Darth Maul Hijo de Dathomir

Darth Maul. Hijo de Dathomir: Relatos del fin

Darth Maul Hijo de Dathomir«Veo que recuerdas las lecciones«

 

La irrupción de Disney en Star Wars y la recuperación de su vertiente comiquera por parte de Marvel va a tener como ventaja, entre otras, la simplificación de un universo ya de por sí bastante expandido de cara a la entrada de toda una nueva generación de lectores cuyo interés se espera acrecentar con la nueva película de la saga que estrenará el 18 de diciembre de este año JJ Abrams. El punto negativo es que quedan en el limbo de lo canónico la multitud de obras de Dark Horse que han servido durante un buen puñado de años para dotar de profundidad a los personajes que conocimos en las películas y para explicar lo ocurrido antes, durante y después de lo acontecido en cada una de ellas.

 

Un buen ejemplo es este cómic. Darth Maul, probablemente de lo poco que se puede salvar de la «nueva» trilogía, ve en las páginas de este tomo como se cuenta una parte de su historia que permanecía inexplorada y que, de hecho, formó parte de un guión no producido para la sexta temporada de las Guerras Clon. ¿Qué ocurrirá con esta historia una vez que Marvel reescriba la historia del universo Star Wars? De momento, parece que podremos seguir creyéndonosla, ya que Jason Aaron y compañía se van a centrar en los personajes de Luke, Leia y Darth Vader (contando la historia de la saga familiar de cara a las presentaciones que veremos en El Despertar de la Fuerza), pero dependiendo del nivel de éxito de estos cómics y de las películas que vamos a ir viendo en los próximos años ya veremos si lo publicado por Dark Horse no se va ocultando poco a poco bajo la alfombra.

 

«Tu pueblo sólo será un recuerdo«

 

Pero de momento tenemos en Darth Maul: Hijo de Dathomir una interesantísima historia de traiciones y juegos de estrategia entre el primer aprendiz de Darth Sidius y éste último con actores de la talla del conde Dooku y el general Grievous de por medio. Jeremy Barlow, uno de esos escritores atados al universo de la Guerra de las Galaxias desde hace mucho, nos presenta a un Maul cautivo que escapa sólo para poder atraer a sus captores a las garras de la bruja Talzin, una experimentada usuaria del lado oscuro de la fuerza que fue la responsable de devolverle las piernas al antiguo sith y que (mire usted por dónde) resulta ser la madre de nuestro protagonista.

 

Darth Maul Hijo de Dathomir

Darth Maul: Hijo de Dathomir

 

Pero Maul no está sólo en su batalla contra su antiguo maestro. Al hermano de la noche lo acompañarán batallones de mandalorianos (¿os acordáis de Bobba Fett?) y los sindicatos criminales de los pykes y del Sol Negro en una especie de juego del ratón y el gato que nos llevará de viaje de planeta en planeta hasta que se produzca la confrontación final durante tanto tiempo esperada por el portador del sable oscuro.

 

«Vamos a matar jedi juntos«

 

Juan Frigeri, flipadlo un poco con su portafolio, ilustra de manera más que correcta un tomo cuyas portadas corren a cargo de un imponente Chris Scalf. A este respecto, y volviendo sobre lo que hablé en los primeros párrafos, ojo, porque el apartado artístico es una de las grandes pérdidas con las que vamos a contar ahora que los cómics de Star Wars pasan a manos marvelitas y comienzan a primar los plazos de entrega sobre la calidad global del conjunto.

 

Darth Maul Hijo de Dathomir

Darth Maul: Hijo de Dathomir

 

A la espera de la primera grapa, el mes que viene, de la nueva etapa de Star Wars en el mundo de los cómics, Darth Maul: Hijo de Dathomir nos ofrece casi cien páginas de puro entretenimiento en las que profundizamos algo más en los recovecos del alma del sith que conocimos en Star Wars: La Amenaza Fantasma (George Lucas, 1999) y al que dio vida en la vida real Ray Park, el mismo actor que hiciera de Sapo en la primera película de X-Men.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados