Doctor Extraño #2 (#35)

Doctor Extraño #2 (#35): Doctor Solo

Doctor Extraño #2 (#35)No respirarás argón, ¿verdad?

 

Sólo llevamos dos números del Doctor Extraño de Mark Waid y ya me quedan claras un par de cosas sobre esta nueva etapa. Por un lado, el autor es terriblemente fiel a su estilo (y eso son lentejas, puede gustarte o no, es lo que hay) y, por el otro, va a haber mucho espacio para que volvamos a ilusionarnos leyendo cómics sobre este personaje. Waid huye de intrincadas tramas y dibujos inverosímiles para ofrecernos, al menos en esta primera saga, un sencillo y efectivo relato de aventuras en el que el Doctor Extraño es más…  Stephen que nunca. El guionista entiende a la perfección lo que puede funcionar de esta vuelta a las raíces que es Marvel Legacy y nos devuelve al personaje que se enfrenta a criaturas imposibles y a conjuros terroríficos armado con su ingenio y ese trasfondo manipulador que siempre le ha perdido. Cierto que ha cambiado las puertas a otras dimensiones por un largo viaje espacial de planeta en planeta, pero la base es la misma (y su regreso a la Tierra está cantado desde el mismo momento en que le hemos visto portar la Gema del Tiempo en Guerras del Infinito).

 

El protagonista del primer número era el propio Stephen y su desconexión aparente de la magia y tenía a Tony Stark como invitado de lujo con el objetivo de mandarle al infinito y más allá. En esta segunda entrega hace acto de presencia la que va a ser su compañera al menos durante esta saga, una alienígena que me recuerda horrores a la Sana que creó Jason Aaron en su etapa en Star Wars (hasta su nombre, Kanna, me recuerda al de ella) y que convierte, por extensión, a Extraño en una suerte de Han Solo de la magia a la caza de un botín que le devuelva los poderes y le permita volver a ser el Hechicero Supremo que necesita nuestro planeta.

 

Tengo un imperio por restaurar

 

Este botín no tarda en presentarse en forma de la Gema del Infinito de la que hemos hablado antes y que revela un cierto nivel de compenetración entre este autor y Gerry Duggan a la hora de no pisarse tramas y jugar bien las cartas de los personajes que le han caído a cada uno. Es uno de esos cruces que se producen siempre que hay un crossover con las series de los personajes que en él intervienen, pero, en esta Marvel que supuestamente huye de los crossovers, sucede de una manera más orgánica y menos obvia, por lo que, lejos de restar, se trata de una historia que no es de obligada lectura para el seguidor de Guerras del Infinito y que queda maravillosamente bien dentro de la trama que Waid está desarrollando en esta cabecera.

 

Doctor Extraño #2 (#35)

Doctor Extraño #2 (#35)

 

Así pues, tenemos una aventura espacial, repleta de villanos coloridos y de formas imposibles y magia, mucha magia. Waid y Jesús Saiz (maravilloso su dibujo en esta segunda entrega también, mucho ojo a su repaso a los skrulls acompañado de las reflexiones del protagonista) nos devuelven la alegría por leer los cómics de uno de los personajes de moda en la Casa de las Ideas en su vertiente cinematográfica que está viendo como la misma se transfiere al mundo de los cómics (Extraño sale aquí, en Guerras del Infinito y en Los Vengadores de Aaron). Da gusto poder volver a leer un relato de magia y aventuras en el que el buen doctor pueda ser, para bien o para mal, él mismo todo el rato.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados