Dominó #1

David Baldeón (‘Dominó’): «Quería que cada golpe que atiza Neena viniera de un sitio muy profundo»

La nueva Dominó viene pisando fuerte y gran parte de su éxito y su carisma se lo debemos a los estupendos dibujos de David Baldeón, El dibujante cántabro nos trae a la Neena Thurman más profunda e interesante de la mano de Gail Simone y ahora accede a volver a contestar a nuestras preguntas sobre esta serie, el presente y el futuro de la Casa de las Ideas.

 

Dominó #1

Dominó #1

 

Pregunta: La última vez que hablamos nos comentaste tus influencias de Jan. Ahora que se ha estrenado la película de Superlópez, ¿has ido a verla?¿Alguna impresión?

Respuesta: Pues me temo que no la he visto, el tiempo disponible para escaparme al cine anda escaso. Eso sí, en cuando esté disponible ara consumo doméstico será convenientemente devorada. Tengo mucha fe en el equipo que la ha realizado, tanto el tándem de guionistas como el director.

 

P: Has dibujado tanto para la Marvel cósmica como para historias con los pies más en la tierra como esta Dominó, ¿en cuál de los dos terrenos te sientes más a gusto?

R: Buf, no sé. En los dos. En ninguno. A mamá y a papá. Cada uno de ellos tiene su afán. Y a la hora de la verdad no es tanto la ambientación como el engancharte a los personajes. A Sam Alexander lo considero uno de “mis niños”, aunque no sea creación mía, pero el crush y el cariño que le tengo a Dominó y su panda son masivos. Al final, las ambientaciones se justifican en relación a los personajes, a cómo las interpretas a través suyo. El espacio está muy ben, y soy muy fan de la space opera, pero si no es por el asombro preadolescente de Sam te puedes acabar hartando de dibujar aliens y planetas y mandangas. Puedes gozar con el cine de acción y las intrigas y las chicas monas, pero si no te enamoras un poquito de Neena y sientes su dolor y su soledad y su valentía, las piruetas acaban siendo puro artificio. La única respuesta posible a una pregunta imposible es siempre la misma: personajes.

 

P: Dominó es un personaje que, hasta su aparición en la película de Deadpool 2, ha contado con pocas ocasiones para brillar en solitario. ¿Cuáles son las principales dificultades y fortalezas de trabajar con este personaje?

R: Dominó era un poquito un erial. Casi siempre ha aparecido como una adláter, como parte accesoria de un equipo, como complemento de algún otro personaje. Sus series limitadas, aunque meritorias, jugaban (muy legítimamente) mas con Dominó y sus andanzas como mercenaria, y su armadura exterior, que con Neena Thurman. Y aparte, para que nos vamos a engañar, ha sufrido mucho gráficamente. No en lo que a calidad se refiere, sino a la interpretación gráfica del personaje. Durante la fase de documentación, y además sabiendo lo que Gail [Simone] y Chris Robinson (nuestro editor) habían preparado… Bueno, dolía verla reducida tantas veces a un simple escote con pistolas. Así que la dificultad principal es que había relativamente poco de lo que tirar… Lo que al mismo tiempo era una ventaja, porque implicaba también que había mucho por desarrollar.

 

Dominó #1

Dominó #1

 

P: ¿Cuál ha sido el proceso que has seguido al trabajar con Gail Simone para esta serie?

R: Básicamente: recibir el tratamiento y el primer guión, recoger la mandíbula del suelo, ponerme a dibujar subido en esa ola. Aclarar, y repetir para el siguiente número.

Por detallar un poco más, todo el proceso está siendo una gozada. Desde la primera ronda de diseños para todos los personajes, Gail y yo enganchamos fenomenalmente. Nos llevamos de fábula, nos pillamos las referencias al vuelo, nos encanta lo que hace el otro. Además me ha invitado desde el principio a integrarme en el proceso de guión más allá de la puesta en página, pidiendo y aceptando sugerencias y notas. Siendo como es una estrella y el alma y corazón de esta serie podría haberse evitado esos quebraderos de cabeza, pero no. Y eso se extiende a Jesús Aburtov, nuestro titánico colorista, sin el cual esta serie no tendría la pintaza que tiene. Somos un equipo muy bien conjuntado del que además han salido muy buenas amistades.

 

P: Dominó reparte en igual proporción momentos de pura acción con otros de comedia. ¿Qué ha supuesto para ti esta mezcla? ¿Qué ha sido más divertido o gratificante de dibujar?

R: Supone una serie bien equilibrada. Uno de los caballos de batalla de estas cosas es enganchar bien con el tono de tu tebeo, cuánto hay de una cosa y cuánto de otra. En el caso de Dominó, la comedia no está ahí solo por hacer la gracieta. Neena es una persona tan capaz, peligrosa y letal como vulnerable y solitaria. Utiliza, no sé si consciente o inconscientemente, su sentido del humor como una coraza. La comedia en este caso no solo es deseable, sino vital, porque forma parte integral de cómo navega Neena por el mundo. Y más en esta serie, que en buena parte trata de cómo ella misma crece, aprende, entiende su lugar en el mundo y asume que quizá no esté tan sola como creía.

Y esto es aplicable también a la acción, por cierto. Sobre todo en el primer arco, las hostias son profundamente íntimas. Quería que cada golpe que atiza Neena viniera de un sitio muy profundo, que dolieran, porque en buena medida le duelen a ella. En nuestra serie, Neena pega con rabia. Y con miedo. Y hasta con cierto flirteo, en alguna ocasión.

 

P: Una escena con la que te quedes especialmente de esta serie.

R: ¿Buf, solo una? Probablemente mañana sea otra, pero me voy a quedar con su llegada a la casa de Shang Chi. Verla tan cómicamente turbada (y dibujarla así) fue muy, muy divertido.

 

Dominó #1

Dominó #1

 

P: En los últimos tiempos has pasado de dibujar en papel, de manera tradicional, a hacerlo en digital. ¿Qué motivó el cambio? ¿Encuentras muchas diferencias entre un método y otro de trabajo?

R: El cambio viene dado por pura necesidad. Quería empezar a entintarme a mí mismo, crecer un poco como autor, y la única posibilidad de encajar esa carga extra de trabajo en las fechas de entrega que hay era ir por lo digital. Y en realidad no hay tanta diferencia, o al menos no tanta como si hubiera empezado a entintar de modo tradicional. Lo que si hay es una cantidad casi mareante de posibilidades. Tantas, que al principio de la transición tuve que autolimitarme la cantidad de recursos por página que podía usar, para no volverme tarumba y poder acabar a tiempo.

 

P: En la actualidad existen multitud de series, cómics y películas que tratan de subirse al tren del feminismo sin tener muy claro el mensaje. En tu opinión, ¿qué ingredientes hacen de una historia un buen relato de corte feminista?

R: Lo del “corte feminista”… No se muy bien qué es. No se si es una expresión explícita del ideario, o una pose o qué. Yo soy feminista. Sin duda, un feminista imperfecto, pero desde luego honesto. y tanto en ese terreno como en otros, ideológicos o laborales, soy de la opinión de que el movimiento se demuestra andando. Especialmente en el caso de Dominó lo que hago es trabajar bajo la loquísima, revolucionaria, descocada y apabullante idea de que las mujeres son personas. En este caso, y ya que es un tebeo, personajes. Y que tienen sus motivaciones, y miedos, y fallos, y dudas, y virtudes, y fortalezas y puntos de vista y aspiraciones, no necesariamente marcadas por el género. Y sobre todo, que no están ahí para darme yo el gusto de mirarlas, sino para hacer sus cosas y que nos resulte interesante. No digo que siempre lo consiga, pero desde luego esa es la intención. Es algo que evidentemente ya viene en el guión, pero a lo que procuro aportar todo lo que buenamente puedo, sin estorbar, y del modo más natural posible. Por un lado, por convicción propia. Y por otro, porque creo que es importante y necesario.

 

P: Tras más de diez años cocinando el futuro de Marvel, ¿cómo crees que afectó la salida de Brian Michael Bendis de la Casa de las Ideas?

R: Bueno, eso ya son asuntos de la Corte, y temas que se tratan en salones más lujosos que los que yo transito… A ver, es evidente que Bendis ha marcado una época en Marvel, y a varios niveles. Inevitablemente, y ni que sea por pura fuerza gravitacional creativa, su ausencia se ha de notar en los retiros editoriales y en las Conferencias Donde Se Deciden Cosas. Pero probablemente a ambas partes les conviniera un cambio de aires, y facilitar las condiciones para que se pudieran oír nuevas voces (en el caso de Marvel).

 

Dominó #1

Dominó #1

 

P: Y, teniendo en cuenta su peso específico en la Marvel cósmica a través de sus Guardianes de la Galaxia, así como tu experiencia en la misma gracias a tu etapa en Nova, ¿cómo ves el relanzamiento de la Marvel cósmica a través de Guerras del Infinito?

R: La verdad, habiendo compartido con el una buena temporada en Nova, no se me ocurren mejores manos en las que dejar el cosmos Marvel que las de Gerry Duggan. Aún tengo que ponerme al día con Guerras del Infinito, pero voy con la calma de saber que no hay mejor arquitecto posible.

 

P: En estos años Thanos se ha erigido como el mayor villano del universo Marvel cinematográfico, ¿Qué otro gran antagonista podría ocupar su lugar tras el estreno este año de Vengadores: Endgame?

R: Cruzo mucho mucho mucho MUCHO los dedos para que cristalice finalmente la compra de Fox por parte de Disney y que el próximo megavillano del MCU sea un Doctor Doom en condiciones.

A ser posible, interpretado por Oscar Isaac.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados