Clark Spencer, Rich Moore y Phil Johnson

La Voz de la Redacción: Las mejores películas de 2018

Parece mentira, pero pese a nuestras luchas intestinas y a aquella vez que colgamos a Daniel Lobato de un pino y le lanzamos pelotazos de goma, La Noche Americana ha sobrevivido un año más (¡y ya vamos camino de los diez!) como faro mundial del buen gusto y del amor por dar nuestra opinión aunque no os importe ni un carajo. Así, tras una intensa pelea de gallos por ver quién era más hipster y quién meaba más lejos en el mundo del mainstream, hemos vuelto a ponernos de acuerdo para elegir, cada uno por su parte, las mejores películas de este 2018 que se despide de entre todas las que se han ido estrenando en cines, streaming, formato doméstico o VHS pirata de una gasolinera de Albacete. ¡Allá vamos!

 

Marcus Toji y Emma Stone

 

Alex Manzano:

Acaba 2018 y -como robots- todos nos ponemos a hacer tops de películas, series, turrones o lo que se nos ocurra, y ya que llevo dando la brasa todo el año aquí, pues tocará reseñar los que han sido mis tres trabajos favoritos este curso. Un 2018 en el que se han estrenado cintas como mi amada Call Me by Your Name que, como vi en febrero de 2017 (en esta misma revista se encuentra mi reseña), he olvidado de meterla en el top y ahora el editor me lo echa en cara. Es difícil quedarse sólo con tres y celebro que mis compañeros hayan elegido trabajos como Roma o Lo que esconde Silver Lake, porque así yo puedo intentar ser más original -aunque no me salga.

 

Desde enero, cuando se estrenó en el festival de Sundance, no se paraba de oír acerca de una terrorífica película llamada Hereditary, que estaba protagonizada por Toni Collette (soberbia interpretación) y producida por A24. La cinta cuenta la historia del destino de una familia tras la muerte de la matriarca y juega entre el drama familiar (desde el punto de vista femenino) y el cine de género. Ari Aster, director debutante, ha forjado una de las indiscutibles obras maestras del terror moderno, porque Hereditary esconde alguna de las escenas más aterradoras que se han visto este año en una pantalla. Todo es enorme y devastador en la película de Aster, pero siempre muy sutil, incluso delicada, y lo que la hace más terrorífica es que el drama que subyace dentro de su fantasmagórico caos es terriblemente real.

 

Mayu Matsuoka y Sakura Andô

 

Hirokazu Koreeda volvía en mayo a la Sección Oficial de Cannes y salía de allí con una merecidísima Palma de Oro por su último trabajo, Un asunto de familia, una obra mayor que aúna todos sus otros trabajos y que vuelve a centrarse en la familia, pero esta vez desde un punto de vista un poco distinto, pues no es una familia biológica, si no de ladrones. El realizador japonés toma elementos y referencias de sus otras películas y las junta aquí para contar su gran historia y dar su visión definitiva de la función social de la familia. Air Doll, Still Walking, Después de la tormenta, Maboroshi, Nuestra hermana pequeña, El tercer asesinato y, especialmente, Nadie sabe componen la obra maestra de Koreeda, quien parece que cierra aquí una etapa en su filmografía y abre otra rodando en Europa con Juliette Binoche y Ethan Hawke. Veremos que nos depara.

 

Aunque tenía otras preferencias, quería dejar un hueco para destacar una película cuyo lanzamiento ha sido directo a blu-ray y plataformas digitales, pero que merece visibilidad. Brigsby Bear es una de las cintas más especiales que se han podido ver este año. Es una obra entrañable sobre el poder del cine, la familia o la necesidad de sentirse adaptado y querido; es mejor no saber nada más de ella antes de verla (de hecho en el contrato con Sony había una cláusula que impedía desvelar nada del argumento durante su promoción) y dejarse llevar, desde la ignorancia, por el devastador viaje vital de James, será una experiencia catártica, divertida y única.

 

Kyle Mooney

 

Christian Leal:

Bueno, como todos los años tengo que llegar yo a poner un poco de orden en esta redacción que es un sin Dios a la hora de elegir lo mejor del año. Sí que hemos tenido grandes estrenos, algunos maravillosos, pero creo que estas tres elecciones son de lo mejor, sin ninguna duda. En el Festival de Málaga fuimos testigos de que el cine español está en buenas manos si Elena Trapé sigue haciendo películas tan personales, tan reales y con una cuota de sentirnos identificados muy grande. Las distancias, su segunda película, se erige como una de las grandes películas españolas de 2018. La historia de unos amigos que viajan a Berlín para darle una sorpresa a un antiguo compañero de la universidad termina convirtiéndose en un viaje para ver que la distancia más grande no solo es la que nos separa al vivir lejos, sino que estando en la misma habitación con alguien también puede haber una distancia muy grande. Alexandra Jiménez, Miki Esparbé, Bruno Sevilla e Isak Férriz encabezan el reparto de una cinta que dejará tocado a todo el que la vea. Una auténtica delicia.

 

Dejamos de lado por un momento la delicadeza y los sentimientos de Las distancias para pasar a lo que ha llegado a ser una de las cintas más agobiantes, claustrofóbicas y enfermizas de los últimos años. Gaspar Noé no es conocido porque su cine sea accesible o porque parezca una cinta de Disney. No. Gaspar Noé es provocador, es irreverente y un maestro. Clímax es la muestra final de que el talento está presente de muchas formas. Clímax es una cinta donde un grupo de baile francés da una fiesta final antes de irse a EEUU para competir en un campeonato. La fiesta empieza tranquila, hasta que todo se desmadra por las drogas. Clímax se convierte entonces es un agobio constante, casi en plano secuencia, del delirio de los diferentes personajes, llegando en su parte final a ser tan agobiante que incluso parece que tu respiración se ve perjudicada. Gaspar Noé se ha superado creando una cinta única, a ratos maravillosa, a ratos una locura; en definitiva, cine.

 

Sofia Boutella

 

Y para terminar 2018 hemos tenido, sin miedo a decirlo, la mejor película del año. Se llama Roma y la ha dirigido un maestro como Alfonso Cuarón. Roma es una experiencia única, una experiencia que te transporta a otra época y al México de los recuerdos del propio Cuarón. Roma es un homenaje a esa época, a su familia y -sobre todo- a la mujer que le cuidó durante mucho tiempo. Cuarón dirige sin aspavientos, dejando que sea la propia película la que nos transporte, sin meterse en medio de la escena, ni de intentar meterte ideas. Además tiene dos de las secuencias más bellas del cine contemporáneo: una en un hospital y otra en una playa. Roma es la película del año, la película por la que el cine es cine, la película que elegirías para ver si solo pudieras ver una al año. Es una experiencia que te emociona, que te hace reflexionar y que te dejará pegado a la butaca. Roma es la obra maestra que estábamos esperando.

 

Daniel Lobato:

Esto se parece cada vez más a una revista gobernada por la publicidad o un gran grupo mediático, donde impera el buenismo y el postureo. Tanto, que después de meses dando la turra con películas tipo Call Me by Your Name o Ha nacido una estrella, Manzano y Leal ahora agachan la cabeza y se convierten en amigos del Blu-Ray y de Netflix. Y luego tenemos al youtuber Jorge Delgado y al animalico de Prous, al que no se puede alimentar después de las 0:00h. ¡Señor, dame paciencia! Y a pesar de que me doy un capricho con Spider-Man: Un nuevo universo, yo sigo fiel a mi quijotesca empresa de recomendar algunos de los títulos que han caído en el olvido de la taquilla.

 

Daniel Day-Lewis y Vicky Krieps

 

Por orden de estreno me arranco con El hilo invisible, la última película de Daniel Day-Lewis (la última de verdad, el actor británico se retiró después de estrenarla el pasado enero). Hay directores con talento y luego está Paul Thomas Anderson, que nos presenta un velado biopic sobre el modisto Charles James transmutado en Reynolds Woodcock, un tipo de protagonista muy característico de la obra del cineasta. A través de él Anderson narra una historia de amor de dos personajes necesitadas. Él necesita que le cuiden, y ella necesita cuidar de alguien. Dos caracteres que chocan hasta que hallan el equilibrio, llevando una relación en la que las actitudes infantiles/adultas fluyen de uno a otro, intercambiándose de roles. El hilo invisible es una historia muy masticada, que se va digeriendo poco a poco, en la que la contrucción de los personajes es importantísima.

 

De Spider-Man: Un nuevo universo ya me he llenado la boca hablando. Primero analizándola, y después conversando con el dibujante Jesús Alonso Iglesias (miembro del equipo de diseño de personajes). La cinta producida por Phil Lord y Christopher Miller es puro amor al personaje y al cine de animación. A nivel visual se atreve con todo, explorando y jugando con las posibilidades que ofrece el medio. Y a nivel narrativo tenemos una historia emocionante y sin complejos, que capta como nunca el espíritu de héroe arácnido. Pero si además le sumamos personajes tan molones como Spider-Gwen y Spider-Ham poco más se puede añadir. ¿Qué queréis más? Pues tomad a Nicolas Cage prestando su voz a la versión noir de Spiderman.

 

Andrew Garfield y Riki Lindhome

 

Casi sobre tiempo entra en nuestras valoraciones el tercer proyecto de David Robert Mitchell (que ya nos voló la cabeza con It Follows) llamado Lo que esconde Silver Lake. No hagáis caso de las connotaciones millennials de las que hablaba Jorge en su crítica, la propuesta de Mitchell se asemeja -en fondo y forma- al Puro vicio del inigualable Paul Thomas Anderson (lo que a la larga es muy probable que acabe jugando en su contra). Pero donde aquella jugaba a retratar la sociedad norteamericana, esta coloca el punto de mira en la mercantilización de la cultura popular y su vacío intelectual; lo que no deja de ser irónico, siendo Mitchell un tipo encumbrado por esa misma cultura, y siendo su película resultado de la misma herencia. En el absurdo entre su pretenciosa autoindulgencia y su honesta crítica radica la magia de este noir de influencia clásica pretendidamente irracional.

 

Jorge Delgado:

Menudo año de cine, y como novato en la revista lo he aprovechado todo lo que he podido. Sin duda uno de los grandes momentos de mi año cinematográfico fue asistir al festival de San Sebastián y ver algunas de las mejores películas del 2018. Me han dicho que me tengo que quedar con tres que resuman mi año. La número uno es la que tengo clarísima: Burning. Como fan del escritor Haruki Murakami ver una adaptación en cine de una de sus historias era algo que me generaba grandes expectativas, y así ha sido, convirtiéndose en mi película favorita del año. Un thriller ambiental cocido a fuego lento con elementos oníricos y psicológicos que dejará confundida a mucha gente, pero que si entras en esa atmósfera se convierte en una experiencia fascinante.

 

Najwa Nimri y Eva Llorach

 

Y si había otra película de la que tenía grandes expectativas y han sido superadas es la última película de Carlos Vermut, Quién te cantará. Un juego de espejos muy bergmaniano con la música como motivo de la historia. Cuando la vi en San Sebastián no podía quitar ojo de la pantalla, tiene un aura tan hipnótica que me sumergí de lleno en la historia y su retorcido guion. Digan lo que digan Quién te cantará habría sido la mejor opción para la Concha de Oro este año, pero bueno, no hubo suerte. Lo que si está claro que es Vermut se está convirtiendo en el gran director de cine contemporáneo español. Es pronto aún pero podemos estar ante el nuevo Pedro Almodóvar.

 

Por último me quedo con la italiana Lazzaro Feliz. Una de las propuestas más curiosas del año, donde la directora revive el realismo mágico en una historia preciosa y de lo más sorprendente. Muy diferente al resto de películas ya que se aleja de todos los artificios que suele traer de la mano el cine contemporáneo. Si hay una peli del 2018 que recomendaría a todo tipo de espectadores, desde los más casuales a los más expertos, esta sería mi elección.

 

RJ Prous:

Tengo que cerrar yo. No queda otra. En la familia disfuncional que conformamos los redactores de La Noche Americana yo represento al pobre Timmy, que recibió un fuerte golpe en la cabeza, pero se le quiere igual, pese a no tener muy claro en que día de la semana vive o si los calzoncillos iban por fuera o por dentro.

 

Woody Harrelson y Frances MacDormand

 

En fin. Me parece alucinante que no se hayan mencionado (y que me toque a mí la responsabilidad de hacerlo) maravillas que se estrenaron en 2017 en Estados Unidos, pero que aquí no llegaron hasta el primer tercio de este año como Tres Anuncios en las Afueras o La Forma del Agua. La primera es una joya interpretativa en la que Frances McDormand da vida a una mujer rota, desgraciada, amargada y dura como el adamántium de Lobezno con una intensidad y una honestidad tales que el Oscar se lo tuvieron que dar casi sin ceremonia por el simple hecho de que no había discusión posible. Por su parte, un Woody Harrelson inconmensurable y el también premiado Sam Rockwell fueron los representantes de un enorme plantel de personajes repletos de recovecos, contradicciones y evolución que parecían querer salirse de la pantalla. Por su parte, La Forma del Agua podrá ser criticada por muchas cosas, pero es una película en la que Guillermo del Toro ha dejado tan clara su firma y que ha hecho con tanto cariño que un servidor no podía sino enamorarse de ella.

 

¡Pero bueno señor RJ Prous! ¿No era usted el representante del mainstream y los superhéroes?” Pues sí, pero el cabrito de Daniel Lobato me ha quitado la mejor peli del género (y ya que estamos, también dentro del conjunto de las de animación) de las manos. En lugar de eso podría hablar de la última entrega de Los Vengadores (que yo, personalmente, disfruté como un enano) pero para que no haya sobredosis de Marvel en este artículo hablaré mejor de Isla de Perros, la última locura de Wes Anderson con marionetas que vuelve a contarnos una fábula en la que su sello está muy presente y que nos devuelve por un rato a la infancia con una historia simpática y bonita con un oscuro mensaje de fondo hacia el mundo moderno y la dirección que está tomando.

 

Mayhem

 

Hay muchas más películas que se merecerían estar en este artículo (Ha Nacido una Estrella es una pasada de la que muchos de los colegas que arriba firman se enamoraron perdidamente… hasta olvidarse de ella) y hay algunas que metería sólo por amor al arte y/o al troleo, pero me debo a mi (imaginario) público y éste me demanda frikadas. Como el señor director no me deja hablar de How To Talk To Girls at Parties porque no ha llegado a estrenarse fuera del ámbito festivalero (ni nos ha llegado un cochino DVD) no os diré que es una jodida obra maestra que vería una y mil veces. En su lugar, y sacada también de mi querida Muestra Syfy (aunque luego estrenada en Movistar+), destacaré Mayhem, una cinta hecha con dos duros, pero con mucha cabeza y buen hacer, que provoca ovaciones entre todo el gremio de oficinistas entre los que me encuentro. Una cinta que cumple con el sueño americano de inflar a tu jefe a galletas tenía que ser laureada en este artículo.

 

Y hasta aquí podemos contar. Seguro que vosotros tenéis vuestra propia lista y seguro que, al contrario que la piara de anormales que escribimos en esta web, vosotros sí que tenéis criterio. Pero precisamente por eso nos queréis, porque no hay nada más humano que la falta de criterio y porque, casi diez años después, ya es muy difícil despegarse de nosotros. Por nuestra parte sólo queda desearos un 2019 lleno de cine.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Acerca de Jorge Delgado

Director de cine en fase alfa. Devorador compulsivo de películas y realizador de videocríticas en youtube. David Lynch como respuesta ante cualquier pregunta de la vida.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Acerca de Christian Leal

Avatar de Christian Leal

Desde niño me apasioné por el séptimo arte, por ello decidí licenciarme en Comunicación Audiovisual, pero después amplié mis miras también hacía la pequeña pantalla en la que devoro, bebo y me alimento de series y cine. Mi vida podría resumirse en un guión de Aaron Sorkin dirigido por David Fincher o Michael Haneke.

Acerca de Alex Manzano

Avatar de Alex Manzano

Cine, arte y tebeos. Amarás el musical sobre todas las cosas. John Cameron Mitchel es mi dios. Si quieres encontrarme, busca en mi habitación. Si no, en cualquier rincón de Madrid.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados