La mujer invisible

Los 4 Fantásticos #17-20: Secretos del pasado

Los 4 FantásticosDe un tiempo a esta parte Dan Slott está trayendo de vuelta algunos conceptos y situaciones clásicas de la primera familia, dándoles nuevo brillo para engatusar a veteranos y nuevos lectores por igual. En la colección publicada por Panini Cómics hemos visto, por ejemplo, como el Doctor Muerte ha vuelto a hacer gala de su malignidad y hasta Galactus ya se ha dejado caer en los menos de dos años de publicación que llevamos en España. Pero Slott ha querido rizar más el rizo y se ha atrevido con la reinterpretación del viaje fundacional de Los 4 Fantásticos como tal y del pistoletazo de salida del universo Marvel tal y como lo conocemos en la actualidad.

Dime que no he hecho semejante viaje para nada«

 

La palabra clave es esa: reinterpretación. El guionista norteamericano ha llevado a Reed Richards y los suyos a emular el accidental viaje que dio como resultado el nacimiento de Los 4F a causa de su exposición a los rayos cósmicos. En su afán explorador, el brillante científico (animado por Johnny Storm) convenció a los suyos para repetir el viaje y completar la frustrada misión. Para todo lo que habían visto hasta entonces, esto no iba a ser más que una excursión de fin de semana cualquiera. O eso creíamos. Tocando aquí y allá, creando y rellenando huecos que no sabíamos que existían (nuestros protagonistas tampoco) Dan Slott le ha dado un giro trepidante (y ciertamente perverso) a todo lo que dábamos por sentado del asunto.

Punto de origen no revoluciona la experiencia de Los 4 Fantásticos, ni tiene la pretensión de suponer un giro radical al rumbo futuro de la colección, pero sí que es cierto que matiza aspectos hasta ahora inamovibles y libera a algunos de los protagonistas de cargas que llevan arrastrando durante décadas. Slott es un tipo optimista y pretende llevar dicha mentalidad a nuestros protagonistas. Lo hace con una historia que, además, ofrece algunas simpáticas analogías con la trayectoria de los 4F junto a los Inhumanos y puede entenderse como una lectura crítica respecto al espíritu explorador inconsciente que no considera las repercusiones de sus actos sobre el entorno al que se dirige: «(…) como exploradores, somos algo más que observadores. Cada actor que hagamos, cada decisión que tomemos, puede cambiar un mundo para siempre«. En este sentido, la presencia de la reserva india Keewazi, así como de Wyatt Wingfoot no es casual.

Sobre la estructura de la aventura, Los 4 Fantásticos #17 (aparte de cerrar de forma un tanto fría la miniserie de espías La Mujer Invisible de Mark Waid), prepara el terreno para la bomba informativa que da paso a un trepidante Los 4 Fantásticos #18 en el que no faltan las moralejas y Ben puede lanzarse a repartir tortas a diestro y siniestro.

La aventura que reunirá de nuevo a Wingfoot y Los 4F aún se hará demorar un poco, pues Panini Cómics ha decidido aprovechar la ventana abierta con el final del arco argumental para recuperar dos one-shot que habían quedado inéditos hasta ahora: Fantastic Four: 4 Yancy Street y Fantastic Four: Negative Zone, en los que Gerry Duggan y Ryan North, respectivamente, suceden a Dan Slott para dar su visión sobre estos escenarios tan apegados al entorno fantástico. Duggan (insistimos, en cuanto Slott deje la serie, debe encargarse él de escribirla) se centra en Ben Grimm y en la importancia que tiene para él la calle Yancy, explorando el inevitable proceso de gentrificación del barrio del sobrino de la tía Petunia por la llegada de la primera familia. La mera presencia de un superhéroe puede afectar de mil maneras a la gente que le rodea y este es un ejemplo perfecto. North, en cambio, repara en una de las situaciones derivadas de la ausencia de Sue y Reed de La Tierra durante varios largos meses que dio con la aparición de los Fantastix como sus sustitutos y su adquisición del mítico edificio Baxter. El nombre del capítulo engaña, pues no vamos a tener ni rastro de la Zona Negativa, sino que descubrimos, de la mano de estos aspirantes, que no hay que ser famosísimos para ser héroes, sino tener la voluntad de querer serlo. North y Duggan escriben un par de pequeñas historias muy inspiradoras que saben recoger lo mejor de la dimensión humana de Los 4F.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados