Iron Man: Extremis

Iron Man. Extremis 1.5: Reconstruyendo a Tony Stark

Iron Man: Extremis«Los de Nokia llorarán como críos en cuanto lo vean«

 

En Los Vengadores (Joss Whedon, 2012), en mitad de una desagradable discusión, el Capitán América se encaraba con Tony Stark para decirle algo así como «…un hombre con una armadura… Si te la quitan, ¿qué eres?«. El personaje interpretado por Robert Downey Jr. respondía con uno de sus taquilleros chascarrillos, pero la cuestión quedaba ahí: En un mundo poblado por seres capaces de convocar al relámpago o de acuchillar con garras de un metal indestructible ¿dónde queda el hombre embutido en un traje metálico? Iron Man debía evolucionar si quería jugar en la misma liga que sus compañeros e, incluso, llegar a liderar la todopoderosa SHIELD.

 

Pero la entrada del carismático superhéroe en el siglo XXI (algo tardía, ya que este cómic data de 2005) no podía hacerse de cualquier manera. La alta tecnología siempre había dominado la vida del científico playboy, había llegado la hora de hacer de Tony Stark una verdadera «máquina de guerra». Para ello se entró en contacto con el autor de la estupenda RED (que más tarde adaptaran al cine con Bruce Willis de una manera tan… distinta) y se le propuso el reto de su vida. Pero Warren Ellis no es de los que se achantan, el escritor inglés lleva ya muchos años explorando nuestros secretos más oscuros a través de historias que cruzan la fina línea de lo moral y se adentran en el terreno de nuestros demonios interiores; para él coger el personaje de Tony Stark, llevarlo al límite de la resistencia para sobrepasarlo y después reconstruir el personaje a partir de sus fragmentos no fue sino un paso natural y bien estudiado.

 

Pero no sólo eso, el nuevo Tony Stark debía de estar a la última en tecnología y ésta no debía limitarse al traje rojo y dorado que tantas veces hemos visto. No, el nuevo Stark iba a estar involucrado en proyectos tan diversos como el mundo de la telefonía móvil o el de los implantes cibernéticos. Ellis también había pensado en ello y rodeó en su guión al multimillonario de toda clase de artilugios sorprendentes y, a la vez, bastante creíbles (alguno de ellos está a punto de salir al mercado) que no hacen sino señalar la cada vez más marcada simbiosis hombre-máquina existente en el protagonista de este cómic.

 

Iron Man: Extremis

 

«En vuestras tumbas pondrán como epitafio ‘Casi Fueron Útiles’«

 

Tan importante era regenerar el personaje de Stark, que Ellis decidió que el villano de la historia sería un completo desconocido del cual pudiéramos olvidarnos sin problemas (lo cual plantea una primera y llamativa diferencia con respecto al filme que se estrena el 26 de abril en España y que adapta esta trama) Aún y con todo, uno no puede dejar completamente de lado al perturbado de Mallen ya que el guionista inglés puede, de repente, lanzar una estocada al corazón de la América profunda en dos viñetas y quedarse tan pancho.

 

Extremis es también una reflexión sobre el concepto del héroe. ¿Por qué ponerse mallas? ¿Por qué pelear contra supervillanos? Ellis viene a decir que la responsabilidad de un hombre para con su creación lo ha de llevar necesariamente a intentar grandes cosas con ella… Y, sin embargo, también nos habla sobre el deseo inherente al ser humano de trascender, de vivir por siempre en el recuerdo de la gente. Estas dos fuerzas son las que mueven a Stark a luchar a vida o muerte protegido por un frágil caparazón, lo cual viene a significar que si Einstein hubiera dispuesto de los recursos ilimitados de los que dispone nuestro personaje marvelita, la historia de la bomba atómica habría sido bien distinta.

 

Iron Man: Extremis

 

«Yo sólo soy un tío con una armadura de metal«

 

Este proceso de metamorfosis no podía haber contado con un ilustrador mejor que el talentoso Adi Granov. El portadista bosnio asumió el desafío de dar vida al guión de Ellis y nos regaló un apartado visual tan cercano al cine que en 2008 Jon Favreau pensó inmediatamente en él para que diseñara el traje que llevaría Iron Man en la película que significó el verdadero inicio del Universo Cinemático Marvel.

 

Es precisamente Granov el gran protagonista de esta reedición que Panini se ha sacado de la chistera. El dibujante nos deleita con un extenso reportaje sobre todo el proceso creativo que hay detrás de cada viñeta del superhéroe mecanizado y a esto debemos sumarle una interesante entrevista al bosnio por parte de Spotlight y una agradable galería de bocetos y portadas que completan uno de los tomos imprescindibles de esta primavera.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados