Ojo de Halcón

‘Ojo de Halcón’ de Matt Fraction y David Aja

Ojo de HalcónVenimos repitiendo la coletilla durante los últimos meses, pero la evidencia es tan grande que no podemos pasarla por alto. Y cuando las cosas se hacen bien, hay que repetirlas. En un intento por abrirse a nuevos tipos de lectores, desde Marvel decidieron lanzar una serie de colecciones encabezadas por personajes “secundarios”, con poca tradición como protagonistas absolutos de sus propias historias, o al menos sin excesiva relevancia cuando lo han intentado (dejando a un lado las excepciones de siempre). Para hacer a estas series de nuevo cuño más apetecibles aún, la planta noble marvelita optó por dar libertad creativa a reputados guionistas (y dibujantes) para abordar esta fase aperturista. Así, ya hemos tenido la oportunidad de disfrutar del Caballero Luna de Warren Ellis, la Estela Plateada de Dan Slott o la Viuda Negra de Nathan Edmonson.

 

Sin embargo, el éxito y proliferación de estas colecciones tiene un precursor que toma por nombre Ojo de Halcón. El dúo formado por Matt Fraction y David Aja (tándem que ya demostró sus credenciales al frente del Inmortal Puño de Hierro) ha devuelto a la primera plana al arquero más famoso de la editorial en un momento en que la competencia deceíta (y su “rival” a las flechas, Arrow) venía pisando fuerte con su apuesta transmedia. Un éxito materializado en cuatro premios Eisner (los Oscar del cómic) que ha dado lugar a 22 números (recogidos en tres volúmenes en la edición española) y una continuación igual de interesante con Jeff Lemire a los guiones.

 

Mi entorno y yo

Son muchos los aciertos de esta colección: desde la elección de un tono y escenario que la aleja de las grandes sagas vengadoras, a la creación de todo un entorno en el que Clint Barton pueda moverse libremente. Aspectos que se pueden resumir en la idea de que “cualquiera puede entrar y disfrutar de su lectura”. Matt Fraction da la bienvenida a los neófitos. Como ocurre en buena parte de las series de corte indie desarrolladas por Marvel, no son necesarios muchos conocimientos previos para entrar en sus historias. Los propios protagonistas se preocupan por situar al lector en unas pocas páginas para que este sepa quiénes son y cuáles son sus circunstancias.

 

Ojo de Halcón

 

No faltan las referencias al resto del universo Marvel y hechos de etapas anteriores, pero estos no pasan de ser guiños para los lectores más versados. Para Ojo de Halcón todos somos bienvenidos. ¿Y cómo lo consigue? Pues relativizando las aspiraciones y preocupaciones de su héroe. No vemos a Ojo de Halcón peleándose con los grandes villanos marvelitas, ni haciendo piña en la Torre de los Vengadores. Para eso están las series grupales. La pregunta que nos responden Fraction y Aja en estas páginas es: ¿Qué hace cuando no está con los Vengadores? o ¿A qué se dedica en sus días libres?

 

La clave está en la humanización del personaje. Siendo además un personaje sin superpoder alguno, la identificación con él es casi inmediata. No hay glamour ni traumas irresolubles, simplemente un hombre corriente que trata de hacer las cosas lo mejor que puede, aunque eso le lleve a meterse en multitud de líos.

 

Estrella compartida

En un momento en el que por fin las grandes editoriales empiezan a hacer caso a las reivindicaciones y ponen el foco en sus personajes femeninos, convirtiéndolos en personajes proactivos y carismáticos, enterrando la concepción de mujeres floreros, Ojo de Halcón nos da la oportunidad de redescubrir a Kate Bishop, heroína que comparte alias y aptitudes arqueras con Clint Barton.

 

Ojo de Halcón

 

Para ponernos en antecedentes, tras la supuesta muerte de Barton en Vengadores Desunidos y la aparición de los Jóvenes Vengadores, Bishop adoptó el manto del arquero. Vuelta la normalidad (con Barton de nuevo entre los Vengadores), la adolescente mantuvo su nombre en clave y siguió viviendo sus propias aventuras con los Jóvenes Vengadores.

 

Claro, llega la propuesta de crear una serie con Ojo de Halcón de protagonista… y te das cuenta de que tienes dos Ojos de Halcón danzando por el universo Marvel. ¿Qué haces? Evidente. Utilizas a los dos. Así, Kate Bishop se convierte en una pieza fundamental de la colección, compartiendo protagonismo con el veterano héroe. Fraction crea una interesante dinámica entre ambos y llega a dedicarle en exclusiva unos cuantos capítulos a la vengadora, dándole así una mayor frescura (más si cabe) a su propuesta.

 

La forma también importa

El guion de Fraction tiene un excelente compañero en el dibujo de David Aja. El español dota de una fuerte personalidad a la colección, que encuentra un envidiable equilibrio entre los estilos norteamericanos y europeo. El dibujo es muy fluido, plagado de escenas muy dinámicas, pero la composición de las páginas destaca por el altísimo número de viñetas de las que se compone, lo que dilata el tiempo de las acciones.

 

Ojo de Halcón

 

Siendo una historia sin grandes alardes pirotécnicos (está más cerca del relato de espías que del blockbuster de acción), se puede permitir el lujo de deleitarse con los detalles, jugando mucho con el ritmo de lectura. Aunque no está solo. Aja es apoyado puntualmente por los artistas Javier Pulido y Annie Wu, quienes tienen la capacidad de “emular” la narrativa del vallisoletano para que el relato mantenga su coherencia visual.

 

Después de su lectura, el púrpura pasará a ser el color favorito de mucha gente. Ojo de Halcón nunca ha estado más en forma.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados