Superman: Action Comics

Superman. Action Comics #5-8: El mundo de Oz

Superman: Action ComicsDorothy pronto se dio cuenta de que en la tierra de Oz no todo era lo que aparentaba ser, y que el mago se guardaba más de un as en la manga. Tras la lectura de los tomos #3-4 de Superman: Action Comics lanzamos las campanas al vuelo con demasiada premura. Si algo nos demuestra el puñado de capítulos que tenemos entre manos (Superman: Action Comics #5-8, publicados por ECC Ediciones) es que no debemos dar nada por sentado y que si Dan Jurgens y compañía creen que pueden enredar más las cosas, lo van a hacer.

 

Con todo lo acontecido en Superman: Renacido, las maneras de Superman: Action Comics se han visto modificadas. Aquella impresión de que el protagonismo era más compartido, con especial incidencia en Lois Lane y Lex Luthor, ha terminado quedándose en eso, en una impresión. La envergadura del relato ha “obligado” a Kal-El a asumir el peso de la cabecera (por algo lleva su nombre), dejando poco espacio para el resto del reparto.

 

Las tramas que encontramos en las entregas que nos ocupan vienen a arrojar luz acerca del misterioso Oz, personaje que vimos en Universo DC: Renacimiento y que desde entonces se ha dejado caer de cuando en cuando por la colección sin dejar claras ni sus intenciones, ni su identidad. Además de recordar y reescribir la historia del Clark y su familia. Esto a su vez hace que Superman: Renacido esté muy presente en las historias aquí narradas, sus consecuencias se sienten con insistencia en las páginas de Action Comics.

 

En los cuadernos #5-6 recuperamos a algunos de los villanos más pesados y peligrosos que han plantado cara al hombre de acero en los últimos tiempos. Además de a la cada vez más variopinta y extensa familia supermanera, haciendo ver que Krypton y su legado está más vivo que nunca. Superman Cyborg y Zod (a quienes vemos ya en las portadas de los cómics) plantean una evolución interesante en cuanto a sus fines y objetivos (sobre todo el segundo), y cómo viene siendo habitual en la colección en este tiempo, las semillas que hoy nos dejan pueden brotar con mucha fuerza en el futuro próximo. Así que, si bien la trama sigue la tónica actual, dinámica y con mucha acción, es la promesa de lo que vendrá, lo realmente interesante.

 

Respecto a los siguientes dos números (#7-8), se pueden entender como una suerte de fin de temporada en lo concerniente a lo explorado por la colección en todo este tiempo desde el arranque de Renacimiento. Ojo, final de temporada que no final de “serie”, porque si bien es cierto que muchos de los interrogantes en torno a Oz quedan resueltos, se presentan nuevos misterios que condicionarán el desarrollo de la cabecera en los próximos meses. Dan Jurgens, con la colaboración de Rob Williams, expone una serie de revelaciones y dilemas sobre la mesa de trabajo de Superman que a buen seguro no dejarán indiferente a nadie,

 

El temor ahora mismo no está en saber a dónde conducirá todo esto, sino si conducirá hacia algún lado. En el horizonte la figura de Brian Michael Bendis ya emerge como futuro guionista de las aventuras de Clark y su familia. Mientras tanto, el equipo creativo actual no hace sino rizar más el rizo. ¿Les dará tiempo a desenredarlo todo antes de que finalice su etapa? ¿Hará Bendis borrón y cuenta nueva o mantendrá los planes que haya activos cuando llegue? Lo “emocionante” de la situación es que podemos sentirnos como Kal-El al final del octavo cuaderno: tranquilo por el trabajo bien hecho, pero tenso por la incierta amenaza que se avencina.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados