X-23

X-23. Asesina-X: Cierre prematuro

X-23: Asesina-XAl final no nos ha dado tiempo a encariñarnos con Laura y Gabby. Doce números, un año de aventuras y ya está aquí Jonathan Hickman y su revolución mutante. A Mariko Tamaki no le ha dado tiempo de explorar las vastas posibilidades que le daban X-23 y Honey Tejón. Nos quedamos, pues, con la miel en los labios, pero lo poco que ha durado su aventura nos ha dejado muy buenas sensaciones.

 

«Todo esto huele a empollones«

 

Tal vez con la lección aprendida del primer tomo, en este Asesina-X la guionista evita meterse en líos y plantea una trama bastante más sencilla, muy metida en el microcosmos de Lobezna. Solo la presencia de Hank McCoy como actor de reparto nos recuerda que estamos ante una colección vinculada al entorno mutante. Como le sucede a Logan, las aventuras de Laura tienden a ir por libre y esta no es una excepción. Su carácter de serie satélite, alejada de las grandes ligas, sirve también a generar este escenario menos encorsetado.

 

Tamaki ahonda más si cabe en el legado dejado por Tom Taylor y elabora su conflicto a partir de lo narrado en el inicio de la etapa de aquel. La apuesta es interesante por lo que supone para el personaje. Se asientan sus relatos y su historia cobra vida, permitiendo la recuperación de situaciones o villanos y la comunicación con sus seguidores a través de guiños y referencias a su trayectoria. Tamaki aprovecha el trabajo previo y construye a partir de él, creando una fuerte cohesión de la que se beneficia el conjunto.

 

Cuidado, la guionista no se limita a darle vueltas a argumentos anteriores, sino que se esfuerza en buscar nuevas lecturas y en ofrecer nuevos caminos para sus personajes. En este sentido le ha venido muy bien la presencia de la pequeña Gabby, gran coprotagonista del volumen. El choque entre la inocencia de esta y el cinismo de Laura da muchísimo juego a la dinámica entre ambas y guía la evolución personal de cada una. Como punto negativo de la edición española, el texto de Daniel Gavilán, que no aporta absolutamente nada al contenido del cómic. Es, en esencia, un listado de  nombres con lo que presumir de conocimientos frente a los lectores.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados