Los Cuatro Fantásticos

Los 4 Fantásticos. Antítesis: Autoestima


Panini Cómics publica en formato rústica un pequeño volumen dedicado a la primera familia escrito por Mark Waid y dibujado por Neal Adams. Un equipo creativo de renombre que nos trae una aventura con sabor añejo, perfecta para seguidores de los imaginautas.

 

Solo los humanos se valen de la compasión para alcanzar la grandeza

 

Lejos de enmarcar la aventura en el tiempo presente, con las repercusiones del evento Imperio o la realidad mutante de Amanecer de X, Waid y Adams optan por llevarla a un momento más “sencillo”, pero igual de apasionante para Sue y Reed. Todavía no ha habido ninguna guerra civil entre los héroes, ni el multiverso no ha sido destruido y rehecho  desde cero. Ben no se ha casado con Alicia y formado su propia familia y Franklin es un niño pequeño y Valeria es solo un bebé. La intención última es la de concebir un relato atemporal, que pueda leerse independientemente de vaivenes editoriales y de continuidad. A eso se debe también la elección de los personajes y conceptos con los que interactúan los protagonistas: Galactus y la zona negativa. Quizás -sobre todo en el tono y tratamiento de personajes- hay un exceso de clasicismo que puede escamar al lector más contemporáneo, con algunos diálogos y roles propios del cómic de hace varias décadas.

 

Los Cuatro Fantásticos

 

Pero más que anacrónica, esta decisión tiene mucho que ver con la coherencia interna de la historia en su intento de encontrar su encaje en una época en la que Reed y Sue apenas empezaban a disfrutar de la responsabilidad de ser padres. Y es importante subrayar este aspecto porque buena parte del “conflicto” tiene que ver con eso, con el vértigo y la emoción de lo imprevisible en la vida cotidiana.

 

La amenaza de Annihilus y Galactus sirve a Reed Richards de excusa para no afrontar sus propias dudas. Se le ve errático, temerario, inseguro. Pero ahí está la familia, leitmotiv principal de Los 4F, para apoyarle y ayudarle cuando lo necesita. No suele ser habitual ver a Mr. Fantástico en una posición tan vulnerable, falto de autoestima, pero sí lo es ver cómo la fuerza de los imaginautas radica en la unión y en la forma en la que se apoyan unos a otros sin condición.

 

Sin ser una historia memorable, Los 4 Fantásticos: Antítesis transmite como pocas aventuras cuáles son los valores que hacen tan especiales a estos personajes. Y nos regala momentos tan memorables como ver a Reed convertido en… o al cuarteto al completo imbuido de… con traje para la ocasión y todo.

 

Para completar este “viaje al pasado”, el tomo se completa con dos breves historias clásicas: The X-Men #65 USA y Fantastic Four #60 USA.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados