El Puente del Troll

El Puente del Troll: Evolución cromática

El Puente del Troll

Pero, esperándome bajo el puente, había un troll

 

Nueva obra de Neil Gaiman que edita Planeta Cómics y nueva reseña de un servidor, admirador devoto de este moderno cuenta-cuentos. En esta ocasión nos enfrentamos a la reinterpretación del guionista de una antigua leyenda escandinava sobre un troll bajo un puente y los tres cabritillos que lo engañan y a su adaptación a los cómics por parte de la dibujante y también guionista Colleen Doran (Orbitador, Faith). Es, por tanto, uno de esos álbumes finos de los que en ocasiones tenemos ocasión de disfrutar, que se lee rápido y exige más de una revisión para poder degustar lo que tiene que ofrecernos.

 

Eso teniendo en cuenta que la editorial tiene la genial idea de estropearnos la lectura con una introducción inicial que más bien destripa todo lo que viene después y que habría figurado mucho mejor como epílogo en lugar de como prólogo al álbum. Sé que muchos lectores de cómic no llegan a leer estos textos y que otros muchos los dejan para el final. Pero para los que sí que leemos los cómics (y los libros) en orden, encontrarnos con un texto en su introducción que analiza el relato y lo desmenuza paso a paso nos priva de gran parte de su disfrute. No sé en qué andaría pensando Planeta, pero ésta me parece una decisión absurda y contraproducente.

 

Contemplé el vaho de mi aliento en el frío aire de la tarde

 

Más allá de este bache, es a Doran a quien he de aplaudir con fuerza en esta ocasión. La firma de Gaiman suele dejarse notar en cualquiera de las adaptaciones que han hecho de él diversos autores a lo largo del tiempo, pero en la conexión entre esta artista y el escritor en esta obra noto un algo especial que hace que sintamos más que nunca su presencia tras las frases y las viñetas que la pueblan. La cosa va más allá. A medida que el relato avanza, el uso del color y de la definición (o indefinición) de las viñetas y los personajes ilustran de una manera hermosa y mágica lo que se nos está relatando. La evolución del protagonista no sólo se produce a través del tiempo, sino a partir de su dibujo y la escala cromática utilizada en cada etapa del relato.

 

El Puente del Troll

El Puente del Troll

 

Todo esto convierte a El Puente del Troll en otra joya más que añadir al tesoro real de la bibliografía de Gaiman, esta vez engarzada en una corona que realza y magnifica su valor. El cómic tiene una pizca de cuento infantil, una buena dosis de relato nostálgico sobre la tragedia de la maduración y ese pellizco de magia que notamos siempre en los relatos de este trovador moderno. El cómic nos llega con una postal de regalo que, aunque no justifica el elevado precio del volumen (20 eurazos), sí que nos deja con un detalle gráfico que exponer del tremendo arte que se desarrolla entre sus páginas.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados