Búsqueda de Lobezno: Arma Perdida #2

Búsqueda de Lobezno. Arma Perdida #2: Cerrando tramas

Búsqueda de Lobezno: Arma Perdida #2Nos enfrentábamos a un depredador

 

La primera (según el orden aleatorio que nos ha dado por seguir) de las series asociadas a la Búsqueda de Lobezno llega a su fin con, tal y como esperábamos, más preguntas por responder que misterios resueltos en su haber. El anterior número nos dejó inmersos en una situación peliaguda y ahí es justo donde comienza la entrega de este mes, con Cifra apuñalado por la espalda por quien parece ser Lobezno y con Frank, Daredevil y Misty enfrentados a un misterio que no hace sino complicarse y poner sus vidas en serio peligro. Pero, pese a ser esta la serie que se ha quedado para sí mismo Charles Soule, no vamos a tener la suerte de encontrarnos en ella al original e inimitable mutante de las garras de adamántium, sino que será uno de sus muchos semejantes (como ya viéramos en el número anterior) defendiendo su territorio en los recónditos bosques canadienses.

 

Al terminar este primer acercamiento soy un poco más capaz de ver las piezas del puzle que Soule ha tratado de montar con estas cuatro colecciones hermanas. Así en la primera entrega tenemos un par de detalles (que no ocupan más que las viñetas de una página) que conectan directamente con el destino del mutante, pero que no explican nada acerca de su situación actual, de cómo llegó a ella ni cómo se relaciona todo esto con el Lobezno omnipresente gracias a la Gema del Infinito en su poder que llevamos viendo desde Legacy Alfa. En posteriores entregas veremos cómo encajan las historias de Iron Man, Dientes de Sable y las chicas X, pero está claro que las respuestas de verdad, si es que llega a haberlas, habrá que buscarlas en el Búsqueda de Lobezno: Omega que se pondrá a la venta en enero.

 

Robar a Daredevil no es ninguna tontería

 

No estoy muy seguro de si me ha gustado demasiado la idea sacacuartos de cascarnos cuatro colecciones y ocho grapas diferentes para no contar demasiado (y eso gracias a que Panini ha condensado las entregas a la mitad), pero lo cierto es que sí que me ha gustado el tono noir de este cómic. Se nota el cariño del guionista hacia unos personajes que adora y a los que ha dedicado años de su vida y la historia que cuenta está hecha a la medida de sus habilidades y sus personalidades. Este Daredevil es SU Daredevil y Frank McGee va a ser uno de esos inhumanos que eche mucho de menos cuando la Casa de las Ideas vuelva a enterrarlos lejos de casa (algo que, de manera efectiva, ya ha ocurrido desde el cierre de su colección). Misty, por su parte y pese a la relativa fama obtenida a través de la serie de Luke Cage, no va a digerir bien la cancelación del proyecto en Netflix, por lo que esta colección ha sido una suerte de concierto de despedida para algunos personajes condenados a un repentino e indefinido ostracismo.

 

Búsqueda de Lobezno: Arma Perdida #2

Búsqueda de Lobezno: Arma Perdida #2

 

El dibujo vuelve, en estos dos números condensados en uno, a estar al servicio del espíritu de la historia. Matteo Buffagni y Jim Charalampidis se muestran como la combinación perfecta de dibujo y color para plasmar la historia con la que Soule pretende llevarnos hasta el siguiente (que no último) capítulo en el retorno a la palestra de uno de los personajes más icónicos de la Casa de las Ideas. Y pongo este paréntesis porque ahora se sabe que, como continuación a Búsqueda de Lobezno, el propio guionista (en conjunción con Steve McNiven, con quien ya escribiera La Muerte de Lobezno) se pondrá al frente de Return of Wolverine (El Retorno de Lobezno) que, ahora sí, servirá para poner al Logan de toda la vida en el sitio que le corresponde en la Marvel de la tercera década del siglo XXI.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados