Agentes de S.H.I.E.L.D.

Agentes de S.H.I.E.L.D. #1: Cuestión de confianza

Agentes de S.H.I.E.L.D.«Enhorabuena por tu ascenso«

 

Tarde o temprano tenía que pasar, el éxito que ha cosechado la serie de Agentes de S.H.I.E.L.D. en la ABC se tenía que ver trasladado más pronto que tarde a los cómics de la Casa de las Ideas y la importancia creciente del agente Coulson, de una aparente broma en la primera película de Iron Man a piedra de toque en los Vengadores de Joss Whedon, necesitaba tener algún eco en el mundo de las viñetas. Dicho y hecho, en Marvel no tienen un pelo de tontos y ya tenemos aquí la serie de Agentes de S.H.I.E.L.D. (S.H.I.E.L.D. a secas en Estados Unidos, donde no deja de ser la tercera iteración de antiguas series homónimas) guionizada nada más y nada menos que por el actual renovador oficial de series marvelitas: Mark Waid.

 

El escritor de la actual etapa de Daredevil se encarga de trasladar al papel a la contrapartida comiquera del personaje interpretado por Clark Gregg, así como a sus subordinados, los agentes Melinda May (Ming-Na Wen en carne y hueso), Leo Fitz (Iain De Caestecker) y Jemma Simmons (Elizabeth Henstridge). No están de momento representados en el cómic ni Skye ni el agente Ward, pero es que la primera cada vez resulta más obvio que va a ser un personaje preexistente del universo Marvel (con lo que no se descarta algún cameo más adelante) y el segundo sólo justifica su presencia en base a lo que los guionistas de la serie planearon en conjunción con las películas estrenadas a lo largo de 2014, que siguen un ritmo bastante distinto a lo visto en los cómics durante el mismo período de tiempo.

 

«Soy el tío que tiene un plan«

 

Vale, ¿y qué tal el experimento? Bueno, pues el «experimento» aún tiene un largo camino por recorrer antes de ganarse un huequecito en nuestros corazones. De momento se nos presenta del mismo modo en que lo hizo la serie, como una colección de misiones sin aparente nexo de unión en la que la aparición estelar de héroes de segunda fila es bien recibida y el liderazgo de Coulson parece venir definido por su capacidad para ganar siempre al Pokémon (y si no me creéis echadle un ojo a la imagen de más abajo).

 

Agentes de S.H.I.E.L.D.

Agentes de S.H.I.E.L.D. #1

 

Bromas aparte, la serie de televisión comenzó flojísima y no fue hasta que compartió trama con Capitán América 2: El Soldado de Invierno que comenzó a remontar hasta el estado actual de gran éxito televisivo. Al cómic de Mark Waid le debemos dar el mismo beneficio de la duda antes de desecharlo. Primero porque Waid ya no necesita demostrar su solvencia y segundo porque ya este primer volumen nos insinúa futuros arcos argumentales independientes al resto de las colecciones de la editorial estadounidense (¡y además no está entre las 33 colecciones que Marvel cancelará por las Secret Wars!).

 

«Asegúrese de que la directora Hill incluya eso en mi ficha«

 

El dibujante gaditano Carlos Pacheco se encarga de ilustrar con maestría un cómic que va a ser la delicia de cualquier dibujante (imaginaos tener al alcance de vuestro lápiz a la práctica totalidad de los héroes de la editorial en ilustraciones como la que sigue). El artista nos vende réplicas bastante fieles de los actores de la serie de televisión con las modificaciones pertinentes para adecuarlos al terreno del cómic (¡qué mazas te nos has puesto Coulson!), pero quizás eso juegue un tanto en su contra a la hora de retratar a Fitz y a Simmons, demasiado «normales» para el mundo de la viñeta.

 

Agentes de S.H.I.E.L.D.

Agentes de S.H.I.E.L.D. #1

 

Como detalle curioso, a Pacheco le hemos de agradecer que la madrileña plaza de Callao salga por fin en los cómics de Marvel. En cuanto a la colección de la que estamos analizando el primer número… Cuestión de confianza, S.H.I.E.L.D. ha estado siempre ahí y nunca le han faltado historias ni ideas, con el tiempo y el rodaje necesarios Agentes de S.H.I.E.L.D. puede convertirse en algo mucho mayor de lo que es ahora su hermana mayor televisiva.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados