Capitán América

Capitán América de Nick Spencer. Heil Hydra: ¡Oh mi capitán, mi capitán!

Capitán América: Heil HydraSi el primer tomo de Nick Spencer al frente de las aventuras de Capitán América ya causó revuelo poniendo la agenda social norteamericana sobre la mesa y haciéndolo, además, desde una mirada más bien crítica; en este segundo volumen (publicado por Panini Cómics bajo el título Heil Hydra) el guionista dobla la apuesta confrontando las dos visiones de la América contemporánea de la forma más dramática (y viral) posible. Y mientras hay quienes se rasgan las vestiduras ante el rumbo que toman algunos acontecimientos, el resto solo tenemos que ponernos cómodos y disfrutar del viaje.

 

«El tío parece bastante hecho polvo«

 

Un viaje que ofrece dos rutas distintas. Y es que con el retorno de Steve Rogers, el guionista, en lugar de devolverle el protagonismo de la serie (o de compartirlo), decide darle una nueva cabecera, haciendo que tanto Rogers como Sam Wilson tengan su propia colección. Es así como a través incluso de la distinción de cada Capitán América con su propia serie en grapa, como Nick Spencer afronta este relato sobre «las dos Américas». Y aunque cada uno de los dos protagonistas deba afrontar sus propias amenazas, ambos están destinados a cruzar sus caminos a corto-medio plazo.

 

El presente tomo lo ocupan dos arcos argumentales: Heil Hydra y Civil War II. No hace falta aclarar mucho más, los títulos de cada saga son bastante ilustrativos del contenido de las mismas. Mientras en Heil Hydra descubrimos algunos de los motivos que llevaron al guionista a recibir amenazas de muerte por parte del fandom más extremista, Civil War II (en el caso de Rogers) analiza el difícil equilibrio que debe mantener el centinela de la libertad.

 

Capitán América

 

En este segundo volumen Spencer afila aún más la pluma y ofrece un discurso mucho más crítico. No se guarda nada para sí y deja bien clara su postura respecto a la lucha social que encarna Sam Wilson, llevada en volandas por el movimiento Black Lives Matters. Esto resulta determinante para comprender el tono y las intenciones de Spencer con su Capitán América. Los capítulos incluidos en este tomo fueron publicados en 2016, cuando el Black Lives Matters llevaba ya cerca de tres años de lucha y protestas. Y es importante porque refleja una sociedad agriamente dividida y encolerizada. Se suele generalizar diciendo que el mandato de Donald Trump fue una de las causas del estado de agitación del país, pero Trump no llegó al poder hasta 2017; y aunque anunció su campaña para ser elegido presidente en junio de 2015, no fue hasta marzo de 2016 (con serios visos de ser nominado por el partido republicano para ser su candidato) cuando se le empezó a considerar seriamente. Es decir, Spencer recoge un clima de agitación que venía cogiendo fuerza y forma desde hacía ya varios años y logra encapsular el punto de no retorno, el momento justo anterior a que estalle todo… que en Marvel Comics tomaría por nombre Imperio Secreto.

 

Nick Spencer refleja la disputa entre el buenismo de pancarta de Barack Obama (con el tiempo se ha visto que su mandato tuvo más de simbólico que de cambio efectivo) y la discordia jalonada (pero ya existente) y usada en su beneficio por -como diría Spike Lee el agente naranja. Dos visiones de EEUU (y del mundo, mal que nos pueda pesar) condenadas a guerrear hasta el final.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados