Kingpin

El Reinado del Diablo #4: Ira

El Reinado del DiabloEl Reinado del Diablo ha ido de más a menos. De poner en jaque a toda Nueva York y la comunidad superheróica a concentrarse en la ira compartida de Wilson Fisk y Matt Murdock; ambos destruyendo la vida del otro sin compasión. La ira ha cegado a Fisk hasta el punto de perderlo todo y la ira ha recordado a Murdock que hay mucho por hacer para salvar el mundo.

 

«¿Dónde ha ido cuernecitos? ¡Hombre sin miedo, sí, claro!«

 

A falta de saber qué cuenta el epílogo del evento (que apunta más a abrir nuevas tramas que a hacer un control de daños de la guerra de Fisk) y con la duda de si la miniserie de Elektra como Daredevil ofrece más preguntas que respuestas (en esta última entrega Chip Zdarsky abre el interrogante de si el citado tie-in es de lectura recomendada o no), podemos dar por cerrada una historia que nos ha recordado a los buenos tiempos de Brian Michael Bendis como arquitecto de los eventos marvelitas.

 

Este cuarto y último capítulo del evento pone frente a frente -al fin- a Daredevil (a los dos, Elektra y Matt) con un Fisk fuera de sí, así como al grueso de los Vengadores contra el Hombre Púrpura. Dos peleas con muchísimo impacto… que se resuelven casi tan pronto como empiezan. Es tal el ritmo que le imprimen Zdarsky y Marco Checchetto a la aventura que en muchas ocasiones nos dejan con la miel en los labios. Aún así Checchetto tiene tiempo para ofrecer algunas de las mejores escenas de la saga, como el intercambio de golpes que tiene lugar entre Murdock y Fisk a mitad de capítulo.

 

Solventadas las peleas, con la misma intensidad y frenetismo, Zdarsky cierra las principales tramas y encarrila el futuro inmediato de los grandes protagonistas del evento. Pero lo hace de tal forma que no genera ninguna necesidad en el lector que llegara de nuevas al evento. Es decir, el desenlace de El Reinado del Diablo es un final con todas sus letras. Sí, hay quienes toman decisiones y quienes ven su futuro a corto plazo comprometido, pero a grandes rasgos este final puede considerarse un punto y aparte para la mayoría de los implicados.

 

Las posibles derivadas y ramificaciones en las series regulares, de haberlas, serán en el epílogo que seguirá a este cuarto episodio; pero se tratará de una lectura complementaria, sin mayor peso para el significado de esta miniserie.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados