Guardianes de la Galaxia #1 (#64)

Guardianes de la Galaxia #1 (#64): A toda máquina

Guardianes de la Galaxia #1 (#64)«Nunca he vivido una vida normal y no tendré una muerte normal«

 

Tras los fuegos de artificio de Marvel Legacy. Tras los Imperios Secretos y tras las segundas Guerras Civiles superheroicas. Tras todo el ruido que ha precedido al fin de la nueva aventura con las Gemas del Infinito, que ha reformulado la Marvel galáctica sin tocar al resto de personajes y colecciones (no demasiado al menos), parece estar llegando una verdadera nueva etapa a la Casa de las Ideas que de verdad está ilusionando a sus lectores. Así, la Patrulla-X se está enfrentando a su propia extinción con el fin de poder renacer como debería, Tony Stark ha recuperado el control de su vida a manos de un pletórico Dan Slott, han regresado unos Cuatro Fantásticos que jamás debieron irse y, ahora, vemos también de vuelta a unos Guardianes de la Galaxia renovados y en manos de uno de los guionistas que más boquiabiertos nos han dejado dentro de la Marvel que mira hacia las estrellas.

 

Donny Cates apareció como quien no quiere la cosa en la colección de Thanos. Los que la habíamos estado siguiendo desde el principio, con el siempre magnífico Jeff Lemire al frente, nos temimos lo peor: un final descafeinado para una serie que estaba siendo una delicia. Pocas veces nos habremos alegrado tanto de estar equivocados. Cates nos regaló un maravilloso último tomo para la colección que enfrentó al Titán Loco con su peor y más complicado enemigo: él mismo. Y dio a conocer al mundo a un personaje que nunca hubiéramos imaginado, pero sin el que ahora no sentimos que podamos vivir. El Motorista Fantasma Cósmico, que protagonizó una serie propia gracias al tremendo éxito de su participación en Thanos, ha venido a la editorial para quedarse. Sin que importe demasiado que en ella ya haya un Motorista Fantasma o un Punisher (personajes de los que parte), porque es un carácter tan divertido que sólo queremos leer más y más sobre él y sus salidas de tono.

 

«Sabía que le debía haber pegado un tiro a ese maldito bebé«

 

Dicho y hecho. Ya tenemos al hijo bastardo de los poderes de Mefisto y Galactus entre nosotros. Y a su lado Cates hace crecer a un nuevo grupo del que me cuesta horrores no hablar, para no romper la magia, ni la broma, de la portada de este primer número. Porque sabemos que Gamora, en paradero desconocido desde el final de las Guerras del Infinito, y Drax, dividida su alma en las dos mitades que siempre la conformaron, no serán parte fundamental de esta nueva formación, pero no sabemos quiénes sí lo serán. Y el guionista juega con eso todo lo que puede (este capítulo y sólo hasta cierto momento) a fin de hacer más interesante la lectura y más orgánica la formación de un grupo que, una vez más, vuelve a estar compuesto por parias tan dispuestos a salvar el universo como a partirse las cabezas a la menor provocación.

 

Guardianes de la Galaxia #1 (#64)

Guardianes de la Galaxia #1 (#64)

 

La historia con la que abre esta colección no podía ser más apetitosa. Thanos ha muerto. Larga vida a Thanos. El gran villano de la última década cinematográfica demuestra una vez más lo terrorífico de su nombre y amenaza a los seres de toda la galaxia desde más allá de la tumba con el anuncio de su más que probable regreso. Así, la primera gran historia de Cates será la de una búsqueda, la de la caza del o de la heredera del legado del violento personaje. A tal efecto, sin desvelar aún los nombres, el guionista reúne a un grupo que viene de sitios y colecciones muy distintos, pero que transmite desde un principio la sensación de poder funcionar de una maneras muy divertida en su conjunto. ¿Será una nueva formación permanente o asistiremos a un núcleo duro sobre el que irán pivotando el resto de grandes héroes del espacio? Ya lo veremos. De momento sólo podemos decir que el guionista lleva un tiempo cogiendo carrerilla en esto de la Marvel espacial y ahora, dos colecciones después, va a toda máquina hacia un destino que todos ardemos en deseos de descubrir.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados