescentes. Este momento de la vida, en el que se te exige una responsabilidad que ya no es de niño, pero se trata tu opinión como la de alguien que aún no ha alcanzado el estadío adulto, puede llegar a ser muy frustrante y la única razón por la que entiendo que Asa soporta todo este zarandeo emocional es porque… en el fondo no puede sufrir acerca de lo que no sabe porque se lo han ocultado.

 

¡Asadora! #3

¡Asadora! #3

 

Aún con un ritmo más pausado y sin grandes avances en la trama, el tercer volumen de ¡Asadora! se lee en un pispás y se disfruta tanto como los otros dos anteriores. No se le ha de meter prisa a Urasawa, que ya tiene bastantes tablas en esto de contar historias y sabe muy bien como ir dejando un rastro de miguitas para que los lectores acabemos picando en las redes de sus historias. Además, habidas cuentas de que las últimas obras de este guionista que he disfrutado en esta editorial han sido remasterizaciones de antiguos cómics suyos, despierta un cierto gusto el estar por fin leyendo una obra suya que aún está en fase de construcción.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados