Dominó #1

Dominó #1. Instinto Asesino: Brotes verdes

Dominó #1«Hola mundo, soy tu chica salvaje«

 

Ser feminista está de moda. Entendedme. No me refiero a que en la calle esto sea una moda pasajera de las que al cabo de un tiempo no se vuelve a saber nada. Me refiero a que muchas empresas están haciendo del clamor de la calle un negocio rentable y muchas veces vacío de contenido y mensaje confuso. Las editoriales de cómics no son ajenas a esta triste manera de ensuciar algo necesario y digno y, en los últimos años, hemos sido testigos de algunas cabeceras sonrojantes (y rápidamente olvidadas) que buscaban hacer ruido en lugar de ofrecer una lectura de calidad con el trasfondo que fuera. Llevémoslo a un escenario que lleva también muchos años en lucha justa: cuando Brian Michael Bendis lanzó los Nuevos Vengadores y Luke Cage se erigió como su natural líder sin aspavientos se luchó bastante más por la igualdad que cuando Marvel le encargó a Al Ewing que escribiese una serie (Poderosos Vengadores) en la que todos los integrantes pertenecieran a minorías raciales. La primera era una serie más del universo de la Casa de las Ideas, la segunda era un producto anclado en la intención de la editorial de arañar lecturas en plena ola de odio racista en los Estados Unidos.

 

Por suerte, junto a todo este alud de series a remolque de la noticia, van saliendo algunos proyectos que realmente merecen la pena. Que seguramente también tengan en su origen la intención de subirse al carro por parte de la editorial de turno, pero que tienen la suerte de contar con un/a guionista lo suficientemente avispado/a como para proponer algo que merezca realmente la pena (Ewing hizo magia con el pobre planteamiento de sus Poderosos Vengadores en última instancia). Este es el caso de series como la que nos ocupa hoy. Dominó, personaje noventero y eterno secundario en series mutantes del corte de Fuerza X, se hace con una serie al calor de su participación en la segunda película de Deadpool y con la intención de llamar a las lectoras de cómics con el reclamo de un protagonista femenino, pero tiene la tremenda suerte de caer en manos de Gail Simone y David Baldeón, que nos dejan con un primer tomo en Panini que vale su peso el oro y diamantes y nos deja con muchas ganas de más tras pasar su última página.

 

«¡¡¡Soy una princesa Disney!!!«

 

Simone nos propone una serie divertidísima en la que Dominó forma equipo con otras dos mujeres a medio camino entre el heroísmo y la villanía como pueden ser las también secundarias (siendo generosos, yo diría que incluso cuaternarias) Forajida e Iguana. Las tres juntas se dedican a trabajar como mercenarias al mejor postor (bajo un finísimo barniz moral) hasta que el pasado de Neena Thurman (nuestra protagonista) vuelve para darles caza a las tres. A partir de aquí nos encontramos con una serie de aventuras en la que exploramos a la vez la historia del personaje y profundizamos en el sentido y el potencial de sus poderes a la vez que echamos por tierra aquella vieja idea (tan bien llevada a la comedia en el filme de David Leitch) de que un personaje cuyo principal poder fuera «tener suerte» no podría jamás protagonizar una buena historia.

 

Dominó #1

Dominó #1

 

Baldeón, por su parte, pone su dibujo al servicio de la acción y la comedia de manera brillante. La serie de Dominó halla en el cántabro al aliado perfecto para conquistar a los lectores. Su dibujo nos presenta a una Dominó lanzada a la acción, pero que rápidamente nos lanza alguna clase de chiste, se trata de un personaje que mola ver de cuerpo entero saltando sobre sus enemigos (y aliados), pero que gana enteros a través de las expresiones que le regala el artista al que ya entrevistáramos hace un par de años con motivo de su participación en Guerreros Araña.

 

Dominó, pues, es una serie en la que rápidamente olvidamos la premisa de una colección cuyos principales personajes son tres mujeres de armas tomar para sumergirnos en una historia que nos atrapa y divierte al ciento veinte por ciento. Ahí está la verdadera magia y ahí está el mejor mensaje feminista: Dominó es un personaje fuerte repleto de fallos y miedos, es una protagonista con la que cualquiera de nosotros puede identificarse. Sus amigas son también personajes imperfectos que luchan cada día por superar sus pasados y que darían lo que fuera por una compañera a la que respetan pese a sus ángulos oscuros, como cualquier buen amigo haría. El momento que vive el feminismo a nivel mundial nos está dejando con algunas iniciativas empresariales cuestionables, pero series como esta nos demuestran que ya hay brotes verdes y que el mensaje comienza a calar en una sociedad que se encuentra en uno de sus mayores y más profundos procesos de cambio.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados