Excalibur #18. Reinado de X: Hola, Merlín

Excalibur #18No sabemos cuánta vida le quedará a Tini Howard y Marcus To en Excalibur (ni cuánto más aguantará la cabecera sin ellos… si es que lo hace), pero estamos disfrutando con cada entrega como si fuera la última. Con permiso de Merodeadores, y con un buen puñado de números a sus espaldas respandándola, Excalibur ha sabido erigirse como la serie más estimable de todo el skyline surgido tras Amanecer de X en el cosmos mutante. Ni siquiera Hickman, que huyó de Nuevos Mutantes y cedió también el testigo de La Patrulla-X, ha logrado mantener la constancia de Howard y To, que rara vez han defraudado.

 

«Eso se ha acercado mucho a una petición como es debida, ¿lo sabes?»

 

Y para muestra el desenlace del capítulo anterior y la forma de resolverlo, «fuera de plano», en este número. Lejos de recrearse en las consecuencias de tan impactante escena, la pareja creativa opta por una elipsis que aporta un mayor dramatismo a la situación a la que se enfretan la Capitana Britania y sus chicos, con cada vez más enemigos a los que combatir. La acción se divide en dos frentes, uno en La Tierra, con el aquelarre de Akkaba enfangando las ya maltrechas relaciones diplomáticas entre Reino Unido y Krakoa; y otro en Otromundo, donde un vehemente Merlín aspira a recuperar la gloria a costa de los mutantes y Saturnina.

 

Por un lado, pues, Pete Wisdom acapara una buena cota de protagonismo, aunque no cómo a él le habría gustado. Su hasta ahora peliaguda posición entre dos lealtades (más exagerada que la de Betsy Braddock, quien a pesar de su título siempre ha puesto al homo superior por delante de la corona británica) ha dado paso a una realidad personal en la que ya no caben las ambigüedades y parece dispuesto a mancharse las manos. Será interesante verle en acción tras tanto tiempo en el banquillo, más ahora que presumiblemente tendrá que «ocupar» el hueco dejado por Pícara, que tras los acontecimientos de la Gala Fuego Infernal ha engrosado las filas de la renovada Patrulla-X de Gerry Duggan y Pepe Larraz.

 

Excalibur #18

 

Por otro, como adelantamos ya en el propio título de la reseña, Merlín. En los últimos tiempos le hemos visto aquí o en Nuevos Mutantes con una tez oscura y agria, alejada de la imagen del aliado que se le presupone dado su historial con Brian Braddock, el antecesor de Betsy como Capitán Britania. El mago, regente de las hadas, planea derrocar a Saturnina y acabar con la incipiente influencia mutante en Avalon y Otromundo; pero se guarda algunos ases en la manga. No solo por la revelación que nos ofrece en la última página (y todas las preguntas que trae consigo), sino por lo que parece callar. En determinado momento del capítulo surge el interrogante de cómo perdió el control de Otromundo y Saturnina ocupó su lugar. Y ella, en lugar de aclarar nada, aviva el misterio. ¿Qué quiere realmente Merlín y qué más esconde Saturnina?

 

La recta final de Excalibur se presenta apasionante.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados