X-Force #6: Amanecer de X

X-Force #6. Amanecer de X: Into the wild

X-Force #6: Amanecer de X«A veces creo que X-Force ha fastidiado mis modelos de conducta«

 

Dos números. Dos nada más han tardado los sucesos que leímos en X-Force #4: Amanecer de X en explotarle en la cara a la Bestia. Hank, para ser un mutante especialmente inteligente, tiene una tendencia fabulosa para no sólo meter la gamba, sino para cagarla aún más al tratar de enmendar sus propios errores. Sus acciones en Tierra Verde se saldaron, como ya conté hace un par de meses, con la aparición de lo que parecía un nuevo tipo de Centinela y ahora, cuando la situación comienza a írsele de madre, envía a un pequeño comando (el que vemos en la portada de este número) para tratar de solucionar el problema sin que el resto de miembros de X-Force se enteren de su desliz.

 

Esto, por supuesto, sólo puede salir mal (y tal cómo termina el número tiene pinta de que va a ser muchísimo peor) y parece que va a servir para que Benjamin Percy comience a desarrollar un arco argumental de muchísimo más calado que los anteriores, por sus implicaciones directas sobre la colección y por sus consecuencias sobre la propia vida de Krakoa. Y esto me gusta. Porque a partir de una historia que podría parecer menor el guionista está edificando algo muy interesante, y esto nos obliga a los lectores a permanecer atentos, porque cada pequeño detalle de esta colección puede tener un profundo significado.

 

«La próxima vez sufre en silencio«

 

Es como la enorme ilustración del bar Laguna Verde con que se regala Joshua Cassara (y de la que podéis ver una pequeña muestra más abajo). Haríamos bien en prestar atención a cada pequeño detalle. Porque los jodíos del guionista y el dibujante de esta serie se han tomado la molestia de ir preguntando a otros autores qué pretendían hacer con sus personajes para ir metiendo pistas del resto de series de Amanecer de X aquí y allá en la doble página de este cómic, antes de que comience la acción propiamente dicha. ¿Qué trama Magneto? ¿Qué hace y con quién va Emma Frost? Hay un montón de detalles que hacen de este dibujo una parada necesaria antes de ponernos a pensar sobre otras cosas muy potentes de este mismo número.

 

X-Force #6: Amanecer de X

X-Force #6: Amanecer de X

 

Como, por ejemplo, Dominó. Llevamos dos números leyendo acerca de su dolor y de su deseo de conservarlo, junto con todos los recuerdos de su cautiverio, para poder convertirlo en un arma con la que defender a la nación mutante de Krakoa. Ahora nos encontramos con que, tras la muerte de la misma en la entrega de agosto, Neena ha regresado sin recuerdos de todo lo que ocurrió. La propia mutante trata de explicar el por qué de este cambio tanto a Sabia como a Lobezno antes de partir hacia su selvática misión, pero todo esto huele a chamusquina y me planteo hasta tres posibilidades. Una es que Dominó nos esté mintiendo, que lo haya recordado todo y haya decidido mantenerlo en secreto (lo dudo precisamente por su actitud), otra es que, por alguna particularidad de las torturas a las que fue sometida, todo esto haya quedado borrado (poco probable) y la tercera es que haya sido el propio Coloso, al llevar su cuerpo inerte de vuelta a casa, el que haya decidido por ella, incumpliendo la promesa que le hizo y poniendo en serio peligro a sus compatriotas.

 

Se avecinan curvas en Krakoa. Y los culpables de todo el caos que está por venir van a ser, en parte, sus propios defensores, que parecen más preocupados por solucionar sus temas personales que por arrimar de verdad el hombro para el mantenimiento de la paz a cualquier precio. Benjamin Percy está construyendo una serie verdaderamente apasionante, llena de vueltas y revueltas y con muchas líneas que seguir al mismo tiempo. Una pasada.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados