La Flota Fantasma

La Flota Fantasma: Bloody Hell

La Flota Fantasma«No me importa si es el Arca de la Alianza o el mismísimo Diablo«

 

Tiene gracia que un día después de leer y reseñar el gamberro, pero moralista, Second Coming de Mark Russell caiga en mis manos La Flota Fantasma, de Donny Cates. Pasamos de la visión personal que sobre Jesucristo tiene un autor y su interacción con una suerte de Superman a una historia demoníaca y salvaje con un tipo que, todo sea dicho, se da un aire con el protagonista de nuestro anterior relato, pero que dista mucho de predicar aquello de la paz y el perdón. En su lugar nos ofrece una matanza de esas que sólo podemos imaginar en las locas locas llanuras desérticas del centro de los Estados Unidos de América. A ritmo de Iron Maiden y su Fear of the Dark.

 

Fuck Yeah!

 

Cates lleva mucho tiempo queriendo plasmar esta historia (una de las que le motivaron a entrar en esto de los cómics) y lo cierto es que cuando uno comienza a leerla, se da cuenta de que tiene en sus manos a un Cates desmelenado que está haciendo exactamente lo que le da la gana. Y, ¡joder!, es muy divertido. Si sigo con mis comparaciones con la obra de Ahoy Comics que reseñé, ésta (de Dark Horse) no pierde el tiempo en moralejas ni lecciones acerca de la fe o la convicción. La Flota Fantasma es puro divertimento. Es un viaje a doscientos kilómetros por hora en línea recta hacia el horizonte, lanzando fuego por el tubo de escape y no mirando jamás hacia atrás.

 

«Y sí, seguro que están dándole al sexo ahí dentro«

 

Dice Cates que su inspiración vino de las obras de John Carpenter y lo cierto es que tiene algo del aroma que desprenden éstas, pero la personalidad del guionista detrás del Motorista Fantasma Cósmico es tan clara y poderosa a lo largo de todo el cómic que se agradece esa fantástica entrevista que las buenas gentes de Norma Editorial incluyen al final de la presente edición. Con todo, no me resulta complicado ver esta locura convertida en un filme (casi mejor si es de serie B) en la que no desentonaría el Kurt Russell de 1997: rescate en Nueva York o 2013: Rescate en L.A. (¡veis, de nuevo Carpenter!). Aunque lo cierto es que ese espectáculo pirotécnico que sirve como apoteosis final del cómic muy probablemente pidiera una mayor inversión. Aunque sólo fuera para poder habitar cómodamente en nuestras pesadillas.

 

La Flota Fantasma

La Flota Fantasma

 

A La Flota Fantasma hay que acercarse sabiendo bien lo que es: pura diversión, violencia y camiones volando por los aires. El cómic, casi como si fuera un chiste dentro de otro chiste, se estrelló de lo lindo en 2018, cuando tanto Cates como Daniel Warren Johnson estaban comenzando a sonar en todas partes, pero no demasiado. Eso explica que, de la longitud original de doce entregas, el cómic al final se quede en unas (escasas) ocho. Y quizás so explique también que haya personajes, como Beth, cuya historia no termina de cuadrar y su trasfondo no acaba por funcionar. Pero es que uno no lee La Flota Fantasma buscando eso, sino esperando regueros de gasolina, fuego, explosiones y persecuciones endiabladas.

 

Y de eso tiene de sobra.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados