Scarlett Johansson

El CEO de Marvel que no creía en las superheroínas

Érase una vez un señor que tenía un sillón muy cómodo en un gran despacho. Desde su magnánimo trono tenía el poder de decidir entre el bien y el mal, lo que era bueno que la gente viera y lo que no, lo que vendía muchas entradas de cine. Y así hacía, prestando siempre mucha más atención a los billetes de dólar que al servicio público que su posición le permitía (y que además le exigía) ejercer.

 

El protagonista de nuestro cuento no es más que Ike Perlmutter, uno de los CEOs de Marvel. Tras haber sufrido el Sony Hack, que ocurrió el pasado 24 de noviembre de 2014, algunas de sus comunicaciones personales han salido a la luz a través de WikiLeaks, y esta vez le ha tocado el turno a unos emails que intercambió con su homónimo en Sony, Michael Lynton.

 

Isaac Perlmutter

Isaac “Ike” Perlmutter

 

Lo que esto ha sacado a relucir, básicamente, es que el de Marvel argumenta que una película con un personaje femenino como protagonista no tiene sentido o no es rentable porque no se traducirá en un éxito de taquilla.

 

Al parecer había existido una conversación telefónica entre ambos dos directivos anterior a este correo, mandado durante el verano pasado, concretamente en agosto de 2014. De ahí nace un email que responde al asunto “Películas femeninas (Female Movies)” y en el que Perlmutter responde lo siguiente:

Michael, como hemos hablado por teléfono, aquí tienes unos ejemplos. Pero hay más.

  1. Elektra (Marvel): Una muy mala idea con un malo, muy malo resultado. http://www.boxofficemojo.com/movies/?id=elektra.htm
  2. Catwoman (Warner/DC): Catwoman fue uno de los personajes femeninos más importantes de la franquicia de Batman. Esta película fue un completo desastre. http://www.boxofficemojo.com/movies/?id=catwoman.htm
  3. Supergirl (DC): Supergirl fue uno de los personajes femeninos más importantes de la franquicia de Superman. Esta película se estrenó en 1984 e hizo 14 millones de dólares de recaudación en Estados Unidos, de los cuales 5,5 millones fueron sólo durante el primer fin de semana. De nuevo, otro desastre.

Saludos,
Ike

 

Lo que queda claro de este asunto es que el foco está en la parte económica. Pero también se deja caer cierto recelo, como si a este hombre le escociera ver a una tía llevando la voz cantante en algo más que un programa de recetas de cupcakes.

 

En algunas publicaciones se ha mencionado a Katniss de la saga Los juegos del hambre como un claro ejemplo de franquicia liderada por una chica con la que no sólo se ha hecho buena taquilla, sino también con la que se han forrado de pasta. Que vale que no es ni de Marvel ni de DC, y que no entra dentro del canon superheroico. El hecho de que sea un buen ejemplo viene marcado, sobre todo, porque es un pelotazo más cercano en el tiempo que los tres casos que proporciona Perlmutter (recordemos que Supergirl es de hace más de 30 años, Catwoman de 11 y Elektra de 8. Ayer mismo, vamos). En un mercado tan cambiante como el audiovisual, en el que no se sabe qué pasará mañana, una década es un mundo.

 

Jeniffer Lawrence

Katniss al más puro estilo Ojo de Halcón

 

Vivimos en la era dorada del cine de superhéroes, en el bukkake pantallístico de los personajes de cómic, en el apogeo máximo de los poderes inhumanos y las riquezas desorbitadas. Por eso, me permito preguntar… ¿Habrá pensado este hombre en Kick-Ass? Porque el actual Mercurio de Los Vengadores: La Era de Ultrón no era más que un pringao que sólo mejoraba a la sombra de Hit Girl. Y, ¿qué decir de Agente Carter? ¿O es que no ha habido pifias masculinas? ¿Acaso el Daredevil de Ben Affleck no fue, como muchos otros films capitaneados por hombres, un brutal batacazo?

 

También entra en juego el concepto de superheroína como el pivonaco con escote de infarto que te suelta una onda vital mientras se bambolean sus glándulas mamarias. Persiguiendo al malo subida a unos tacones como andamios, lucha más contra su traje que contra el villano para que ninguno de los dos se le escape. Quizás deberíamos reivindicarnos más, para dejar de ser caras bonitas. Porque Hulk puede ser más feo que un pie, pero Viuda Negra debe estar más buena que el pan. Cuando el argumento se reduce al de una peli porno, donde la historia se teje para proporcionar una excusa para embutir a la chica Bond de turno en un apretado traje de cuero, ¿quién espera que tengan éxito de público? Y lo que es peor, intentar arañar cuota de pantalla entre el género femenino a base de convertir a la heroína en la protagonista de un culebrón al más puro estilo Anatomía de Grey es como intentar vender más huevos Kinder a base de ponerles el envoltorio rosa.

 

Hulk Viuda Negra

Hulk y Viuda Negra en Vengadores: La Era de Ultrón

 

Al final los números son los que mandan, porque hay mucha gente dejándose muchísima pasta a modo de inversión detrás de estas películas, que querrán recuperar su dinero con creces. El tema es que el hecho de protagonizar una película no es el único factor de fracaso. Un mal guión, un pésimo momento o una mala adaptación determinan la suerte del film. Las pelis de Spiderman tenían a chicos al frente, el problema es que eran tan malas que de verlas pillabas el ébola.

 

Parece mentira que estemos ya en pleno siglo XXI y haya algunos especímenes de homo sapiens que aún no se hayan dado cuenta del cambio de milenio. Que sigan pensando en la mujer como un cacho de carne del que sacar provecho, sin ningún tipo de carisma, argumentando todo esto con el tan manido “que se vuelvan a su sitio, que es la cocina“.

Acerca de Nerea Navarro García

Avatar de Nerea Navarro García

Por el día hago webs, y por la noche escribo noticias. Malabarista del código y de la palabra escrita, no se nota que no sé de cómics. Cinéfila de medio pelo, los cinco años de carrera sólo me sirven para no tener faltas de ortografía. Melómana, dedicada a mis labores y filantropista.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados