Tony Stark: Iron Man #4

Tony Stark. Iron Man #3-5: The perfect machine

Tony Stark: Iron Man #4«Así no podemos marcar la diferencia. Tenemos que ser más listos«

 

¿Me echabais de menos? Llevaba un tiempo sin acercarme por la parcela del Vengador Dorado y acabo de pegarme una rica panzada de unos y ceros en la saga que de verdad marca la intención y el jugo de la etapa de Dan Slott al frente de la colección. Todo el tema de eSCAPE, más que una excusa para demostrar la cantidad de marcas a las que Marvel puede hacer referencia por el hecho de ser parte del imperio mediático de Disney, se ha convertido en la antesala de una revelación que engancha directamente con Civil War II, el final de la etapa de Brian Michael Bendis y el regreso por la puerta grande del bueno de Tony a la que siempre fue su casa.

 

Slott no da puntada sin hilo y lleva desde el primer número preparando la bomba termonuclear que suelta al final de Tony Stark: Iron Man #5. La revelación, que mantendré en el ámbito del misterio por el momento, esconde una reflexión de brutal intensidad en el mundo en el que vivimos. ¿Qué es real? ¿La vida que vives cada mañana cuando vas al trabajo, calientas la silla de la oficina y le ríes las gracias al jefe de turno? ¿O la que disfrutas cada noche al convertirte en un cazador elfo de nivel treinta y ocho? Vale, igual tú, que estás leyendo esto y disfrutas enormemente de tu fantástico trabajo tienes muy clara la respuesta, pero ¿y ese chaval que no logra encajar en una sociedad cada vez más extraña? ¿Y esa chica que está harta de los sinsabores del mundo real?

 

«Tú eres la vaca que tuvo un ternero. El cuerpo de carne que desechó un pedazo«

 

Para ellos, el mundo virtual (ya sea en un videojuego, un foro o a través de las redes sociales) es el lugar donde pueden dar rienda suelta a sus verdaderas personalidades, a aquellas que no pueden mostrar ante los demás, porque no está socialmente aceptado, porque no tienen el descaro suficiente que sí tienen otros o porque, simplemente, hay facetas de nuestra alma que no nos atrevemos a mostrar a quienes mejor creen conocernos. Y es por ello que para toda esa gente el mundo virtual es casi tan real (o a veces más) que el físico. Me recuerda a cierto noble hidalgo castellano-manchego, o al argumento de Overlord, el manga que publica actualmente ECC en nuestro país.

 

Tony Stark: Iron Man #4

Tony Stark: Iron Man #4

 

Pero hay más, porque debajo de esta profunda reflexión subyace otra: ¿Qué es la familia? ¿Son aquellos con quienes compartimos una ascendencia genética? ¿Son las personas responsables de nuestra educación, nuestros valores, pero también de nuestros traumas y temores? ¿Podemos elegir a nuestra familia o es algo que imponen la sociedad y la naturaleza? Esta segunda carta que juega el guionista amenaza con destruir del todo el ecosistema que dejó Bendis antes de su marcha a tierras de murciélagos y kryptonita, sí, pero también nos obliga a replantear un concepto tan aparentemente inamovible como el de la familia. Vale que los tiempos están cambiando y nuevos modelos familiares han aparecido, pero seguimos contemplando la ecuación como el resultado de la suma de uno o dos adultos y n+1 críos a su cargo. Las tribus en las que los críos son un bien común y la familia la conforman todos sus miembros nos parecen cosas muy lejanas y la posibilidad de elegir voluntariamente a quienes llamamos familia se antoja como algo muy bonito de ver en una película, pero más complicado de trasladar a la vida real. Slott deja caer que quizás nuestras concepciones no sean más que una quimera y, estemos o no de acuerdo con ello, lo cierto es que el condenado nos está haciendo pensar de lo lindo mientras Iron Man se da de tortas en un videojuego.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados