Cartel de Ricki

Ricki: Meryl, Rock & roll Star

Mery Streep es incombustible. Sólo ella –y unas pocas más– podía ser Ricki, una mujer que en otra época tuvo una familia y entorno acomodados, pero en vez de seguir el camino que se pide, ella escogió su sueño; no consiguió un renombre, pero se ganó una libertad fuera de las etiquetas marcadas e impuestas por la estirada clase medio-alta americana. Linda Brummel huyó de unas formas de un convencionalismo acérrimo para dedicarse a lo que más le gustaba, cantar. Así nació Ricki Rendazzo, líder de Ricki and the Flash, una banda que cada noche tocan los clásicos o temas modernos de Lady Gaga o  Pink. Eso es lo único que hace feliz a esta mujer, que compagina su pasión con un puesto de cajera con el que sale adelante. Pero pronto recibe una llamada de Pete, su ex marido, (Kevin Kline), diciéndole que su hija Julie acaba de ser abandonada. Ahí tendrá que desempeñar el rol de progenitora que Linda relegó hace tiempo.

 

Meryl Streep, Mamie Gummer y Kevin Kline en Ricki

 

No sólo en el elenco de Ricki hay una oscarizada. Director y guionista también han sido condecorados con la estatuilla. Jonathan Demme (El silencio de los corderos) se pone detrás de la cámara para dirigir este drama que no decae en filme menor y cuya historia consigue ser una distracción amena, muy bien llevada por los actores y sus diálogos. La historia viene firmada por Diablo Cody, autora de relatos como Juno. Escritora y realizador han colaborado mano a mano en la producción. Y eso se nota porque el resultado optimiza lo que podía haber sido un simple drama familiar.

 

Ya vimos que Streep se las apañaba bien en los musicales en  2008 con Mamma mia. Into the Woods le dio el año pasado una nueva oportunidad para explayarse con las cuerdas vocales, pero ahora lo hace de forma más extrema. Un trabajo más en el que la protagonista de Memorias de África enseña su versatilidad, y su vena rockera, que es tan creíble que uno piensa que la actriz tiene, como otros muchos de su profesión, una banda de música. No sería de extrañar que su nombre estuviera –por vigésima vez– entre las nominadas al Oscar a mejor interprete femenina el próximo enero.

 

Meryl Streep, Ricki

 

Kevin Kline parece dosificarse y aquí es el perfecto consorte. Entre los vástagos de la pareja, la principal es Julie, la benjamina Mamie Gummer, razón por la que Ricki vuelve al hogar. Mamie Gummer le da vida y consigue hacer una chica odiable y amargada. Madre e hija en la vida real se topan en la ficción y la química entre ambas fluye, y no sólo porque el parecido entre ambas sea asombroso, sino por la buena asimilación de cada una de sus roles. Nick Westrate y Sebastian Stan son los otros dos hijos de la pareja, y Audra MacDonald es la nueva pareja y “madre adoptiva” de la familia. Entre los allegados a la rockera, están Rick Springfield o Ben Platt arropando a la cantante.

 

El mensaje que lanza la película es claro: En el cine familias desestructuradas hay muchas, y con todo tipo de mal. Como la que enseñaba la protagonista hace dos años en Agosto. Aquí sufren de otros males: los sueños de una mujer parece que tienen menos perdón que los de un hombre. El metraje rompe una evidente lanza a favor de la mujer, y muestra las consecuencias de esa falta, igual que si hubiera sido el padre el que hubiera partido. Por eso, esas escenas incómodas ya se han visto, como las molestas conversaciones entre madres o los gritos en plena cena en un restaurante. Pero estos personajes son empáticos con el público, lo que provoca que a éste le llegue esa intensidad y conecte con los integrantes de esta familia, tanto en los puntos dramáticos como en los cómicos.

 

Cómo no, como colofón tenemos a una Meryl espléndida, rebosante y poniendo la última nota de color entre tanta norma establecida. Como el talento de la intérprete, que no pare el Rock & roll.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados