Guardianes de la Noche #10

Guardianes de la Noche #10: Hermanos

Guardianes de la Noche #10«No era más que un completo idiota que vivía acobardado«

 

Interesante tomo el que cae hoy en nuestras manos de la serie de Guardianes de la Noche (Kimetsu no Yaiba). Sigue la batalla en el barrio del placer que se iniciara en el octavo tomo de la colección y la lucha, lejos de acercarse a su final, no hace más que dar vueltas y más vueltas, complicándose para héroes y villanos de forma alternativa en un excelente ejercicio de narrativa de acción por parte de Koyoharu Gotouge. Todos, y he de subrayar este todos, los personajes tienen su momento de gloria en esta saga y lo cierto es que esto es una pasada. Más aún, el hecho de que tanto Tanjirô como sus dos colegas sean poco más que aprendices vuelve a ser determinante y esto, que puede parecer una debilidad, es un tremendo acierto por parte de la artista.

 

Porque estamos cansados de ver, una y otra vez, al ninja despistado que es más poderoso que los que llevan años entrenando duro, al cazador de almas que hereda una espada y puede matar gigantes, al súper-guerrero que se basta y se sobra para acabar con todas las amenazas contra la humanidad… Guardianes de la Noche nos está presentando a tres críos que tratan de comprender de qué va el mundo en el que han despertado mientras se hacen a unas habilidades que todavía no dominan del todo. Es normal que cada vez que aparece un ‘pilar’ su poder, en comparación, parezca más bien una chiquillada. Pero eso no ningunea sus esfuerzos, ni los grandes progresos que hacen de un tomo a otro. En esta batalla vemos como Tanjirô da un paso de gigante en su evolución, pero sigue estando lejos de poder enfrentarse en igualdad de condiciones a los ‘lunas superiores’. Y esto está bien, porque si pudiera hacerlo, entonces los villanos ya no se verían tan amenazantes y la potencia de la historia se vería resentida.

 

«Seguro que te adoran y te están agradecidos de corazón«

 

También es curioso este tomo por la manera en que se ha puesto a girar en torno a las relaciones entre hermanos. A nuestro protagonista le tiene que salvar su hermana demoníaca, a la villana ha de hacer lo propio la sangre de su sangre y, entre medias, tenemos un flashback que nos lleva de nuevo a hablar de Kyôjurô Rengoku, su padre y su hermano. Gotouge nos plantea las relaciones entre hermanos como si estos formaran parte de un mismo todo. De manera que ninguno de ellos estaría completo sin la presencia de los demás. Tanjirô humaniza a Nezuko del mismo modo que ella hace que éste no se vea consumido por su propio poder, pero es que entre los villanos Gyutaro es alimentado por su hermana, pero a la vez es él quien la protege cuando todo parece perdido para los dos. Porque no podemos olvidar tampoco que los villanos de este manga tienen un componente dramático excepcional, que hace que no podamos detestarlos por completo, pues no son sino víctimas de un mal superior, que se aprovechó de sus miedos y debilidades, pero que siguen manteniendo un resquicio de humanidad en su interior.

 

Guardianes de la Noche #10

Guardianes de la Noche #10

 

Guardianes de la Noche crece y gana en profundidad y calidad con cada nuevo número que leo. No en vano es una de las mayores sensaciones del shonen de los últimos años. El manga, ahora terminado en Japón, ha sabido muy bien cómo mantener a sus lectores en vilo número a número, ya fuera a través de las entregas semanales o de los tomos que, como éste, han terminado en las estanterías de las habitaciones de medio mundo. No nos encontramos simplemente ante un buen shonen de peleas y seres sobrenaturales, sino que tenemos delante una obra llena de matices y segundas lecturas que merece la pena leer con calma e inteligencia.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados