Supergirl

Supergirl #1-4: ¡Qué chorprecha!

El primer volumen de Renacimiento supone un shock para todos aquellos valientes que lograron el hito de seguir las aventuras de Supergirl durante los nu52. Tarea imposible cuando, además de dividir sus aventuras entre su serie regular y tres crossovers (Superman: La llegada de H’el, Superman: Condenado y Red Lanterns: La Hija Roja de Krypton [cuyo arranque se publicó aparte, en Green Lantern #28]), los números #32-40 de la edición norteamericana quedaron inéditos en nuestro país.

 

Supergirl

 

Al llevar una línea más o menos continuista con la etapa que iniciaran Michael Green y Mike Johnson (la aventura arranca con una Supergirl que ha «perdido» sus poderes) la única opción que se nos da ante Supergirl: Renacimiento es la de olvidar todo lo que sabemos y aceptar todo cuando leemos de Steve Orlando como palabra divina. Solo así conseguiremos disfrutar de esta renumeración de la colección y no arquear las cejas cuando se nos diga que todo lo anterior sucedió en pocos meses o que Superman Cyborg es (spoiler) su propio padre. Si sois capaces de hacer este ejercicio mental, bienvenidos a bordo, si no, que Rao se apiade de vosotros. Alejaos de esta serie.

 

Supergirl #1 sirve, pues, para asentar las bases sobre las que trabajará Steve Orlando, que toma muchas ideas de la encarnación televisiva de la heroína, a fin de hacerla más reconocible para el público que pueda incorporarse a sus aventuras a partir de Renacimiento. Esto se aprecia también en el tono que persigue la serie, mucho más luminoso y cercano al espíritu aventurero de Superman, dejando a un lado la pesarosa atmósfera de la etapa precedente.

 

Atención con Supergirl #2, pues este tomo tiene como invitado a Superman, en un episodio que aborda las consecuencias de Superman: Renacido. Si bien las consecuencias para Kara son nimias, este capítulo es interesante porque hace un estupendo resumen de aquel evento, aclarando incluso posibles dudas que pudiéramos tener. La otra invitada de este volumen es Batgirl, quien actúa casi como coprotagonista, compartiendo con Supergirl la aventura principal del tomo. Aquí ECC ha acertado incluyendo el Annual #1 de la colección de la chica murciélago, pues aunque a primera vista pueda parecer una historia sin mayor trascendencia que podría haberse incluido en su serie, tiene una importancia muy importante para la trayectoria de Supergirl y el desarrollo de conceptos kriptonianos como la zona fantasma.

 

Supergirl

 

En el tercer volumen somos testigos del plato fuerte de esta primera etapa de Renacimiento. Además de contar tanto con la participación de Clark Kent y del Superman chino, o de establecer conexiones con la colección del hombre de acero, asistimos a un enfrentamiento total entre Supergirl y la ciudad que ha jurado proteger a través de sus fuerzas de seguridad. Junto a los villanos de turno, Kara ha de luchar contra la incomprensión y los prejuicios de los habitantes de National City, que se dividen entre los que la apoyan y los que la quieren fuera de sus vidas. Este odio o temor hacia lo diferente, hacia lo que se aleja de la mal llamada normalidad afecta a nuestra protagonista no solo en su faceta de heroína, sino también en la civil. Como Kara Danvers, la kriptoniana vive de primera mano los problemas de una estudiante de instituto que es despreciada porque es distinta y no se amolda a los estándares que una visión cerrada de la sociedad espera de ella. Esto se hace más patente en el maravilloso capítulo que abre el cuarto tomo de la colección. En él conocemos a Lee, una persona que gracias a Supergirl toma la determinación de ser valiente, de aceptarse tal como es y hacérselo saber al mundo. Orlando y Vita Ayala escriben una pequeña gran historia muy reivindicativa, que para marcar la diferencia a veces solo basta con escuchar y apoyar a los demás.

 

Estos dos últimos números de la colección comparten además una galería de portadas prácticamente idénticas protagonizadas por el artista Stanley «Artgem» Lau.

 

Supergirl #4 incluye también un segundo capítulo que sirve para cerrar el arco desarrollado a lo largo del tercer tomo y limpiar el tablero para las próximas aventuras de la mujer de acero. Pero… ¡sorpresa! A pesar del sello impreso por ECC en la portada, este no es el último número de Supergirl. Si tenéis la experiencia de nu52, lo que toca ahora es tirar de importación para poder continuar leyendo las aventuras en solitario de Kara Zor-el. La edición de ECC termina en Supergirl #20, mientras que en EEUU la serie suma ya 31 entregas. Con los antecedentes de Green Arrow, Batgirl o Nightwing, fuera de la trinidad Superman, Batman y Wonder Woman, seguir una publicación seriada en España es una lotería. En cualquier momento echan el cierre sin previo aviso.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados