Evento Vengadores

Crónica del #EventoVengadores con Carlos Pacheco, Agustín Padilla y Julián Clemente

Había que celebrar el estreno en cines de Los Vengadores: La era de Ultrón, y lo hemos hecho a lo grande. Cómic para todos y La Noche Americana reunieron el #EventoVengadores, que tuvo lugar el pasado domingo día 10 en la librería Viñetas de Madrid, a dos ilustradores de la categoría de Carlos Pacheco y Agustín Padilla junto con Julián M. Clemente, editor de Marvel en España. La idea era hablar sobre el gran grupo de superhéroes de Marvel, de su historia, de su presente y de su futuro, de los cómics y de las películas, en un ambiente distendido y jovial en el que todos disfrutamos con la sabiduría y el buen humor de los invitados para aprender algo más sobre esta parte tan esencial del universo Marvel. Por supuesto, arrancamos hablando de qué son los Vengadores para tan ilustres invitados. Clemente se confesó “hijo de los 80“. “Y entonces nos pirraba la Patrulla X“, dijo, aunque entró en los Vengadores con un momento grande: la saga de Nefaria. “George Pérez es para mí, salvando lo presente, epítome de los dibujantes de los Vengadores. Es lo que marca la esencia de lo que para mí son los Vengadores y el tipo de tebeos de Vengadores que a mí más me gustan“, explicó. Padilla encaja casi en esa misma época. “Los Vengadores que a mí me gustaban eran los de la época de Byrne e incluso un poco más atrás. Luego no me ha vuelto a enganchar igual“, dijo, y profesionalmente, entrando en este mundo de la mano de la adaptación al cómic de la película o con sus precuales, recordó que “estás dibujando a los Vengadores, pero estás pensando en esos Vengadores. Te lo estás pasando muy bien, estás dibujando a Thor, a Capitán América… pero no es la ilusión que si me llegan a decir que dibuje a los Vengadores de esa época. Aún así me lo he pasado genial“.

 

Evento Vengadores

Carlos Pacheco, Agustín Padilla y Julián Clemente durante el #EventoVengadores

 

Pacheco dejó un sello clásico al añadir que “los Vengadores son todos aquellos personajes que no son los Vengadores de ahora“. “Cuando el impulso principal se acaba, Stan Lee tiene una idea que a mí me parece maravillosa, que era crear un grupo de gente desconocida, el famoso kooky quartet, con la Bruja Escarlata, con Mercurio, con Ojo de Halcón, que en principio eran considerados como villanos. Y ahí es cuando de verdad los Vengadores alcanzan su verdadera dimensión“. Confirmando que es una auténtica enciclopedia andante del cómic, Pacheco aseguro que John Buscema es “el dibujante definitivo de Vengadores“, y que su etapa con Roy Thomas es “el punto álgido que alcanza la colección“. “Todo lo que se ha hecho después no es más que un intento de recuperar toda la emoción de aquellos días“, dijo. Clemente coincidió con Pacheco en que esos protagonistas propios de la serie eran la clave. “Me preguntas mi Vengador favorito, y sería la Visión“, dijo, convencido de que “el Capitán América, Iron Man y Thor pasaban por allí, era un poco lo que le daba legitimidad a la serie, pero realmente, aunque muchas veces no nos diéramos cuenta, estábamos leyendo esas historias por lo que les pasaba a la Visión, quién iba a ser los padres de la Bruja Escarlata y Mercurio, creo que por fin lo van a descubrir“. Padilla apuntó que su favorito era Pantera Negra, “precisamente por la nota disonante que era en los Vengadores“.

 

Evidentemente, los tiempos han cambiado también en lo editorial y Pacheco lo recordaba con una anécdota. “Cuando yo empezaba con estos tebeos Vértice, Hank Pym aparecía indistintamente con dos identidades, incluso con tres, con la de Goliath, la del Hombre Hormiga y la de Chaqueta Amarilla. Y por alguna casualidad, en los primeros números del Hombre Hormiga le llamaban Henry Pym, y después como Goliath le llamaban Hank Pym, y yo decía ‘claro, son hermanos’. Yo podía tener doce años, pensaba que eran dos personas diferentes con sus poderes diferentes. ‘¡Pero qué putona es la Avispa que está con los dos! ¿Lo sabrán ellos?’. Yo tenía montado un lío en la cabeza que flipaba“. Y desveló que su llegada a los Vengadores, “mi meta, digámoslo así“, fue de una manera diferente a como se había planteado. Como George Perez estaba en Vengadores, Bob Harras le ofreció una segunda colección. “Era una miniserie que iba a llamarse Mundo encadenado, en un mundo tipo Tierra X de la JLA, donde los nazis habían ganado la Segunda Guerra Mundial y el Capitán América nunca fue despertado del enfriamiento que cogió“, explicó, y cuando todo estaba preparado para empezar, les llamó Harras “diciendo que teníamos que cambiarlo todo, que habían pensado que esa idea de utilizar un personaje de nuestro mundo y llevarlo a aun mundo alternativo podía funcionar muy bien con los X-Men y entonces crean Mutante X, donde Kaos llega a aquel mundo. Nos quedamos un poco a cuadros y en un mes tuvimos que sacar Siempre Vengadores“.

 

Padilla, por su parte, llegó a los Vengadores por la adaptación cinematográfica de Joss Whedon. “Nunca había tenido en mente que me iban a llamar para hacer Vengadores, esa era una serie intocable. Pero a través de la película me llaman para que haga trozos de la película. Yo no tengo la información, no tengo nada, te mandan escenas, capturas sueltas. Cuando me dicen’ vas a hacer una adaptación de la película’, yo me cago. Es mandar mil viñetas y decir así no, así no, y cuando ya has hecho x te mandan la referencia“, recordó con algo de amargura por lo complicado del proceso, que, de hecho, también le sucedió con la adaptación al cómic de The Amazing Spider-Man. “Yo no había visto ni al Lagarto y tenía que dibujar las escenas del instituto“, dijo. Spiderman fue también el punto de entrada de Clemente en el universo Marvel, escribiendo un libro sobre el personaje que “le gustó al editor Marvel en España entonces, que era Alejandro Martínez Viturtia“, y eso le permitió entrar en Cómics Fórum.

 

Vengadores de ayer y de hoy

La diferencia entre el pasado y el presente salió a relucir en la charla en varias ocasiones. “Yo soy muy luterano, solamente creo en las sagradas escrituras, y esas son las que hicieron Stan Lee y su profeta, que se llamaba Roy Thomas“, dijo Pacheco, convencido de que “cuando más nos alejamos de aquel origen, más nos adentramos en un vaticanismo, un catolicismo, que es una interpretación particular pero que se aleja de esa visión inicial“. “Me gustaría tener la sensación de que vuelvo a trabajar con esos personajes y la verdad es que no la tengo. Ahora tengo la sensación de estar dibujando a gente disfrazada de esos personajes. De hecho, en los Ultimates estuve más cerca de esa interpretación inicial gracias a la visión que tenía Mark Millar de ellos que en lo actual, porque creo que ahora las sagradas escrituras están en las películas y no en los cómics“, añadió. Padilla también explicó las dificultades que supuso para él dibujar a los Vengadores pero en versión cinematográfica. “Me pasaba sobre todo con Thor, primero le dibujaba con el traje antiguo y luego ya le iba poniendo filigranas“, explicó, con lo que hacía “un poco el Thor clásico, el que a mí me gustaba, el de Buscema, y luego ya le iba metiendo chorraditas. “Se junta la emoción del cariño al personaje antiguo con tener que dibujar al nuevo con tantas cosas y tanta parafernalia, y también restando un poco de la personalidad que tenía el anterior“, dijo, poniendo como ejemplo divertido el peinado de Thor: “el taxista me ha dicho que es de la electricidad estática“.

 

evento-vengadores-sofa-vinetas

 

Pacheco encontraba elementos que no le gustaban de las películas, y lo mismo sucedía como Padilla. “Quizá en la película, como ya cuentan con que va a ir mucha gente que no ha leído los cómics, tienen que explicar o reinventar muchas cosas que a nosotros, que hemos leído a los Vengadores, no las necesitamos. A lo mejor eso es lo que nos sobra, ese refrito, esa readaptación para la gente que no ha sido lector de cómics ni lo va a ver“, apuntó, aunque quiso matizar que “si tengo que elegir entre que haya una película de los Vengadores con cosas que no me gustan a que no la haya, prefiero que la haya“. Clemente quiso introducir “el elemento discordante“. “A mí se me hace el culo pepsi-cola con las pelis“, dijo, pero siempre entendiéndolas como “una demo sencilla de una traslación muy espectacular, muy llamativa, de la autenticidad, de lo que es verdaderamente auténtico, que son los tebeos, porque los tebeos no tienen la necesidad de justificar que los héroes lleven rodilleras“. “Para mí los auténticos Vengadores, Patrulla o Spiderman son los que encuentras en el tebeo, y si de verdad te mola esto de Marvel, vas a flipar cuando entres en esto de los tebeos, porque es ahí donde está la chicha“, aseveró. En ese sentido, destacó que, “pese a todo, las películas están muy hechas en comunión con los cómics“, y recordó que “la película de Vengadores que podríamos haber visto en los años 80 podría haber sido un poco escalofriante con respecto a lo que tenemos ahora“.

 

El problema está en que, hoy en día, lo que se intenta es que los cómics sean la demo de las películas“, replicó Pacheco, que se preguntó “por que tengo que trabajar yo de manera deficitaria, con unos conceptos que son deficitarios en el cómic, porque sí han funcionado en el cine“. Clemente añadió que “el cine está haciendo comentario de texto de los cómics que se quedaron en la memoria, y probablemente el último que se quedó en la memoria fue Ultimates, pero a su vez los cómics también están haciendo comentario de texto de los cómics que se han quedado en la memoria y de cómo pasa eso a través del cine, con lo cual tenemos una especie de Frankenstein“. Pacheco, eso sí, se mostró comprensivo con que la forma en que se entienden los cómics hoy en día difiera de la suya, y explicó que su trabajo es adaptarse a los nuevos tiempos. “Pero no dejo de tener un cierto regusto amargo por todo lo que se ha perdido, porque creo que lo que se ha perdido es muy bonito“. Y como ejemplo lanzó y contestó una pregunta: “¿Cuántos espectadores que han conocido a la Viuda Negra en el cine saben que se llama Romanova y que es una descendiente de Anastasia, una hija, nieta o vete tú a saber qué de la familia real masacrada en la Revolución Rusa? Es como si dejamos de saber quién es Steve Rogers. Para mí la Viuda Negra no es Scarlett Johansson. Para mí la Viuda Negra es una descendiente de la familia real rusa que fue exterminada en la revolución de aquel país a principios de siglo. Todo aquello es lo que construye el personaje y yo hoy no veo nada en la concepción actual. Para mí, lo que veo que la gente entiende de la Viuda Negra es que es Scarlett Johansson y está muy buena, esto es todo lo que hay que saber de la Viuda Negra“.

 

Futuro Vengador

Las nuevas Secret Wars que ha lanzado Marvel pueden ser un buen momento para que los Vengadores recuperen el esplendor. En ese sentido, Clemente recomendó la lectura del número 0 de la serie, el ejemplar que se repartió en el Día del Cómic Gratis en Español, porque si lo que nos vamos a encontrar en Vengadores después de Secret Wars se parece a lo que han hecho Mark Waid y Mahmud Asrar en este tebeo, que es un grupo divertido, desenfadado, aventuras que no se complican mucho la vida, creo que van a ir por buen camino. “Venimos de tres años en los que era muy importante haberte leído 40 tebeos y además acordarte de ellos, con unos personajes que yo cada vez que tenía que escribir el nombre (de uno de ellos) tenía que ir al vademécum para ver la traducción porque se me había olvidado por completo y en los que era muy importante el desarrollo de la historia compleja que estaban construyendo, etcétera, etcétera. Por favor, que se acabe ya“, afirmó. En esa línea, Padilla apuntó que “te tienes que poner al día, porque si no puedes mandar cualquier diseño. Menos mal que por lo menos mandas los lápices, pero tienes que estar al día de todos los cambios“. ¿Y es el Escuadrón Siniestro que Pacheco está haciendo en este evento de Secret Wars un homenaje a los Vengadores más clásicos? “En el apartado gráfico sí he intentado que sean lo que fueron“.

 

La duda que planeó durante la charla es si las películas tienen el efecto de generar nuevos lectores. “El entusiasmo de un adolescente de quince años por descubrir algo que le apasiona puede no encontrar límites, y yo creo que la clave de Marvel ahí es saber qué son las cosas que le van a enganchar a ese lector, que no tiene por qué ser necesariamente copiar los trajes de las películas. El lector no es gilipollas“, dijo. Pacheco fue más pesimista. “Siempre habrá lectores que lleguen, pero me imagino a los herederos de Ian Fleming diciendo ‘buah, una nueva película de James Bond, nos vamos a forrar, se van a vender novelas de James Bond a cascoporro, nos vamos a poner las botas’. Alguien se comprará una novela de James Bond, pero la gente que ve una película de James Bond no espera la novela, espera la siguiente película, y eso es lo que yo me temo que está ocurriendo con las películas“. Padilla compartió esa opinión: “Inevitablemente yo creo que la mayor parte de la gente que se puede acercar a la película de los Vengadores es la que no va a ir al cómic. A lo mejor se decepciona o a lo mejor le encanta. Y luego habrá también un grupo que pasará de ir a ver las películas, opiniones hay para todo. No creo que el fin de la película sea acercar a gente al cómic“, explicó.

 

Vengadores: La Era de Ultrón

 

Clemente sí encontró un beneficio indirecto, y es que “las grandes librerías nos piden ese producto que antes no tenían porque antes los cómics que se vendían en esa librería eran Astérix, Tintín y Mortadelo, y de repente, gracias a que estamos entrando en un circuito de librerías en el que antes no entrábamos, podemos recuperar un montón de clásicos que de otra manera no se podrían haber recuperado“, lo que provoca que, si “antes estábamos al lector de la librería especializada, al que le gusta el café para muy cafeteros, ahora estamos con todo tipo de lector que le gusta expreso, italiano, americano y todo tipo de café, y eso es muy enriquecedor“. “Imaginaos la fiesta que montamos cuando anunciaron la película del Hombre Hormiga“, dijo entre risas del auditorio, porque eso va a permitir que se publiquen las historias clásicas del personaje. “Y el año que viene tenemos una película del Doctor Extraño, no sé si será buena, mala o medio pensionista, pero gracias a eso vamos a reeditar Ditko, Gene Colan, a color, en formato original, y al final esa es la gran ventaja que nos ofrecen las películas“. Los cambios de las películas tienen reflejo en el cómic también de otra manera, por ejemplo en la actualidad haciendo que el Capitán América sea negro, que Thor sea una mujer o que Ms. Marvel sea musulmana, una diversidad en la que mandan los estudios de mercado. “Con respecto al Capitán América, que me toca de primera mano, con decirte que nosotros en la editorial le llamamos el Capitán Obama, con eso creo que te he respondido, ¿no?“, dijo Pacheco.

 

Padilla lamento que “parece que sale un producto y luego nosotros lo tenemos que sacar en cómic superápido y lo antes posible“, lo que impide que se cuente con los dibujantes del cómic para, por ejemplo, hacer los diseños de esos mismos personajes para el cine. “A mí no me deja de sorprender que la armadura de Iron Man es de Adi Granov, que es un dibujante, y me pregunto por qué no le piden a Carlos el uniforme del Capitán América“, dijo Clemente. Como respuesta, Pacheco recordó que la influencia de los dibujantes es mínima, aunque sí haya algunos guionistas que cuentan para el cine. Pero, matizó, “son Millar y Bendis, pero no son guionistas, son Millar y Bendis. Se entiende, ¿no?“. Eso le llevó a explicar el gran cambio que hubo en la industria hace algunos años. “Hoy día los guionistas ocupan el papel en Marvel que en los 70 ocupaban los dibujantes“, afirmó, porque “los guionistas son vistos como la gente de la compañía y los dibujantes son vistos como gente externa, salvo algunas excepciones que pueda haber“. “Los editores y los guionistas son los que trabajan conjuntamente y el dibujante es un señor al que se le da una fecha de entrega y unas supuestas referencias para que te entrega un tebeo. Creo que no se confía en los dibujantes. Desde que pasó lo de Image, Marvel derivó el peso del tebeo hacia el guionista, lo metió dentro de la compañía, fíjate que la mayoría de guionistas trabajan en exclusiva, y los dibujantes pasaron a quedar relegados a otro nivel para controlar de la mejor manera posible el producto“.

 

¿Y si…?

Y si tuvieran libertad absoluta, ¿qué tebeo de los Vengadores querrían hacer? “Sería coger el grupo que más me gusta, y siempre me ha gustado la idea de irlos cambiando, de diferentes épocas, cambiando de género“, explicó Padilla, a lo que Pacheco le replicó con una enorme sonrisa que eso fue Siempre Vengadores, el tebeo que él había hecho con Kurt Busiek. “Me voy“, añadió Padilla también con humor ante las risas desbocadas de Pacheco. ¿Cuál sería su grupo? “Pantera Negra, Thor, Iron Man, Capitán AMérica, los muy básicos, la Bruja, Hulk. Con eso me conformaba“, dijo Padilla. Pacheco aportó una idea interesantísima. “Yo crearía una colección que se podría llamar Marvel Remakes, la posibilidad de que un dibujante nuevo haga un guión antiguo. A mí me encantaría hacer, por ejemplo, La guerra Kree-Skrull, pero no una nueva Guerra Kree-Skrull sino aquella Guerra Kree-Skrull, coger el guión inicial de Roy Thomas y redibujarlo“. Clemente dijo conformarse con editar “esto que han hecho Mark Waid y Mahmud Asrtar, que se lo dejen hacer y que dure“. ¿Y en cine? Pacheco fue el primero en pronunciarse. “A mí me gustaría ver una de SHIELD, pero con Nick Furia a lo Clint Eastwood, el de verdad, que fuese una especie de película de James Bond hipertecnológica, esa me hubiera molado mucho, porque SHIELD sigue siendo una cosa que no queda muy bien definida“. Padilla apostó por ver algo más a Thor, como una aventura de cómic “buscando a Odín por la tierra de los muertos“, algo “más clásico, en un caballo, un poco más bárbaro“.

 

Clemente, además de abogar por Kang e Inmortus como futuros villanos, dijo que le gustaría ver “un Marvels cinematográfico, incluso animado, algo que mirase el pasado como algo glorioso, digno de contar y que lo entremezcle todo, que sepas que en esa ciudad por la que sale volando Thor y se pasea en red Spiderman también pasan los Centinelas“. Y dijo algo más, al abogar por que “Marvel explotara más la vertiente televisiva y la explotara también mejor“. “Está muy bien que hagan películas pero la naturaleza del cómic de superhéroes es una naturaleza seriada, y es lo que hemos perdido. A mí me gustaría muchísimo más que hicieran una serie de Spiderman donde pudieras ver la evolución del personaje y además te cogieras un chaval de quince años y a lo largo de siete temporadas ves cómo crece, que eso sí me parece apasionante, que cogerte un chaval de quince años que va a hacer tres películas porque no le va a dar tiempo a más. Marvel podría ser muchísimo más interesante y más profunda en televisión que en el cine“. Y para concluir, pedimos a los invitados que nos recomendaran un tebeo de Vengadores para quien haya conocido a través del cine. Pacheco se quedó con los números 98 a 100 originales, de Roy Thomas y Barry Windsor-Smith, “una epopeya con los Vengadores en el Olimpo luchando contra titanes y contra dioses“, que tiene un arranque espectacular, “muy de película“. Clemente se quedó con Ultimates, “porque necesitas algo mascadito“, y con la época de las grandes amenazas. Padilla, en esa línea, se quedó con la saga de Nefaria, aunque admitió que “está a un mundo de la película” y quizá lo mejor sea los Ultimates porque no sería un salto “tan radical“.

 

Nuevos Vengadores / Spiderwoman

 

Si comenzamos el evento preguntando a nuestros invitados qué significaban para ellos los Vengadores, lo mismo habíamos hecho con algunos autores del mayor grupo de superhéroes Marvel. Conseguimos que Salvador Larroca, Mike Deodato Jr., Kurt Busiek y Steve Englehart (en perfecto castellano porque “había sido hippy en Ibiza en los 70” según dijo Pacheco), y se lo mostramos a los asistentes. Y acabamos el evento con varios sorteos. Los afortunados ganadores, escogidos por las manos inocentes de Pacheco, Padilla y Clemente, se llevaron la enciclopedia que forman Vengadores. Poder en la Tierra y Vengadores. Poder absoluto, el Cabezones reunidos de Enrique Vegas y el formidable libro El viaje del superhéroe. La historia secreta de Marvel en el cine, cortesía todos ellos de Dolmen Editorial; dos ejemplares de De la estaca al martillo. Los universos cinematográficos de Joss Whedon, cedidos por Diábolo Ediciones; una lámina original de los Vengadores del primer filme de Whedon realizada en exclusiva para este evento por la ilustradora María Pizarro; reproducciones de una lámina del Capitán América realizada por Kenny Ruiz y de Iron Man a cargo de Bruno Redondo; una camiseta con motivos Vengadores cedida por TOcamisetas; y set de llaveros de Los Vengadores: La era de Ultrón aportados por Disney. A todos ellos les damos nuestro más sincero agradecimiento por sumarse de esta manera a nuestro #EventoVengadores. Y es que nuestro objetivo era que todo el mundo se fuera contento, y unos cuantos además con un regalo Vengador.

 

A continuación os dejamos el vídeo con el grueso de la charla. ¡Esperamos que los que no pudisteis venir al #EventoVengadores lo disfrutéis también de esta forma!

 

Acerca de Juan Rodríguez Millán

Avatar de Juan Rodríguez Millán

Periodista de corazón y de vocación, dispuesto a escribir sobre todo aquello que necesite explicación, pero disfrutando ahora mismo de la vida profesional online juntando letras sobre cómic, cine y deporte. Y con muchos proyectos e ilusiones en la cabeza, algunos de los cuales ya están tomando forma en el disco duro.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados