DCsos #1

DCsos #1: Carne procesada

DCsosThe Walking Dead ha hecho mucho daño (o mucho bien) al terror y al subgénero de los zombis. El tremendo éxito de la obra de Robert Kirkman (tanto en las viñetas como en la televisión) propició un nuevo auge de la visión del monstruo popularizada por George A. Romero en el ya lejano 1968 con su La noche de los muertos vivientes. Con Kirkman y sus «walking dead» como adalides fueron muchos los que se sumaron a la moda, expandiendo las posibilidades de un ser que nació de las creencias vudú y que de repente veía como podía tener conciencia y enamorarse (Memorias de un zombie adolescente) o infectarse por usar el móvil (Cell).

 

Zombis, infectados, muertos vivientes, poseídos… con la llegada de nuevas propuestas y enfoques el monstruo ganó en variedad de formas, orígenes o capacidades. Es en esta línea de exploración en la que se sitúa DCsos, aventura guionizada por Tom Taylor (y que ECC Ediciones edita en España manteniendo el formato original en grapa que vio la luz en EEUU) que coge un poquito de aquí y de allá para convertir el Universo DC en un escenario de pesadilla.

 

«Clark, mira ahí fuera. ¿Quién sabe lo que queda de la Liga?«

 

En este contexto tampoco es la primera vez que en DC se enfrentan a una amenaza de tintes apocalípticos como esta. Ya lo vimos, por ejemplo, en La noche más oscura con los Black Lantern Corps y, en cierto sentido, DCsos puede evocar un poco a aquella historia. Aunque de donde realmente bebe (o mejor dicho, donde encontramos más paralelismos) es en el concepto de los Marvel Zombies (cuyas primeras miniseries fueron desarrolladas por Kirkman) y en la citada Cell (novela de Stephen King) en la que la tecnología era el foco de la infección masiva y servía para hablar sobre nuestro alienación como sociedad. La originalidad, pues, no es el punto fuerte de una historia pensada para generar espectáculo desde el primer momento.

 

DCsos #1

 

Tomando esta idea, si buceamos entre otros referentes del subgénero de los zombis, podríamos referirnos a la adaptación al cine de Guerra Mundial Z, que contara con Brad Pitt como principal reclamo. En aquella, al igual que en DCsos, el terror pasaba a un segundo plano, siendo el componente de acción el principal motor de la aventura y bajo el que se esconde la carga más o menos metafórica de la historia. Porque, no debemos pasarlo por alto, Taylor no olvida el componente crítico con el que Romero sentó las bases del subgénero. Otra cosa es que el guionista no aporte nada relevante o novedoso y se limite a reciclar ideas o esquemas ya vistos antes. Pero, como decía, la vocación de DCsos es puramente comercial, de ofrecer un divertimento que garantice escenas y viñetas de impacto. Esta primera entrega consige justamente eso.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados