Runaways #2: Amigos para Siempre

Runaways #2. Amigos para Siempre: No crezcas nunca

Runaways #2: Amigos para Siempre«Chase Stein es el hombre de la casa. Es el mayor y el más alto«

 

¿Es Runaways lo mejor que está publicando actualmente Panini en su línea marvelita? La verdad es que no puedo afirmarlo con rotundidad por aquello de que para gustos los colores, pero la serie de Rainbow Rowell se puede contar fácilmente en el top tres de las publicaciones que más satisfecho me dejan a día de hoy cada vez que cierro un tomo. Sin apenas superpoderes, sin villanos de renombre, sin grandes peligros para la humanidad ni para el continuo espacio-tiempo. Simplemente con una serie sobre adolescentes y jóvenes adultos tratando de sobrevivir a un mundo tan peligroso y complicado como puede serlo el mismo por el que tú y yo caminamos, reímos, respiramos y morimos.

 

Rowell dedicó el primer arco argumental a volver a juntar a esta disfuncional familia de hijos de villanos y destina esta segunda saga a mostrarnos como funcionan cuando les dejas solos durante un tiempo. Y el resultado no podía ser más fresco y divertido. Cuesta muy poco sentirse identificado con casi cada uno de los personajes de este cómic y eso, amigos míos, es muy difícil en una serie en la que cada uno de sus seis personajes es tan protagonista como los demás. En Amigos para Siempre nos podemos ver representados en casi cualquiera de las etapas por las que pasamos en su momento o por las que estamos pasando actualmente (bueno, siempre y cuando no superéis los cuarenta y tantos, lo siento, entonces ya sois adultos-adultos).

 

«Solo se trata de una niña de trece años«

 

Tanto Chase Stein como Nico Minoru son dos jóvenes que van asumiendo que el estadío adulto ha terminado por llegar. Trata de asumir nuevas responsabilidades, pero se niegan a abandonar el sótano con sus juguetes, porque eso supondría romper definitivamente con una etapa de sus vidas más sencilla y sin tantas complicaciones. Karolina Dean está justo un paso por detrás: ve acercarse el momento en el que deberá finalmente tomar las riendas de su vida y se aferra a su juventud con dientes y garras aún a costa de sus relaciones. Gert es una adolescente en toda la extensión de su palabra, repleta de inseguridades, contestona y que poco a poco (hay un capítulo maravilloso que lo ilustra) va tomando consciencia de su lugar en el mundo y de lo insignificante de los problemas que para ella siempre han sido un mundo. Y luego están tanto Molly como Victor Mancha, cuyas historias son las de mayor enjundia en este segundo volumen.

 

Runaways #2: Amigos para Siempre

Runaways #2: Amigos para Siempre

 

Por diferentes motivos, ambos personajes representan, como Karolina, una resistencia al cambio. Victor porque intuye que aceptar un nuevo cuerpo significará tener que tomar una serie de decisiones con su vida que no está preparado para afrontar y Molly porque ve desde la primera fila el espectáculo dantesco que representa el camino hacia la vida adulta de sus compañeros. Para ella sería mucho mas fácil no crecer jamás. Para ella y para cualquiera de nosotros. Pero aquí es donde Rowell es cruda y sincera: Podemos resistirnos a crecer, pero al final la vida siempre nos llevará por ese camino. Resistirnos no sólo es postergar lo inevitable, sino alejarnos de quienes más nos quieren y de todos los que sí que tengan el valor de mirar hacia adelante. La vida adulta es dura, cruel y llena de momentos amargos, pero quedarnos en su frontera significa convertirnos en proyectos fracasados, en renunciar a realizarnos para tratar de prolongar una sencillez que nunca ha existido. Quedarnos atrás es quedarnos solos. Menos mal que podemos, como los protagonistas de esta historia, engancharnos a amigos y familia para lanzarnos de cabeza al futuro.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados