Lobezno y la Patrulla-X #16

Lobezno y la Patrulla-X. Academia Infernal: Plan de estudios

Lobezno y la Patrulla-XEl nuevo volumen de las aventuras de Lobezno y los chicos del Instituto Jean Grey dirigido por el guionista Jason Aaron tiene claro acento español, con la participación de Pasqual Ferry, Pepe Larraz y Salva Espín acompañando a los también dibujantes Nick Bradshaw (titular en el arco argumental recogido en el libro) y Ramón Pérez.

 

Panini Cómics sigue recopilando la divertida etapa de Lobezno al frente de la Patrulla-X dentro de su línea Marvel Deluxe con un libro que incluye el arco The Hellfire Saga y una aventura que cierra algunos flecos de sagas anteriores, además de las ya tradicionales cubiertas de la edición original y un artículo que sirve de prólogo al contenido del tomo. Antes de meternos de lleno en la historia que enfrenta a la Patrulla-X con el Club Fuego Infernal no detenemos un momento en Wolverine and the X-Men #29, un relato que ofrece una visión del futuro de la escuela dirigida por Logan a fin de enseñar al mutante de las garras de adamantium que su misión es importante, sus sacrificios valen la pena y que en la educación está la base del futuro. Dado el convulso devenir de la editorial en los últimos tiempos, el futuro aquí planteado no se materializará (al menos tal cual), pero eso no le resta atractivo a la historia planteada por Aaron, ni al mensaje que nos quiere transmitir.

 

The Hellfire Saga, el arco que conforma el contenido principal del libro, va en la línea del pequeño relato que lo precede mostrando justamente cómo no debe ser la educación de los alumnos-X. El Club Fuego Infernal, comandado por unos niños ricos con mucho tiempo libre, tiene como objetivo abrir un centro educativo para mutantes que rivalice con el Instituto Jean Grey y forme mutantes para sus malévolos planes. Aaron recrea una versión tóxica y retorcida de la escuela de la Patrulla-X siguiendo las mismas esctructuras, para jugar con las comparaciones y el reflejo perverso de la misión de los que fueran pupilos de Xavier. Así, en lugar de profesores-X tenemos a villanos de estos ejerciendo la docencia siguiendo unos métodos un tanto… peculiares. En lugar de clases de historia mutante o del uso y control de los poderes, encontramos lecciones de tratos con el Diablo o de armamento. Aaron ironiza y retuerce la idea con la que arrancó la colección. Lo que nunca falta en una escuela mutante, eso sí, es la Sala de Peligro.

 

A medida que descubrimos el funcionamiento de esta nueva escuela y cómo han acabado en ella algunos de los alumnos-X, Logan, Rachel Grey y compañía van sacando a la luz las actividades del Club Fuego Infernal hasta llegar al inevitable choque entre ambos grupos. Aaron es un autor que ha demostrado no pocas veces su desparpajo y au animadversión a los conceptos inamovibles. Desde el respeto a la herencia todo es susceptible de ser manoseado y manipulado para favorecer el juego. De ello no se escapa ni el Club Fuego Infernal, que de su tradicional apariencia elitista y perversa con miembros como Sebastian Shaw o Emma Frost, pasa a ser el patio de recreos de Kade Kilgore, un chaval de 12 años. Y esto, lejos de servir de excusa para que los puristas se rasguen las vestiduras ante lo que consideran sagrado, da nueva vida a unos personajes, por lo general, con más de 40 años de historia.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados