Hellblazer: Renacimiento #3

Hellblazer. Renacimiento #3: Intercambio de cromos

Hellblazer: Renacimiento #3Pensé que le llamaría perro malo y que le trataría como a uno

 

Hay que ver la de tumbos que ha dado a lo largo de los últimos años el bueno de John Constantine. Desde su salida (previa a su cancelación) de la Liga de la Justicia Oscura el mago inglés ha pasado por, al menos, tres colecciones distintas con él mismo como protagonista. Las tres canceladas sólo para verse recomenzadas de nuevo meses después bajo un título distinto. Constantine, la que convivió con el equipo de místicos, tenía una razón de ser y tuvo un fin digno, pero tanto la serie Constantine: Hellblazer como este Hellblazer del Renacimiento van a haber acumulado uno y dos años respectivamente de publicación. Da la impresión de que hay ganas de hacer algo grande con el personaje (lo merece, es puro oro), pero que no se termina de dar con la tecla que, sin embargo, sí que se dio con LJO. Quizás sea este el motivo del regreso de la formación (con el viejo Johnny, Zatanna y la Cosa del Pantano como únicos personajes de la anterior panda) tras los sucesos de Noches Oscuras: Metal.

 

Pero estoy adelantando acontecimientos. A Hellblazer le quedan, contando con éste, dos tomos antes de desaparecer, con lo que su posterior regreso será inmediato y orgánico, nada de meses en el limbo de la indecisión editorial. Aún así en este número ya comenzamos a ver las señales del agotamiento de la fórmula actual. A Simon Oliver le sustituye Tim Seeley durante un arco argumental, para luego dar paso a Richard Kadrey (novelista tras la serie Sandman Slim) en el inmediatamente posterior. Seeley volverá para el cuarto tomo de la colección, pero para entonces ya estará todo decidido.

 

Pareces un hombre de mundo. ¿Quieres hacer una apuesta?

 

Centrándonos en el tomo que trae ahora ECC a nuestro país nos encontramos con dos aventuras muy distintas. En la primera aún tenemos a John danzando por las sucias calles del Londres alejado del foco que tanto nos ha gustado de la actual etapa. Allí, el mago se las ve con una trama que juega con sus deseos más oscuros y que hunde sus raíces en la mitología nórdica. Seeley nos plantea la pregunta que siempre está presente cuando el protagonista es el bueno de Constantine: ¿Es realmente este inglés malhablado tan malo como lo pintan o es una pose? La respuesta, descuidad, queda tan lejos de conocerse al final de la historia como lo estaba al principio, pero nos da una excusa para conocer algo más de la mitología que en Marvel se limita a Thor, Asgard y los demás familiares de Odín.

 

Hellblazer: Renacimiento #3

Hellblazer: Renacimiento #3

 

Kadrey, sin embargo, me descoloca un poco más. El novelista se lleva a Constantine de vuelta a los Estados Unidos para una aventura en la que hay implicados un montón de charlatanes de la pseudociencia y las nuevas religiones junto con un par de extremistas de esos que se la ponen tan dura a Donald Trump. La historia es entretenida. Pero lo es sin más, sin que uno quiera seguir leyendo y viendo hacia dónde va todo. No hay voluntad de continuar ni hay semillas de cara al futuro. Hellblazer se limita a seguir produciendo historias mientras espera a que su siguiente etapa editorial de los frutos que hasta ahora parece ser que se le han negado. Quizás sea que vivamos en una sociedad que no es capaz de esperar a que una historia florezca por sí sola, o quizás sea que al bueno de Johnny le haga falta volver a jugar en equipo. Veremos.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados