Titanes #4

Titanes #4: Desbandada

Titanes #4Creo que no respondemos ante ti

 

Último número, por ahora, de la colección de Titanes escrita por Dan Abnett. La serie continuará tras el cruce Sin Justicia del que ya hablamos hace unos días y lo hará con el mismo autor a los mandos, pero con un plantel de personajes radicalmente distinto debido a lo que leemos en este número y en el crossover que pone punto y final a Noches Oscuras: Metal. Lo que tenemos entre manos es una historia arriesgada que no va a dejar indiferente a nadie: o se la quiere o se la desprecia. El cuarto tomo de Titanes en ECC nos enfrenta a la disolución del grupo a manos de la Liga de la Justicia y echa un tanto por tierra la premisa de los ayudantes de héroe emancipados. Porque uno no goza de verdadera libertad si permite que sus padres pongan en orden su apartamento de soltero y su vida en libertad y los Titanes no pueden desprenderse del epíteto de ‘Jóvenes’ cuando claudican con tal facilidad ante una Liga excesivamente paternalista.

 

Lo peor de todo es que entiendo parte de los motivos de la intervención de los ‘mayores’ (los Titanes actuaron en el número anterior sin cabeza y de manera impulsiva, de modo que todo lo que ocurre entre ese y este tomo es, de una forma u otra, responsabilidad suya), pero Abnett falla a la hora de separar a algunos de ellos y apenas da explicaciones plausibles. Así, Gnarrk y Lilith se van a ‘explorar su relación’ sin tan siquiera despedirse, Garth simplemente desaparece y, lo peor, Troy y Harper se ven separados porque la Liga decide hacerle ‘unas pruebas’ a la compatriota de Wonder Woman que nunca llegan a concretarse y que no parecen tener mucho sentido.

 

He caído de lleno en el pozo

 

Sea como fuere, la cosa es que nos encontramos con una familia desestructurada en este número que amenaza con alejarse más y más. Se produce una desbandada que tiene poco de natural y que, pese a la colaboración posterior de cara a solucionar la trama, supone un divorcio en toda regla para unos personajes que se las prometían tan felices poco antes de que diera comienzo el Renacimiento deceíta. Me queda el mal sabor de boca de ver que no han sido las tensiones internas lo que acabe con la cohesión del grupo, sino una injerencia externa por parte de sus mentores y aliados. El propio Wally West certifica este final cuando, hablando con Dick, menciona el aroma a final de una etapa que se percibe en el ambiente y en cómo se han ido desarrollando las cosas. Personalmente, creo que esta formación aún tenía muchas historias que contar y que Noches Oscuras les ha llegado demasiado pronto. Por suerte conservamos al autor en el siguiente número y podremos comparar versiones y comprobar hacia dónde decide llevar la historia a partir de ahora.

 

Titanes #4

Titanes #4

 

Se salva el dueto de villanos que copa la segunda mitad del cómic. La relación que Abnett establece entre Cerebro y Mallak resulta hasta entrañable si no fuera porque juntos son capaces de poner al mundo entero en jaque. El guionista se saca una relación de amistad y amor entre dos seres que escapan de la norma y aprovecha la situación para reflexionar sobre las obsesiones, el amor fraternal y la eterna lucha entre el corazón y la razón pura. El final del tomo, con un Mallak desolado queriendo tan sólo despedirse de su adorado compañero, entraña un patetismo adorable y terrible a la vez que nos sugiere, también, el punto de ruptura en el que la lealtad se quiebra y con ella se parte también el corazón de quien se enfrenta al dilema.

 

Pasarán todavía unos meses antes de que volvamos a saber de los Titanes, por el momento tenemos entre manos un final de etapa un tanto decepcionante que, esperemos, cobrará un sentido real cuando leamos la historia en su conjunto con los números que aún están por llegar.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados