Batman #24

Batman #22-24: Trabajo en equipo

Batman #22«Estoy casi seguro de que infringiré esa regla«

 

Nueva terna de números de la colección de Tom King y ojo, porque viene cargadita. En el primer número veremos cómo se cierra el arco que ha protagonizado Hiedra Venenosa en el papel de villana, seguido de un número muy especial con una historia corta sobre Catwoman y una nueva saga (completa entre los Batman #23 y #24 de ECC)con un invitado inesperado: el siempre complicado Booster Gold. Así que mejor vayamos por partes, porque mientras se aproxima más y más la fecha del enlace entre Selina y Bruce, King ha querido profundizar en la personalidad de ambos personajes por separado y en equipo de cara a que entendamos mejor todo lo que está por llegar.

 

Así pues, vayamos por partes. En mi anterior reseña dejé a Hiedra al control de todo ser vivo (humano o metahumano) en lo que venía a ser una de sus mayores demostraciones de poder hasta la fecha. La Liga de la Justicia al completo se lanzaba a la caza de Batman y Catwoman, que quedaban recluidos en la mansión de los Wayne, inmunes a lo que estuviera afectando a sus amigos, pero incapaces de hacer frente de manera no letal a toda una población convertida en meros títeres de la poderosa representante del Verde. En Batman #22 somos testigos del grado de compenetración y confianza mutua que existe entre dos personajes que han compartido décadas de historia juntos. Acompañados por el sensacional dibujo de Mikel Janín (que seguirá en la primera mitad del siguiente número) asistimos a la resolución de una situación complicada que se soluciona con una promesa poco halagüeña de futuro para la pobre perturbada de Pamela Isley.

 

«Eres el hombre que lo echó todo a perder«

 

Le sigue un cuento que he tenido que comprobar que no se enmarcaba en un Annual, y es que el Batman #44 americano (contenido al principio de nuestro Batman #23) nos cuenta tan sólo una noche en la vida de la pronto casada Selina Kyle. Sin apenas diálogo en su parte principal y con unos preciosos flashbacks hacia algunos momentos significativos en la vida de ambos personajes, King y Janín hacen un fantástico repaso a los diferentes trajes y disfraces que han lucido Batman y Catwoman a lo largo de los años y les dan la importancia que siempre han tenido al ser un reflejo de los ideales de cada época y de las corrientes de pensamiento que primaban en DC en cada momento. Todo encaminado a buscarle a Selina el traje de novia que mejor se ajuste a su carácter (con el de Bruce no hay problema porque, afrontémoslo, los trajes que llevamos los chicos suelen ser un peñazo) y a proporcionarnos un detalle que quizás regrese en un futuro, [SPOILER] porque que el traje de novia sea fruto del latrocinio no creo que le haga mucha gracia a Brucie. Pero lo que tenga que llegar, llegará y por el momento tenemos un capítulo precioso para disfrutar tanto argumental como visualmente.

 

Batman #24

Batman #24

 

Cierra esta triple entrega El Regalo, una aventura (dibujada por el siempre aparente Tony S. Daniel) que me ha pegado un buen susto y que pertenece más a la colección de Booster Gold que a la de Batman, si no en título (abarca a los números #45-47 de la versión estadounidense de la cabecera del Caballero Oscuro) si en protagonismo e implicaciones a futuros. Me sorprende, porque King no se ha hecho cargo de este personaje hasta el momento, pero se ha empollado a base de bien el personaje y no desentona para nada con el que yo recordaba de 52 ni con el que ha compartido aventuras con Blue Beetle hasta hace bien poco. El resultado es una historia verdaderamente inquietante que nos plantea un What If muy del rollo de Flashpoint que me ha tenido muy intranquilo a lo largo de su desarrollo. La boda de Selina Kyle y Bruce Wayne sigue sin llegar, pero nos está dejando una etapa que, si bien no tiene la epicidad que exudaba la de Scott Snyder, resulta muy entretenida y nos está devolviendo al Caballero Oscuro alejado del drama que tanto echábamos de menos.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados