Secret Wars #1

Secret Wars #1-2: Adiós Marvel, ¡Larga vida a Marvel!

Secret Wars #1Lo intentaron con todas sus fuerzas, como habría hecho cualquiera. Pero no bastó

 

Llevamos meses hablando de ellas y parecía que nunca iban a llegar, pero ya están aquí las Secret Wars, ya ha desembarcado en nuestras librerías el más grande acontecimiento marvelita de la historia. Uno llamado a quemar el universo en el que llevan desarrollándose historias durante décadas para reescribirlo de nuevo a partir del año que viene, con multitud de novedades y, por una vez, un cambio dramático en el statu quo marvelita al que tanto tendíamos a volver tras cada crossover multitudinario.

 

Jonathan Hickman lleva desde el inicio de Marvel Now! desarrollando una enorme historia para la que ha necesitado de las páginas de Vengadores, Nuevos Vengadores, Vengadores Mundiales y el crossover Infinito. A través de las páginas de todas estas colecciones hemos descubierto dos cosas: que la Tierra se había convertido en el centro del universo y que las acciones de Lobezno al final de la Era de Ultrón (y de otros mucho a lo largo de la larga historia de la editorial) habían debilitado tanto el tejido entre realidades que las distintas versiones de nuestro planeta estaban comenzando a colisionar en eventos conocidos como las incursiones.

 

¿Qué voy a hacer entonces con todas estas balas?

 

Ante esta nueva y apocalíptica amenaza los Illuminati se volvieron a reunir y llevan desde entonces trazando un plan tras otro para evitar que el Universo 616 perezca bien por el choque con otra realidad o a manos de los terroríficos seres que pueblan el espacio vacío entre dos planos de existencia. Cerca del final se llegó al extremo en que no pudieron más y una terrorífica agrupación de villanos (con Thanos a la cabeza y Namor en sus filas) tomó su lugar en la tarea de asolar y destruir toda Tierra que amenazase con impactar contra la nuestra. Pero al final, llegó un momento en el que nada funcionó, o más bien todo se rompió, y la incursión definitiva, de la Tierra 1610 (el Universo Ultimate) contra la Tierra 616 tuvo lugar. Esa es la historia que Hickman decide relatar en el primer número de estas nuevas Secret Wars.

 

Secret Wars #1

Los Universos 616 (tradicional) y 1610 (Ultimate) colisionan en Secret Wars #1

 

Secret Wars #1 cuenta la historia de una derrota ya anunciada. Cuenta qué es lo que pasa cuando los mayores y más Poderosos Héroes de la Tierra fallan, lo que ocurre cuando la suma de sus pequeñas debilidades es mucho mayor que la de sus muchas fortalezas. Y, aún con todo, Secret Wars #1 es una tremenda historia de heroísmo, de personas que no se rinden aún con todo perdido, de personajes diciendo adiós a una parte importante de sus vidas sobre el papel con toda la épica y el carácter con que les han ido dotando a lo largo de los años los distintos autores que los han ido modelando entre sus manos y pinceles. El primer volumen de este evento relata la muerte de los dos principales universos de la Casa de las Ideas, sí, pero Hickman se encarga de que ésta sea la muerte del guerrero, en combate y con cada uno de nuestros héroes dando lo mejor de sí mismos. Un tomo para guardar y enmarcar, de lo mejor que se ha escrito en Marvel en los últimos tiempos.

 

Dios Muerte… creó la luz

 

Tras una primer entrega tan espectacular, nuestras expectativas al llegar a Secret Wars #2 están por las nubes y lo que nos encontramos es… diferente. Hickman y un Esad Ribic pletórico han creado un Mundo de Batalla increíble y rico como nunca habíamos visto. Los meses que dura este evento se me antojan pocos en comparación con todo lo que hay para explorar en un globo terráqueo formado por retales de las grandes historias de Marvel. En las páginas de este segundo tomo se nos presenta un mundo que gira alrededor de los dominios de un Doctor Muerte autoerigido en dios sobre los demás mortales. A su alrededor se disponen todas las grandes sagas y colecciones de la casa, como los dominios de los Marvel Zombies y de la Era de Ultrón, amén de territorios dispuestos para dar cabida a universos que podrían haber pasado por extintos tras el colapso multiversal (tal es el caso de Avalón o Attilan).

 

Secret Wars #2

Muerte en Secret Wars #2

 

En este ‘brave new world‘ nos encontramos con un cuerpo de policía de fuerte influencia religiosa compuesto exclusivamente por diferentes versiones de Thor. El dios del Trueno, prácticamente invulnerable y un excelente soldado, se convierte en Mundo de Batalla en la mejor arma para mantener a la población controlada y dócil. Subiendo por la jerarquía de este nuevo mundo aparece el nuevo mejor amigo de Muerte, el Doctor Extraño en el papel de sheriff del condado, y Sue y Valeria Richards (a saber de qué universo…) como las ¿princesas? ¿acompañantes? ¿consejeras? de un emperador por lo demás silencioso y cruel, pero preocupado por lograr que todo funcione en un planeta que no es sino el paso previo a algo más grande y aún desconocido.

 

Hemos sufrido una brecha… y se debe contener

 

El caso de Extraño me resulta un tanto desconcertante, porque mientras que de las damas de honor de Muerte me espero cualquier traición y doble juego (no sería la primera vez que Sue juega a dos bandas en favor de los buenos), me sorprende ver a Stephen tan entregado a la misión de cumplir las órdenes de su amo. Cierto es que los actos finales del preludio a las Secret Wars lo han dejado prácticamente exento de alma y a merced de los designios del villano por antonomasia de los Cuatro Fantásticos, pero aún así…

 

Secret Wars #2

Thors en Secret Wars #2

 

Secret Wars #1 termina con una imagen y la segunda entrega avanza sólo unos pasos más allá de ella ocupado como está en presentarnos el escenario en que se ha de desarrollar el evento, pero estos pasos, al final del segundo cómic, vuelven a dar la vuelta a la historia y nos hacen esperar con ansias el tercer número (que debe estar al caer). Jonathan Hickman y Esad Ribic nos tienen preparadas ocho entregas de Marvel en estado puro y si la conclusión o el desarrollo de este evento son sólo la mitad de buenos de lo que hemos visto hasta ahora más vale que nos vayamos preparando.

 

Además, Panini vuelve a probar con esta colección la estrategia de publicar quincenalmente que tan bien le funcionó con La Muerte de Lobezno. Habrá quien se queje de que esto no es más que un saca-cuartos. No les quitaré la razón, pero gracias a esto podemos disfrutar en España de una edición idéntica a la norteamericana en la que las pausas dramáticas cada quince días se planean con meses de antelación. Personalmente prefiero estas grapas tan trabajadas (¡menudas portadas!) y manejables a los insufribles tomitos de 01, pero para gustos, colores…

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados