Hellblazer #4

Hellblazer #4: Un nuevo final

Hellblazer #4«Constantine. Siempre encontrando puertas abiertas que cruzar sin invitación«

 

Ya van tres series (cuatro si contamos con la Liga de la Justicia Oscura del NuDC) que cierra el bueno de Constantine. Ya sea por su escaso éxito o por decisiones editoriales, el viejo estandarte de Vertigo no termina de echar raíces en la nueva DC de no ser por las veces en las que ha actuado en equipo. Mi opinión es que sí que funciona, sólo que lo hace al mismo ritmo y para el mismo público que cuando Vertigo y DC eran entes separados. Ahora que el hermano mayor ha fagocitado al pequeño se espera del viejo Johnny que actúe como el resto de personajes de capas y mallas de la editorial y que arrastre a lectores de todas partes del globo como haría el mismísimo Superman del que nuestro protagonista se disfraza en la portada de este cuarto y último volumen.

 

Pero es que Hellblazer (que edita en España ECC) no está hecha para gustar a todo el mundo. Constantine no es el típico héroe buenazo, ni tan siquiera es el héroe atormentado, ni el antihéroe a lo Lobezno (rudo y de buen corazón). No. Nuestro protagonista es un auténtico cabronazo en el que los buenos detalles sólo contribuyen a construir el espejismo de una esperanza en una redención que nunca llega, ni se la espera. Y a la vez es uno de los personajes más condenadamente encantadores de la extinta editorial ahora parte de DC Comics. La serie que termina ahora, al igual que lo fue la anterior, tiene momentazos y nos recuerda a algunas de las mejores épocas del personaje. Pero no va a cumplir con unos números con los que nunca ha casado. Es y será siempre un placer para unos pocos que termina llegando con el tiempo (y la sabiduría) a públicos más amplios.

 

«Última ronda caballeros. Cerramos temprano«

 

Tim Seeley diseña una última aventura para el personaje que le devuelve todas las puñetas realizadas a lo largo de la serie multiplicadas por cien. A Constantine se le tienen muchas ganas en el infierno y de demonios precisamente va a ir la cosa en una nueva historia que pasea al mago por la Londres de los callejones oscuros y los pubs de ambiente tenso. Por el camino, quién sabe si espoleado por el imperativo editorial (porque la verdad es que su peso en la historia es casi nulo), se cruzará en su camino la Cazadora (sí, la de Batman) y la cosa también tendrá a la mafia y a los viejos ritos de la posesión de cuerpos enredados en la maraña. Todo para que nuestro prestidigitador favorito pueda hacer otro de sus trucos y resuelva la papeleta de la peor-mejor manera posible: con la Tierra libre de otra amenaza y todos los que se acercaron demasiado a nuestro protagonista bien jodidos.

 

Hellblazer #4

Hellblazer #4

 

Dibuja este número Davide Fabbri, que cumple sin más, aunque cuenta con algunas escenas (como la de arriba) para lucirse. A partir de esta primavera podremos volver a ver a Constantine en viñetas a través de su participación en la nueva etapa de la Liga de la Justicia Oscura que escribe James Tynion IV, uno de los pesos pesados de la editorial y un tipo bastante interesante a la hora de contar cuentos con cierto toque siniestro. Me llegan muy buenas vibraciones sobre esta nueva serie desde el otro lado del Atlántico. Pero por mucho que me vaya a gustar lo que aún tiene que llegar, seguiré disfrutando como un enano de estas, aunque breves, maravillosas aventuras del mago más cabrón de todos los tiempos.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados