El Viejo Logan #89

El Viejo Logan #88-90: Envejecimiento acelerado

El Viejo Logan #88«Esto es Madripur. Siempre están pasando cosas«

 

Recuerdo una época en la que leía y reseñaba los cómics del Viejo Logan de uno en uno. No hace mucho de ella y la única diferencia con la actualidad (aparte de la carga de trabajo acumulado en mi escritorio) era que me interesaba qué iba a ocurrir con Logan en esta cabecera. Tan crudo y tan duro como eso. De un tiempo a esta parte no es que las historias sobre la versión envejecida de Lobezno hayan pasado a estar peor escritas, es que directamente me han hecho desentenderme del mutante de las garras de adamántium. Ayuda, por supuesto, saber que el Lobezno de siempre está a la vuelta de la esquina preparando su regreso por todo lo alto. Pero hay más detrás de esta desidia.

 

Por un lado está el retorno de Mariko. Dicho personaje siempre ha sido un recuerdo agridulce para el mutante: una nota acerca de una de sus mejores épocas y un clavo en la memoria que le lleva a uno de los momentos de mayor pérdida. Su vuelta a la vida por obra y gracia de La Mano puede dar mucho juego de aquí a unos meses, pero es un truco barato equiparable a traer de vuelta al tío Ben de Peter Parker. Sencillamente hay muertos a los que habría que dejar en paz. La trama de Logan en Japón no se ha beneficiado para nada de la presencia de la Samurái Escarlata y ha hecho que la aparición de un personaje tan icónico pase por nuestras vidas como una mera anécdota destinada a servir a quien se haga con la serie tras el fin de la actual etapa.

 

«Te parezco de los que beben cerveza artesanal«

 

Por si fuera poco, comenzamos a contemplar en Logan una paulatina degeneración de sus poderes regenerativos como ya vimos hace un tiempo en el Lobezno de toda la vida. Curiosamente justo antes de que se viera sepultado por una lluvia de adamántium líquido que lo ha mantenido en barbecho hasta él momento actual. Se prepara (y de manera descarada) una salida para el Logan anciano de la serie y, quién sabe, puede que también del mundo de los vivos. El personaje no ha tenido nunca demasiados motivos para mantenerse al pie del cañón en un mundo que ya no es el suyo y en el que sus hijos nunca llegarán a nacer. Puede que estas cada vez más crepusculares sagas sirvan para que el anciano mutante se retire definitivamente… o puede que volvamos a contemplar como nuestro protagonista muere matando. En cualquiera de los casos, el hecho de saber hacia dónde se encamina la serie está acabando con el poco interés que pudiera despertar entre los lectores tras la marcha de Jeff Lemire.

 

El Viejo Logan #89

El Viejo Logan #89

 

Para rematar la faena Mike Deodato Jr. abandona la nave por decisión de los mandamases (que o bien ya no confían en el trabajo de Ed Brisson o bien les da igual todo en esta terrorífica Marvel Legacy) a mitad de saga para dar paso a Ibraim Roberson (muy ligado a los mutantes y de trazo continuista, pero distinto al de su antecesor) y Dalibor Talajić, cuyo arte ya difiere de manera notable con todo lo que hemos visto en la serie hasta el número del último mes. Esto, de por sí, no es del todo negativo (los cambios artísticos son ya tan frecuentes en la Casa de las Ideas que me comienzo a acostumbrar), pero es un clavo más sobre el ataúd de una serie que no ha logrado remontar el vuelo tras el intento por parte de la editorial de evitar que fuera por libre en lugar de comulgar con la sacrosanta continuidad.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados