La ciudad en el mar

Los espíritus de los muertos: Edgar Allan Corben

Los espíritus de los muertosPlaneta edita en formato cartoné (ya sabéis, tapa dura) un estupendísimo volumen que recoge la colección completa de los clásicos de Edgar Allan Poe adaptados por Richard Corben, autor con mayúsculas del cómic de terror.

 

Antes de nada hay que especificar que son relatos escritos y dibujados por el propio Corben; hechos, además, ex profeso para esta antología, quedando fuera versiones “clásicas” que solo ilustró, como El Cuervo o El retrato ovalado, adaptadas por Rich Margapoulos para la revista Creepy y que la misma Planeta editó hace algunos meses ya en el imprescindible Creepy presenta: Richard Corben (del que hablaremos en profundidad próximamente). En este sentido, y para apreciar aún más lo interiorizados que tiene Corben los textos de Poe, un ejercicio muy interesante es el de rescatar versiones anteriores de los relatos incluidos en este tomo y compararlos. Un mismo cuento puede adquirir matices muy diferentes. Corben no se limita a trasladar el imaginario de Poe a las viñetas, sino que lo hace suyo, lo interpreta y crea algo nuevo y complementario.

 

Resulta muy interesante comprobar como el autor reinterpreta estos clásicos de la literatura gótica, dándoles nuevas capas y proponiendo soluciones que harían sentir orgulloso al propio escritor de Boston. El ejemplo perfecto lo encontramos en La caída de la casa Usher, que es a su vez el relato más extenso de toda la antología. 47 páginas que aportan gran complejidad al original y donde juega ha realizar adaptaciones dentro de la adaptación, en concreto El retrato oval (en la que un pintor “transfiere” la vida de su modelo y amante al cuadro en el que trabajaba hasta la obsesión), el cual integra perfectamente en la narración para potenciar la carga emocional que viven los tres protagonistas de la historia.

 

La caída de la casa Usher sirve como muestrario de las capacidades de Corben como autor completo. No solo aportando conceptos al guion, sino generando la inquietante y opresiva atmósfera de su referente con el dibujo. De hecho, en las siete primeras páginas hay más viñetas sin diálogos que con ellos. Otro ejemplo muy gráfico lo tenemos en Berenice, en donde Corben decide cambiar el género de uno de los personajes, subrayando la locura del protagonista y el carácter pesadillesco y desconcertante de la propia narración.

 

La ciudad en el mar

Una escena del relato ‘La ciudad en el mar’

 

El trabajo que realiza Richard Corben con la obra de Edgar Allan Poe ilustra a la perfección lo que debería ser siempre una adaptación, versión, remake… como lo queráis llamar. No se queda en la superficie, limitándose a copiar el original. En absoluto. Lee y comprende la historia, la hace suya, y crea a partir de ahí. Respeta la esencia de su referente y luego, según el caso, se permite más o menos libertades o es más o menos fiel. Pero tanto el espíritu del original como sus señas autorales son plenamente identificables. En cine el ejemplo más actual lo tenemos en el universo cinematográfico de Marvel y en las viñetas se puede hablar de la adaptación francobelga de Millenium ilustrada por los españoles Homs y Man.

 

En Los espíritus de los muertos no faltan algunas de las obras más famosas de Poe como La máscara de la Muerte Roja o El entierro prematuro y otras quizás más desconocidas como La cita. Richard Corben hace un largo recorrido por el poemario y los relatos del que fuera inventor del relato detectivesco para intentar ser lo más honesto posible con las diferentes inquietudes literarias y temáticas de aquel. Nos encontramos, en resumen, con un libro altamente recomendable, que hace justicia al legado de Edgar Allan Poe y demuestra el talento de Richard Corben, quien perfectamente podría haber imaginado y creado por sí mismo muchos de los textos del primero. Seguidores de uno y de otro, así como amantes del género y lectores ocasionales disfrutarán de una buena dosis de terror y misterio con esta lectura.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados