Marvels X

Marvels X: Así sí

Marvels XAunque con el tiempo la propuesta fuera enfangándose por exagerada acumulación de conceptos que dificultaban la compresión y disfrute de la obra y por un precipitado desenlace que impidió reconducir la situación, lo cierto es que el tríptico Tierra X de Alex Ross y Jim Krueger aparecido entre finales de los 90 e inicios de los 2000 supone una de las historias más ambiciosas e interesantes que ha dado Marvel Cómics en años. Una tortuosa -pero no falta de esperanza- visión del futuro y un homenaje a la historia marvelita que, con motivo del 20 aniversario de la publicación de su primer número (marzo de 1999), recibió un nuevo capítulo en forma de precuela de la mano de los mismos Jim Krueger y Alex Ross.

 

«No veo el mundo como tú. No puedo… no tengo tu esperanza«

 

Marvels X es un vistazo a aquellos días que supondrían un punto de inflexión en el universo Marvel y darían lugar al escenario de Tierra X. Pero es un vistazo no a través de los superhéroes, sino tomando a un chico humano -el último humano- como protagonista, en un doble homenaje tanto a Tierra X como a otro de los grandes hitos de Ross en la Casa de las Ideas: Marvels.

 

La premisa es interesante. En un mundo en el que un virus está mutando a toda la población, los héroes dejan de ser especiales (en el sentido de sus capacidades y naturalezas sobrehumanas), y solo un niño parece quedarse al margen. A su manera, tanto el pequeño protagonista como los superhéroes que representaban el ideal y esperanza de la humanidad han de redefinir su rol en una tierra que está dejando atrás -de la forma más traumática posible- «la era de los dioses y los prodigios«. La trama de Marvels X, según avanza, se siente sencilla, pero las preguntas y reflexiones que arroja son lo que la hacen interesante y sitúan como un estimable agregado a la mitología de Tierra X. Los autores, además, se esmeran en proponer referencias y guiños al que será el futuro de los personajes y propone el germen que explica la conversión de algunos de sus protagonistas (siendo el caso de Spiderman el más representativo de todos).

 

Marvels X

 

Así es como deberían enfocarse este tipo de productos. De sobra, el lector sabe que la intención última de estas publicaciones (precuelas, secuelas, historias derivadas…) es la de reverdecer viejos éxitos, acercar estos a nuevas generaciones y hacer negocio a partir del factor nostalgia; pero suele haber dos tipos de aproximaciones a dichos éxitos: por un lado, con relatos que no van más allá de la explotación de la marca, no aportan al original y terminan viéndose innecesarios y, por otro, relatos como este, que respetan el legado -y recuerdo- de su original, enriquecen la experiencia y se saben trabajados.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados