Ben Reilly - Araña Escarlata

Ben Reilly – Araña Escarlata. Regreso al vecindario: Dos por el precio de uno

Ben Reilly - Araña EscarlataEncontrarse con esta portada en la tienda no debería sorprender a nadie. La recuperación de Ben Reilly para el entorno arácnido era la gran apuesta que había lanzado Dan Slott en el evento La conspiración del clon. Bien es cierto que no dejaba de ser una patata caliente para el autor que asumiera el reto. Había, sin embargo, algunos elementos que combinados de la manera correcta podrían hacer de esta empresa un rotundo éxito para los seguidores del universo Spiderman: la posición inicial de fugitivo y pseudo-villano de Reilly y el ansia vengativa de Kaine Parker. Sí, llegamos un escenario con dos Arañas Escarlatas.

 

El veterano Peter David (con dibujo de Mark Bagley y Will Sliney) es el valiente que ha decidido guiar el destino de uno de los personajes más controvertidos de la historia marvelita -¡dichosos clones!- y, con algún apuro que otro, aprueba en su misión. La situación previa a esta colección empujaba irremediablemente la trama hacia un único lugar, pero es a partir de ese momento clave (el encuentro entre Reilly y Parker) cuando la serie debe descubrir sus cartas y decidirse por un tono y un rumbo a seguir. Es aquí cuando llegan los altibjajos.

 

Con la historia que lleva arrastrando en los últimos años, Kaine Parker, un Spiderman torturado e implacable y sin las cortapisas de Peter, es todo un caramelo para cualquier guionista. Y de hecho cada aparición suya en Ben Reilly: Araña Escarlata eleva la calidad de esta a puntos realmente notables. Bien llevado Kaine es un personaje que aporta mucho dinamismo y permite que la acción salte de espacios oscuros a otros más lúdicos con mucha naturalidad. Es todo un “robaescenas”. Y aquí quien lo sufre es el personaje que da título a la colección, Ben Reilly. Cuando Peter David intenta compensar la situación y poner a cada personaje “en su sitio”, lo hace forzando mucho las cosas, de forma muy frenética, y descubre grandes a la misma velocidad que las desaprovecha y tira por la borda. El punto positivo es que tenemos dos Arañas Escarlatas por el precio de una.

 

El problema, como he apuntado antes, es la indefinición en torno a Ben Reilly, cuestión que se percibe perfectamente cuando la variable Kaine no está en juego, especialmente en el segundo arco incluido en el tomo (que además, para complicar las cosas, tiene lugar en el contexto de Imperio Secreto).

 

La nueva colección arácnida tiene potencial, y perfectamente puede ocupar el hueco dejado por Seda y, sobre todo, por Kaine Parker de cuya etapa podría funcionar como secuela espiritual, pero tal como funciona el mercado, tiene que darse prisa. En el segundo tomo Ben Reilly: Araña Escarlata deberá mostrar sus cartas y entonces sabremos si tiene algún as en la manga o todo era un farol.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados